Noticias en desarrollo

Puentes peatonales

Puentes peatonales Manuel Cerrato mcerrato@unicah.edu Que en la capital no sean recurrentes los accidentes de tránsito en zonas aledañas a los puentes peatonales (pero que ha habido atropellados por este tipo de situaciones, los ha habido), no significa que muchos ciudadanos los usen para evitar el peligro que representa una calzada rápida y bastante transitada.

Sólo basta pararse unos minutos debajo de una de estas estructuras para ver cuanta gente atraviesa las calles tratando de evitar ser alcanzado por algún vehículo.
Gran parte de la culpa de los más recientes accidentes es de los propios peatones, que se niegan a usar los puentes peatonales en cruces peligrosos o con mucho tráfico. Y para ejemplo frente a los hospitales Escuela Universitario y Materno Infantil donde cientos de personas arriesgan la vida cruzando la calle para tomar transporte para el centro o Comayagüela, muchos de estos ciudadanos salen convalecientes de dichos hospitales, se les ha olvidado reinstalar dicha infraestructura.
Sobre el porqué no los usan, son muchas las disculpas. Que llegan más rápido al otro lado, que necesitan abordar el bus que viene cerca, que la inseguridad, que el deterioro del puente, en fin…. Muchas veces tienen razón pues las entidades respectivas no los mantienen ni los asea, o son de difícil acceso, pero gran parte de las veces no se usan por puro capricho.
Los afanes y el desacato a las normas y señales son, en casi todos los casos, las causas de los problemas viales que derivan en victimas en una ciudad caótica, cuyas calles y avenidas son una trampa para los conductores por culpa de ellos mismos o de los peatones imprudentes que se tiran a las vías sin tener en cuenta que arriesgan a los demás.
Las autoridades han logrado en parte mermar una costumbre muy generalizada, la de manejar después de haber consumido alcohol, pero no han podido poner en cintura a muchos conductores que por circular demasiado rápido no alcanzan a controlar su vehículo en caso de emergencia.
Por otro lado las motos siempre han representado un peligro para la circulación, porque sus conductores no respetan las normas y hacen maniobras suicidas, como adelantar por la derecha, aprovechando el menor resquicio que dejan los carros, se suben a las aceras para cortar camino y en algunas veces no se ponen los cascos protectores que llevan en el brazo.
En cuanto a muchos buseros es costumbre que para alzar la mayor cantidad de pasajeros, frenen intempestivamente, intenten pasar de manera inconveniente a otros vehículos o dejen a la gente en mitad de la calle, exponiéndolos a ser atropellados.
Volviendo al caso de los puentes muchos de ellos se han quitado debido a las distintas obras que se realizan con el fin de descongestionar la ciudad, esperamos que pronto se puedan reinstalar porque muchos de estos puentes fueron donaciones de la empresa privada es cierto que se necesita descongestionar la ciudad pero también hay que pensar en los peatones sobre todo donde existe gran afluencia de personas en hospitales, colegios y universidades, y poner en ellos vallas para que las personas no arriesguen su vida.
El alto tráfico de vehículos ha puesto a la ciudadanía en una situación de indefensión y peligro que se hace necesario atender con la mayor premura. Las personas con mayor riesgo de accidentes son los pequeños niños escolares, los estudiantes de colegio y universitarios a quienes se les ve diariamente aglomerados a un lado de las vías sin poder cruzar las grandes avenidas durante prolongados espacios de tiempo. Ni que decir de las personas de la tercera edad. Para ellos la reinstalación de los puentes peatonales y las aceras constituye la solución a su seguridad.
Aunado a tantas obras que realiza la Comuna, viene a ser no sólo un gran paso inicial y una ocasión propicia con que cuenta el municipio para aliviar una sentida carencia, sino también una oportunidad de lujo para repensar la arquitectura de la ciudad y ponerla al servicio de la ciudadanía. Porque no son sólo puentes peatonales, sino el conjunto de los servicios básicos urbanos que hoy por hoy necesita con prioridad la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: