Noticias en desarrollo

Prepare ricas alitas de pollo

Prepare ricas alitas de pollo Suyapa Banegas sbanegas@unicah.edu / Fotos: archivo INGREDIENTES - Alitas de pollo, un kilo - Ajo, 6-7 dientes - Pimienta negra molida - Sal fina - Aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN:
• Lo primero que hay que hacer es limpiar bien las alitas de pollo cortarlas en dos si vienen enteras y son grandes, para que sea más fácil freírlas bien. Cuando las tengas limpias y cortadas, échales un poco de sal y pimienta y déjalas reservadas para después. Pela los dientes de ajo y déjalos enteros sin trocear.
• Ponemos una sartén amplia con abundante aceite de oliva virgen a calentar, y cuando esté bien caliente vamos a ir friendo las alitas de pollo, que echaremos junto a los ajos, para que le dé algo de sabor al freírlas. Las alitas deben estar bien secas para que no nos sale el aceite al echarlas a la sartén, así que sécalas bien cuando las prepares al comienzo.
• Déjalas bien doraditas por todos lados, con cuidado que no se quemen, pero tampoco la dejes crudas por dentro, lo que puede pasar sobre todo si usas alitas muy grandes, que se fríen rápidamente por fuera pero luego pueden quedar un poco crudas.
• A medida que se vayan friendo las sacas y las colocas sobre servilletas de papel, para que absorban bien el aceite sobrante. Y sírvelas en caliente junto a alguna salsita o alguna guarnición de papas fritas o alguna ensalada.

¿CÓMO HACER SALSA PARA ALITAS DE POLLO?
1 . Para preparar la salsa para alitas de pollo necesitamos que todos los ingredientes estén fríos. Colocamos la mayonesa en un bol y agregamos el ketchup. Mezclamos todo bien mezclado.

2. Añadimos entonces la salsa barbacoa y un poco de orégano. Picamos eneldo ( una clase de hierva) y lo añadimos también a la salsa para alitas de pollo. Incorporamos un poco de sal y pimienta negra molida, y removemos todo bien hasta que la mezcla tenga un color uniforme.

3. Si no conseguimos que todo se mezcle bien de forma manual siempre podemos utilizar una batidora, aunque eso dará algo de calor a la salsa para alitas de pollo, algo que no nos conviene.
4. Cuando tengamos la salsa para alitas de pollo terminada, la cubrimos y la metemos al frío para utilizarla cuando queramos.

A %d blogueros les gusta esto: