COMUNICADO DE LA COMISIÓN Y FUNDACIÓN PRO CONSTRUCCIÓN DEL PRESIDIO NOR OCCIDENTAL, LLAMADO, DE “NACO”

COMUNICADO DE LA COMISIÓN Y FUNDACIÓN PRO CONSTRUCCIÓN DEL PRESIDIO NOR OCCIDENTAL, LLAMADO, DE “NACO” Por este medio notificamos a la población hondureña que renunciamos a la misión encomendada por decreto presidencial número PCM-15-2007 de fecha 12 de noviembre del 2007, publicada en la Gaceta oficial y avalado por cuatro presidentes de Honduras, y que consistía en construir la penitenciaria Nor Occidental. Esta comisión, que también es Fundación con personalidad jurídica, (ver Gaceta del Estado no 33.877, del 7 de noviembre del 2015), conformada por miembros de la sociedad civil, todos voluntarios, además de funcionarios públicos de diferentes estamentos, se dispuso construir un presidio con las normas adecuadas que permitiera rehabilitar a los internos en el marco de la seguridad conveniente.

Estuvimos en dos terrenos antes del actual y en Naco trabajamos arduamente invirtiendo en total 160 millones de lempiras en una obra que al final, toda completa, iba a costar 450 millones de lempiras. Nosotros actuábamos como empresa constructora, subcontratando empresas de diferentes rubros, sin cobrar un centavo y ahorrando al Estado mucho dinero. Hicimos unos planos inspirados en construcciones de presidios de otros países y trabajamos con intensidad, salvo en dos ocasiones, donde tuvimos que parar la obra, por falta de dinero dado por parte de la Tasa de Seguridad.

Pero en una tercera ocasión se nos dijo que detuviéramos el trabajo porque iba a intervenir una empresa constructora y un banco. Que nuestros planos tenían defectos que había que corregir y que mejor se hacían unos nuevos. A todo eso ya hace un año y seis meses ocurrió este asunto y la obra está parada, notándose un deterioro grande en lo que hemos construido, además de robos de materiales. Construyeron, eso sí, unas obras complementarias como un muro que costó 20 millones de lempiras y unas torres.

Bien se pudieron corregir nuestros planos y apoyar lo que estábamos haciendo, y ya tendríamos construido todo el presidio, para albergar a más de 2500 privados de libertad. Entendemos que la empresa nueva tiene un proyecto más ambicioso, mucho más caro, y que se sitúa al nivel de presidios del primer mundo, y que tendrá mucho más accesorios como 400 cámaras de vigilancia, aduanas, vidrios blindados en las torres, y más cubículos de atención a los privados de libertad. Sinceramente esperamos que lo construyan de la mejor manera y que se cumpla el objetivo previsto. No podemos estar en contra de eso. Todo lo que sea por Honduras está más que bien aceptado. Nada más que advertimos públicamente a los que contrataron a la empresa y al banco, que al pasar por encima de nuestra autorización fundamentada legalmente como Comisión y Fundación, incurren en faltas administrativas que pueden en el futuro ocasionar penalización por parte del Estado.

Sugerimos lo siguiente: que el señor Presidente acepte nuestra renuncia, elimine ese decreto presidencial y que posteriormente la entidad que contrató a la empresa y al banco renueve esos contratos con nueva fecha, para evitar ser acusados de uso indebido de autoridad. Por otro lado, les agradecemos mucho el que nos ofrecieran manejar junto con la Tasa de Seguridad el fideicomiso que abastecería económicamente la construcción hasta el final, actuando prácticamente de administradores de la obra con la Tasa, pero preferiríamos dar toda la libertad a la nueva empresa constructora y que sigan su nuevo diseño tal y como han dispuesto y que bien pronto tengamos ese nuevo presidio tal y como anhela el pueblo hondureño. Agradecemos muchísimo la confianza que nos dio el Estado hondureño.

San Pedro Sula, 27 de mayo del 2017

MONSEÑOR RÓMULO EMILIANI, cmf

Presidente Comisión Pro construcción del Presidio

ILSA DE ZELAYA

Secretaria

A %d blogueros les gusta esto: