Noticias en desarrollo

El Espíritu Santo, tercera persona de la Santísima Trinidad

El Espíritu Santo, tercera persona de la Santísima Trinidad En el Nuevo Testamento el portador del Espíritu es Jesús. El espíritu que fortaleció a Jesús en su vida, es el mismo que viene a nosotros, Pentecostés es una realidad actuante hoy. Cecilio Neptali Rivera Carranza. cecilioneptali@yahoo.es III año de Teología Seminarista de la Arquidiócesis de Tegucigalpa Una de las materias que más disfruto en el Seminario Mayor es Misterio de Dios Uno y Trino, la mayoría de los aspectos que voy a mencionar son tomados de apuntes de las clases Impartidas por el Padre Ricardo Flores.


Al hablar de Trinidad lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nos fundamentamos en el dato bíblico, pero que este estudio Sobre Dios, tiene sus límites porque Dios es un Misterio que nos trasciende, por lo tanto no se pretende agotar con nuestro conocimiento, no lo podemos abarcar. Pero entonces ¿Cómo conocemos sobre la Trinidad? Por medio de la Revelación de Jesucristo es que podemos acceder a esta realidad. La carta a los hebreos nos dice claramente: “Muchas veces y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas. En estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo el universo. Heb 1,1-2.
Por esta razón los cristianos Católicos sabemos que Dios es trinidad, no porque lo pensamos, sino porque así Él lo reveló en la vida de Cristo y en el don del Espíritu Santo. Ciertamente en la Sagrada Escritita no encontramos un dato preciso sobre “cómo vive Dios”, pero al revelarse tiene que decirnos algo de sí mismo. Entonces tenemos que afirmar que aquello que ha revelado es Dios mismo.
Pero ¿Por qué son tres personas un Solo Dios? algunos teólogos argumentan que si Dios fuera uno solo, se daría la soledad y la concentración en la unidad y unicidad. Si Dios fuese dos, una diada (Padre e Hijo solamente), habría separación (uno es distinto del otro) y exclusión (uno no es el otro). Pero Dios es tres, una Trinidad. El tres evita la soledad, supera la separación y sobrepasa la exclusión. Dentro de la trinidad hay algunos atributos que la Iglesia, llama las apropiaciones divinas, el Padre es el creador, el Espíritu es el santificador, el redentor es el Hijo, pero los tres son santificadores, es darle una tarea específica a una de las personas.
El Espíritu de Dios.
Con la reforma de Lutero que proponía una Iglesia Espiritual, la teología católica se enfocó en lo visible de la Iglesia, por esta razón el Espíritu Santo ha sido denominado por ciertos estudiosos como el Gran desconocido, sea cierto esto, o falso, de lo que si estamos seguros es que en nuestros días, especialmente después de Vaticano II han surgido Movimientos como la Renovación Carismática, que dan un realce al Espíritu, pero veamos que nos dice el dato bíblico. ¿Cuál era la tarea del Espíritu?
Ya en el Antiguo Testamento encontramos la Ruah. Este término originalmente significa soplo aliento, aire, e incluso alma. ¿Cuál era la tarea fundamental de la Ruah de Yahvé? asegurar que el plan de Dios se realizará, era el portador de vida, sin el Espíritu de Dios el hombre no tiene vida, es quien permite capacitar a los hombres. Pero además El don de profecía: el Espíritu trabaja en los profetas inspirándolos, es una presencia interior que vive en el corazón de los hombres, es una gracia especial que nos hace Santo, fieles.
En el Nuevo Testamento el portador del Espíritu es Jesús. El espíritu que fortaleció a Jesús en su vida, es el mismo que viene a nosotros, Pentecostés es una realidad actuante hoy. También nosotros necesitamos que el Espíritu nos fortalezca para poder seguir el camino de la vida, para vivir nuestra pasión y no quedarnos caídos en nuestro pecado, es El Espíritu que hace de nosotros hijos de Dios, Se convertirá en la memoria viva de Jesús en su interprete.
La celebración de la conmemoración de la venida del Espíritu Santo nos hace preguntarnos ¿Qué esperamos nosotros realmente de Pentecostés? ¿Qué tan disponible estoy a la experiencia de la tercera persona de la Trinidad en mi propio ser? Para los primeros discípulos, tuvo que ser algo que <<deseaban>> porque se iba a manifestar externamente el espíritu, ellos pudieron ver y palpar por medio de los símbolos del viento y del fuego. Por lo tanto Deseemos con todo el corazón que el Espíritu Santo sople, arda y habite en nosotros y no hagamos de él un desconocido para nuestras vidas.
Oh Espíritu santo,
Amor que procede del Padre y del Hijo,
Inspírame siempre lo que debo pensar,
Lo que debo decir,
Lo que debo callar,
Y como debo actuar,
Para la Gloria del Padre,
Y Para el bien de mis hermanos y de mi alma. Amen.

“Los cristianos Católicos sabemos que Dios es Trinidad, no porque lo pensamos, sino porque así Él lo reveló en la vida de Cristo y en el don del Espíritu Santo.”

A %d blogueros les gusta esto: