Noticias en desarrollo

Un orgullo de la prensa nacional

Un orgullo de la prensa nacional Delfina Janeth Lagos Periodista Perio Al empezar este escrito de inmediato recuerdo cómo llegué a ser parte del Semanario Fides.

De golpe  se me vienen a la mente tantos pensamientos, pero entre ellos aparece  mi cara de asombro cuando recibo la noticia que después de tantos años de no ejercer el periodismo,  se me abrían las puertas y en un medio donde requería más compromiso, ¡cómo olvidar a la persona por la cual llegué a este medio y esos libros que me proporcionó!:  “Madre ocuparás esta información leétela, que será de gran utilidad” me dijo y bueno… manos a la obra.
El primer día de trabajo fue buscar información para un reportaje  sobre el Trabajo Infantil.  “Ocupo una nota sobre ese tema” dijo el director.  No me pregunten cómo logré salir de algunos mercados capitalinos donde fui a buscar los niños trabajadores, cargaba la cámara fotográfica, cartera y la grabadora.  Mi objetivo fue tomar algunas imágenes a como diera lugar y ser responsable con lo que me solicitaron, al final el objetivo se cumplió, “estuve todo un día por una pequeña nota.  Ahora me río”.
Hoy con mucho orgullo expreso que soy parte de un medio de comunicación que cumple 61 años de fundación; el Semanario Fides, Decano de la  Prensa Nacional,  y tengo el gusto y la satisfacción de laborar en este medio desde hace cuatro años. Al contar todos estos años recuerdo que no es fácil esta misión, pero ha sido una gran escuela y continúo con ese aprendizaje.
Cuando uno se enamora como a la antigua, como dice un cantante mexicano,  en el tiempo en que  no existían celulares y todo era anotado con lápiz y papel en las cartas que se enviaban a la persona de nuestros sueños para  luego poco a poco irla conociendo,   así es el cariño que he logrado tener por el Decano de la Prensa Nacional, un amor que he logrado cosechar poco a poco, para así irle sintiendo más sabor a esta gran labor y ser parte de un medio que su principal objetivo es evangelizar.
Cuando ingresé al Semanario conmemorábamos el 57 aniversario, como no decir que fue una bendición.  Sí,  ahí empecé a comprender que era un medio muy diferente a los demás, no sólo por el hecho que es católico, sino por la  forma de escribir y abordar la noticia. Al pasar el tiempo el cansancio se daba, no tenía la práctica suficiente pero mi consuelo ha sido visitar un lugar especial que se encuentra en las cercanías de las oficinas de Fides.  Ahí encuentro la respuesta eficaz cuando algo no sale bien.
Hoy  cuatro años después de aquél día reviven tantas anécdotas que mi mente guarda, como el conocer personas que le dejan enseñanzas, como una bella dama que hoy ya sin temor a equivocarme tiene 104 años, que es ejemplo de vida.   Por qué no mencionar el lograr  con mi trabajo la  portada del Fides lo que significa mucho para un periodista. Un día,  después de una regañada por llegar tarde al evento logré sacar una bella imagen de la gran señora que ha sido guía en mi vida, estoy hablando de la “Virgen de Suyapa” y esa fue foto de portada.  No cabía en mí por haberlo logrado.
Podría llenar las páginas del Semanario con tantas historias,  unas felices otras traumáticas y dolorosas, pero en ese universo de eventos que he cubierto,  estoy agradecida con cada una de las personas que han formado parte de este caminar de mi vida, en esta pequeña pero gran familia como la llamo, ya que siempre he dicho que mi trabajo es mi segundo hogar, donde me enojo, sonrió, aprendo, pero sobre todo aumento más mi fe y compromiso de hacer cada día mejor las cosas.
Vendrán muchos años más del Decano de la Prensa Nacional, el futuro sólo Dios lo sabe pero de algo si estoy segura, vivo cada día al máximo,  disfruto lo que hago, más cuando me toca visitar las personas de tierra adentro, esa es mi pasión. Cierro esta opinión con una frase de Santa Teresa de Calculta, “Da siempre lo mejor de ti, y lo mejor vendrá”

A %d blogueros les gusta esto: