Diócesis San Pedro Sula

Celebran a lo grande en honor a la Santísima Trinidad

Celebran a lo grande en honor a la Santísima Trinidad
Durante los festejos, nueve adultos reciben el sacramento de la confirmación; monseñor Ángel Garachana los ungió con el Santo Crisma.
Texto y fotos: Helen Julissa Montoya
hmontoya@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con júbilo y devoción, decenas de feligreses católicos en Chamelecón, conmemoran la fiesta patronal de la Santísima Trinidad con diversas actividades eclesiásticas y culturales.

“Dios padre, porque es el creador de todo lo que existe nos cuida como un verdadero padre; Dios hijo, porque se hizo hombre y Dios Espíritu Santo porque es el amor que nace de la relación que hay entre Padre y Jesús”, se lee en una pancarta que yace en el atrio de la parroquia Santísima Trinidad durante los festejos del aniversario de fundación.
Las calles de Chamelecón fueron abarrotadas por decenas de fieles católicos que realizaron una procesión por diferentes colonias del sector, visitando casa por casa con motivo de dar testimonio de una iglesia viva; la participación de jóvenes y adultos fue notoria en las calles.
Un acto emotivo, lleno de esperanza en un sector donde la violencia ha marcado a muchas familias, donde el desplazamiento por el pleito de territorio ha obligado a abandonar sus hogares.
Luis Estevez, padre de la iglesia, explica que los festejos iniciaron una semana antes y además llevaron a cabo un censo para contabilizar las familias católicas comprometidas de la zona. “Chamelecón no se coarta, está vivo. Hemos evangelizado a todos a nuestro paso, dando testimonio de la fe de Cristo”, comenta, agregando que las predicaciones se realizan en zonas violentas.
La parroquia Santísima Trinidad tiene 16 años de haber sido erigida. Esta congregación ha realizado un trabajo de pastoreo importante. Todas las comunidades tienen su consejo organizado, el plan pastoral parroquial y plan pastoral local de acuerdo a los lineamientos de la Diócesis.

EJEMPLO. A la devota Baudilia Pérez, no la detuvo nada para presenciar la solemne misa en honor a la Santísima Trinidad; acudió conectada a un tanque de oxígeno debido a una fibrosis pulmonar que padece hace ocho años.
“Estoy esperando un milagro de la Santísima Trinidad. Si Dios me lo permite, podré servir de nuevo en la iglesia con más entusiasmo y dinamismo”, expresa con ojos de esperanza.
Pese a su desmejorada salud, no se queda en casa y ha llegado a escuchar la palabra de Dios. “Aunque sea con mi chimbito, pero allí voy. Sólo Dios es el único que me da fuerzas, cómo me voy a perder esta misa si le tengo tanta fe a la Santísima Trinidad para que me cure y seguir sirviendo”, comenta con respiración deficiente.
Siguiendo el precepto de estar siempre con buen semblante y temperamento amable, esta parroquiana distinguida está a la espera de un milagro de sanación. Una vecina la acompaña y comenta que admira la voluntad y ganas de vivir que tiene.
“Siempre he servido en esta parroquia. Mis hijos que pertenecen a otra iglesia me quieren llevar pero aquí pertenezco”, expresa contenta, añadiendo que desea estar más saludable para entregarse a la obra por completo.

CONFIRMAS. Nueve adultos recibieron la confirmación del espíritu. La Eucaristía fue oficiada por el obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, monseñor Ángel Garachana. Los catecúmenos recibieron catequesis durante un año.
Janina Contreras Díaz, recibió el Santo Crisma. “Es una experiencia muy motivadora que alimenta el espíritu”, comenta, añadiendo que tuvo momentos de desánimo pero que Dios le dio fortaleza para seguir en capacitación.
La joven detalla que después de la imposición de manos por parte de monseñor Ángel Garachana sintió paz y tranquilidad. “Es algo que todos necesitamos. Hay que prepararse para servir a Dios”, opina.
Leopoldina Reyes, coordinadora de catecumenado, explica que los nuevos confirmando llevarán un cargo dentro de la iglesia, además, invita a la congregación a que sean parte de este discipulado. “Acérquense a la iglesia para que crezcan en la fe. También capacitamos a aquellos que no pertenecen a ninguna religión para que conozcan la iglesia. Dios llama obreros a su mies”, concluye.

APOYO A LA MUJER. Tres grupos de mujeres amas de casa de sectores empobrecidos, han sido adiestradas en los talleres gratis en artes y oficios que continuamente imparte gratuitamente la Pastoral de la Mujer de la parroquia Santísima Trinidad, esto con la iniciativa de ofrecer habilidades para desarrollar actividades innovadoras que ayude a iniciar un emprendimiento.
Lidia Estela Ávila, responsable de la exposición, explica que el objetivo de los talleres es facilitar la inclusión laboral. “Son gratuitos y cuentan con instructores de amplia experiencia y están destinados a madres solteras o personas desempleadas”.
Como muestra de lo que han aprendido en los cursos de Artes y Oficios desarrollaron una exposición; los visitantes pudieron obtener productos a precios accesibles.
Los cursos se imparten cada año, durante tres años. Taller de pintura básico, intermedio y avanzado. Se emplean técnicas especializadas en pintura. Los interesados abocarse a la Pastoral de la Mujer de la Parroquia Santísima Trinidad en Chamelecón.

El dato
Sacramento
Nueve adultos recibieron el Sacramento de la Confirmación. Los Catecúmenos son del sector de Chamelecón: colonia Sabillón, San isidro y Ceibita.