Voz del Papa

“Mejor callarse que hablar hipócritamente”

“Mejor callarse que hablar hipócritamente”
La hipocresía puede destruir a una comunidad
ZENIT – Ciudad del Vaticano. El papa Francisco advirtió durante la homilía en la misa diaria de la Casa Santa Marta sobre la hipocresía, pecado que puede llevar a destruir una comunidad.

Y aseguró en cambio que el lenguaje del cristiano respetar la verdad. El Santo Padre inició hablando de los ‘hipócritas’, palabra que Jesús usa varias veces para calificar a los doctores de la ley. Hipócritas porque “hacen ver una cosa pero piensan otra, como la misma etimología de la palabra indica”.
“La hipocresía no es el lenguaje de Jesús. La hipocresía no es el lenguaje de los cristianos, un cristiano no puede ser hipócrita y un hipócrita no es cristiano”, aseveró el Pontífice. Y recordó con tristeza el caso de un sacerdote que conocía que se bebía “todas las adulaciones que le hacían, era su punto débil”.
Precisa además que “los hipócritas son aduladores, o en tono mayor o en tono menor, pero siempre aduladores”. Y en la lectura se ve que ellos inician adulando a Jesús para “hacer crecer la vanidad” y le plantean una pregunta para hacerlo caer en error: “¿Es justo pagarle al César?”.
Pero Jesús conociendo la hipocresía de ellos les dice: ‘Por qué me quieren poner a prueba, denme una moneda que quiero verla”. Así Jesús a los hipócritas les responde con la realidad, que es diversa de la hipocresía o de la ideología. Y responde: ‘Lo que es del César denlo al César –porque la moneda tenía la efigie de César– y lo que es de Dios a Dios”.
El Papa recordó que “el lenguaje de la serpiente hacia Eva fue lo mismo”: Comienza con una adulación para después destruir a las personas” y que el Señor dijo: “Sea vuestro lenguaje sí, sí, no, no”.
“Cuanto mal hace a la Iglesia la hipocresía”, exclamó el Papa y advirtió de esa actitud “pecaminosa que mata”.
“El hipócrita es capaz de asesinar a una comunidad. Habla dulcemente, juzga brutalmente a una persona”. Y a ellos “solamente se responde con la realidad”, como también se responde a la ideología.
“Que el Señor nos de esta gracia”, concluyó: “que sepa decir la verdad y si no puedo decirla quedarme callado, pero nunca, nunca una hipocresía”.