Noticias en desarrollo

Editorial del Domingo 18 de Junio de 2017

Sistema democrático El Papa San Juan Pablo II escribió sobre la democracia lo siguiente: “Una auténtica democracia es posible solamente en un Estado de derecho y sobre la base de una recta concepción de la persona humana, requiere que se den las condiciones necesarias para la promoción de las personas concretas, mediante la educación y la formación de los verdaderos ideales, así como de la “subjetividad” de la sociedad mediante la creación de estructuras de participación y de corresponsabilidad” B (Centesimus Annus 46).


La democracia es el sistema que puede asegurar la participación de todos los ciudadanos en las distintas opciones políticas, surgidas de la voluntad popular. Además en el sistema democrático se garantiza a los gobernados elegir y controlar a sus propios gobernantes, existiendo también la posibilidad de sustituirlos de manera pacífica.
Los hondureños están convocados a fortalecer el sistema democrático, el próximo 26 de noviembre mediante la celebración de elecciones generales, en las cuales los ciudadanos deben ser fieles y responsables, en brindar su colaboración, para que el proceso sea limpio, honesto y transparente.
La ciudadanía debe concurrir a las urnas para afirmar los valores contenidos en la gran concepción sustentada por la democracia, a) se debe respeto a la dignidad de la persona humana b) es preciso reconocer la igualdad esencial entre todos los ciudadanos y c) la gran aceptación de los derechos humanos de cada hombre o mujer.
Pero la democracia implica reconocer el valor supremo del criterio del “Bien Común” como el fin y el valor ético que debe evaluar las bondades de la existencia ciudadana. Si todos estos valores no son reconocidos, se empobrece la concepción democrática y la vida política de la nación.
Por ello, se hace necesario tener presente que el Estado es el principal responsable del “Bien Común”; porque le corresponde atender la libertad, el orden y la justicia de la sociedad, para lo cual debe garantizar el disfrute de bienes comunes. Debido a eso posee autoridad, poder coactivo y los medios requeridos para facilitar que todo ciudadano y los grupos intermedios de la sociedad, participen solidariamente en la producción de los bienes comunes.
De manera que es preciso participar en el proceso electoral, fundamentados en una adecuada jerarquía de valores, Si no se ordenan los valores se pierde el rumbo ético de la acción política, y las ideas y las convicciones humanas pueden ser instrumentalizadas, con el único propósito de alcanzar el poder por el poder mismo.
Es preciso recordar que la democracia, cuando es auténtica, se convierte en un medio o instrumento para hacer un ordenamiento justo de la vida social, política y económica de la nación.
Los partidos políticos son las instituciones de Derecho Público, cuyo papel es el de favorecer una amplia participación y el acceso de todos a las responsabilidades públicas. Cumplen una excelente labor cuando saben descubrir e interpretar las aspiraciones de la ciudadanía y las orientan hacia el “Bien Común”
La participación de los partidos políticos en las próximas elecciones es una situación novedosa, pues se ha roto el “bipartidismo” que existió durante toda la vida democrática de la nación. En esta ocasión, han surgido, múltiples organizaciones políticas que van a participar en las elecciones, así como la conformación de una Alianza de Partidos de Oposición, que se presentará por primera vez.
También por primera vez se tendrá la supervisión financiera por parte de la Unidad de Financiamiento, Transparencia y Fiscalización a Partidos Políticos y Candidatos, adscrita al TSE, según lo determina la Ley de Política Limpia, recién aprobada por el Congreso Nacional. El propósito de dicha Ley, es evitar el ingreso de “dinero sucio”, proveniente del crimen organizado para financiar campañas electorales.
Todos los medios de comunicación social están cubriendo el acontecer político, con mucha diligencia, de forma tal que como “la información” es uno de los principales instrumentos de la participación democrática, sea posible tener una alta concurrencia de votantes el día de las elecciones.
Lo más importante es desarrollar una campaña política basada en propuestas veraces y creíbles, expresadas con altura moral y sin insultos. Que exista la suficiente cordura para discutir las distintas posturas políticas, en un clima de paz y mutua comprensión.
Ya lo expresó el Señor Jesús: “Den al César lo que es del César…y a Dios lo que es de Dios”

A %d blogueros les gusta esto: