Diócesis San Pedro Sula

Lanzan las redes vocacionales

Lanzan las redes vocacionales
La Pastoral Vocacional de San Pedo Sula, realizó un concierto a beneficio del Seminario Menor abrió sus puertas hace 25 años
Texto y fotos: Helen Julissa Montoya Hand
hmontoya@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Pedro Antonio Rivera llegó hace dos años al Seminario Menor de la Diócesis de San Pedro Sula;  desde pequeño ha estado apegado las cosas de Dios, sirviendo.
Con la clara idea de que quiere destinar su vida a Dios, ha dejado todo para dedicarse a la vida eclesiástica. “Es una experiencia totalmente bonita, ya que es un proceso para discernir mi vocación; mi amor por Dios me indujo a decir que sí para formarme”, expresa el seminarista de 17 años de edad.
Tras dos años en formación, describe que la vocación es un llamado. “Mi familia es cristiana. He estado en la parroquia Nuestro Señor de la Misericordia de la colonia La Satélite,  sirviendo en la misa y cerca del sacerdote como referente. Tomar la decisión de entrar en el seminario no fue complicado”, cuenta.
Sus padres, María Hernández y Pedro Rivera, no pueden ocultar su contentamiento al compartir sobre la vocación de su hijo menor, de seis que procrearon.  “Es un sueño hecho realidad”, recuerda la señora, ampliando  que Pedro, siendo de tan solo cinco años de edad, declaró que sería sacerdote.
“Cuando miraba vestido de blanco al padre Vicente Peris Coret, decía: así voy a ser yo; yo estaba con mis inquietudes, pero ahora estoy contenta”, detalla.  “Es un pedazo de oro que se lleva el señor. Está en mejores manos, comenta su progenitor quien se dedica a hacer pinturas religiosas.
Pedro es parte de los veinte jóvenes que se preparan para tomar el hábito y servir en alguna parroquia de la Diócesis de San Pedro Sula. Según detalla el rector del Seminario Menor, el padre Javier Santos Marcia, las vocaciones se mantiene estable desde algunos años y recientemente conmemoran 25 años de fundación.
“Estamos ahí atentos a formar a los muchachos que cada uno tiene distintas personalidades y los reforzamos en la parte formativa que tiene varias dimensiones y una es la formación de la conciencia moral en los aspirantes al sacerdocio”, expone.
Según el decano, los seminaristas son adestrados con disciplina. “Las mañanas están dedicadas al estudio, en secundaria en el Instituto San Vicente de Paúl y las tardes están repletos de actividades orientadas al sacerdocio”.

RECAUDACIÓN. Santos Marcia detalla que hay muchas necesidades y que la mayoría se van cubriendo con los bienhechores, empresas, personas y grupos apostólicos y alguna aportación del obispado pero que aún no es suficiente porque el presupuesto anual es de 1,750.000.00 lempiras, que se invierten en el alquiler del centro, alimentación, salud, transporte e insumos de limpieza.
El presupuesto asignado-añade el padre- es de 800 mil lempiras al año; los números están en rojo.  “La idea no es superar lo que gastamos, si no gastar lo que ocupamos, entonces con el equipo de formadores decidimos montar dos actividades al año; uno el primer semestre, y la otra en diciembre”, detalla, agregando que con los dos eventos suman unos 500 mil lempiras que servirán para palear con los gastos.
El pasado fin de semana se llevó a cabo el concierto cristiano a beneficio del Seminario Menor. El evento realizado en la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, estuvo abarrotado por jóvenes católicos que vivieron una noche llena de alabanza y adoración que culminó con un mensaje inspirado en los dones vocacionales.
La actividad estuvo amenizada por el cantante y predicador Javier Maldonado y el Ministerio Shekina. Para el padre Henry Asterio, de la Pastoral Vocacional, “ha habido buena recepción de la gente”.
Asterio explicó que los principales objetivos de esta actividad son el fomento de las vocaciones sacerdotales y la obtención de recursos para la operación del centro formador. Con el evento pretenden sacar unos 100 mil lempiras y al mismo tiempo orientar a los jóvenes con su llamado.
“Si hay algún joven que tenga inquietudes vocacionales lo invitamos a que se acerque al Seminario Menor o a la Pastoral Vocacional de su parroquia”, puntualiza, especificando que es necesario aceptar la voluntad de Dios y entregarse a una vida al servicio de los demás y esta entrega debe ser sin condiciones.
Hay varios procesos: seminarista en familia seminarista menor y seminarista mayor. “Estos años de estudio suponen un proceso para descubrir y afianzar la llamada de Dios”, concluye.

LasCifras
1,750.000.00
Lempiras
Se invierten anualmente en el Seminario Menor y hay 20 jóvenes  y en el Seminario Mayor hay 45. El equipo de formadores está compuesto por el rector, Javier Santos Mancia; Henry Asterio, asesor espiritual (ambos sacerdotes) y monseñor Ángel Garachana, obispo de la Diócesis de San Pedro Sula.

A %d blogueros les gusta esto: