Noticias en desarrollo

La reducción de la edad punible no es la solución

Iglesia Católica La reducción de la edad punible no es la solución Durante los próximos cinco años, se ejecutarán las líneas de acción del Plan Arquidiocesano: La Familia, Las personas con discapacidad, Los Niños, Los Jóvenes y La Formación del Catequista.


Eddy Romero
emromero@semanariofides.com
Fotos: Archivo
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
“La Iglesia Católica está en contra de la reducción de la edad punible”, es la categórica afirmación expresada por el padre Luis Enrique Gutiérrez, delegado por el cardenal óscar Andrés Rodríguez para abordar este tema.
La respuesta eclesial es clara ante la propuesta de revisión para la reducción de la edad punible enunciada hace algunas semanas por el presidente Juan Orlando Hernández. La Iglesia, como garante de la moral, se manifiesta en contra y a la vez propone verdaderas acciones para combatir el flagelo de la violencia que tanto afecta a los hondureños. De igual manera la Pastoral Social Cáritas de Honduras en un comunicado sobre este tema señala: “la aplicación de respuestas punitivas nunca ha servido para prevenir ni disimular los delitos y eso ha quedado comprobado con las distintas reformas penales que el Estado ha aprobado en los últimos años”.
De acuerdo a la Doctrina Social de la Iglesia “la salvación realizada por Cristo, y consiguientemente la misión de la Iglesia, se dirige al hombre en su integridad: por eso cuando la Iglesia propone su doctrina social, no sólo no se aleja de su misión, sino que la cumple fielmente” sostiene Enrique Colom, miembro de la Academia Pontificia de Santo Tomás de Aquino de Roma y Consultor del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz. En este marco se entiende la posición de la Iglesia sobre este tema de interés nacional.
Fides hace algunas semanas en su editorial sobre este tema, recordaba a la población que “El cambio de la edad punible parece no ser un buen disuasivo para que los jóvenes dejen de delinquir. Se necesita dar a la niñez más atención en educación, salud y deportes, para que aprendan a conducirse por el camino del bien y la paz”.

UN TEMA SENSIBLE Según el padre Gutiérrez, lo de la rebaja de la edad punible; “Es un tema muy sensible, porque la mayoría de personas directa, o indirectamente han sufrido algún asalto a manos de jóvenes y si no es el asalto es la muerte”. Pero aclara que la reducción de la edad punible no es la solución. De hecho, esta medida no es nueva en el país. Como bien lo cita Cáritas, “desde 1999 los distintos gobiernos en el país, ante la problemática de inseguridad y la sensación de que la juventud y la niñez son los causantes de tanta violencia, han buscado establecer mayores y ejemplares castigos para los jóvenes señalados de cometer distintos delitos”.
“Esa no es la salida, ir a meter a los jóvenes a un centro de supuesta rehabilitación cuando lo que van a hacer es prácticamente a aprender a delinquir. La solución no es que los vayan a meter a un centro de detención donde no se dan las medidas adecuadas ni tampoco se busca la formación en estos jóvenes” dijo el padre Gutiérrez.
La niñez, entendida según la Constitución y los tratados internacionales que de los cuales Honduras es signataria, por todas aquellas personas entre 0 y 18 años, representan el 43% de la población. Se estima que de los 3.7 millones de niños, aproximadamente el 29% la edad oscila entre los 12 y los 18 años, de estos hay alrededor de 551 privados de su libertad en los centros pedagógicos donde han sido detenidos por causas de infracciones luego de entrar en conflicto con la ley. Cada vez, son más los menores que se ven involucrados en actividades delictivas y del crimen organizado. La situación es agravante y no se ataca de raíz. Según el padre Gutiérrez la rehabilitación verdadera pareciera que “no le interesa al gobierno, no es formarlos sino simplemente meterlos allí y dejen de molestar en la calle. Luego saldrán a hacer daño porque la pena no puede ser mayor de lo que la ley dispone, saldrán tarde o temprano. Por lo tanto, lo que se busca es que los que ya están allí, les den medidas para que puedan salir con propuestas claras y no a delinquir y los que no han llegado, que podamos trabajar con ellos desde la formación”.

VARIOS SECTORES No sólo la Iglesia Católica ha mostrado su negativa ante esta propuesta. Son varios sectores que se han manifestado en contra de la propuesta presidencial. Casa Alianza, a través de un comunicado de su director, expresa que; “es contraria a reducir la edad punible aún más de lo que ya lo ha sido. En Honduras se priva de la libertad a niños y niñas desde los 12 años…una medida así, carece de pertinencia, es ineficiente e ineficaz”
“Carece de pertinencia; pues, contrario a lo que se busca, agrava el problema que pretende resolver. Una medida como esta, es ineficiente porque en lugar de evitar que las niñas y los niños sean obligados por adultos a transgredir la ley penal, se los estaría entregando en bandeja de plata, al enviarlos a cárceles de adultos o al mezclar adultos y niños en una instalación penitenciaria, con resultados desastrosos. Y es una medida ineficaz, porque está demostrado que llenar cárceles no redunda en paz y tranquilidad en las calles, barrios y colonias de los países”. El director ejecutivo de la Coordinación de Instituciones Privadas por las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos (Coiproden), Wilmer Vásquez, dijo en reiteradas ocasiones y a diversos medios de comunicación que “el tema de la edad punible nunca ha sido prioridad de gobierno y no ha sido capaz de construir una estrategia de rehabilitación, atención psicopedagógica, además de la no preparación para reinsértalos a la sociedad”. La Representante Residente de en Honduras de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), María Soledad Pazo, dijo que de nada sirve castigar a una niña o a un niño como adulto si no se atacan las raíces de los problemas. Se trata de sacar a la niñez de un círculo vicioso de violencia y no de alimentarlo. Este tipo de propuestas implican una regresividad en los compromisos en derechos humanos del Estado de Honduras, disminuyen la protección garantizada a los y las adolescentes en conflicto con la ley, y que además se han mostrado inefectivas en otros países de la región donde se han implementado en el combate a la criminalidad”. Por su parte, la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia, DINAF dijo que “la revisión de la edad de responsabilidad penal, es decir la edad punible, no es la solución al problema, puesto que no se encamina a prevenir y combatir las causas que provocan la criminalidad en general, como ser la histórica falta de oportunidades, la desintegración familiar, la histórica debilidad institucional de atención y rehabilitación y otras contribuyentes a la generación de niñez infractora”. La Universidad Nacional Autónoma de Honduras también se manifestó en contra de estas medidas y afirmó mediante un comunicado que esto sería un error, porque no se atacan las verdaderas causas estructurales de este problema. El Colegio de Abogados, también mostró su rechazo a esta propuesta.

PROPUESTAS Atacar esta problemática definitivamente tiene que ir más allá de querer imponer una reducción que la mayoría de la sociedad está rechazando. Una de las propuestas que la Iglesia insiste con mayor ahínco es la prevención y promoción. Prevención mediante la atención a los niños, jóvenes y familia. Esta atención, que también es prioridad para la Iglesia es uno de los principales pilares con los que se tiene que trabajar. Debe haber mayor promoción en la inversión tanto en temas como la educación, el deporte y la cultura. “Tenemos que trabajar por la familia, por la juventud y por los niños. Por lo tanto, en bien de la juventud debemos proponer planes concretos y realizables” reiteró el presbítero Gutiérrez.
Casa Alianza propone “el Estado debe hacer una alto y replantear su estrategia de seguridad. Se debe pasar de una estrategia de seguridad militarista a una estrategia de seguridad humana. Una estrategia que además de equilibrar en importancia, la persecución del delito y la prevención; también introduzca procesos de rehabilitación comunitaria de la violencia y procesos de recuperación pacífica y participativa de territorios”.

Siempre este tema va a salir en las elecciones políticas. Lo vimos en el 2014 cuando ya también se propuso, no paso, es una cortina de humo. Ahora vienen nuevamente las elecciones y vuelve a proponerse este tema porque es algo sensible”.
Luis Gutiérrez
Sacerdote

A %d blogueros les gusta esto: