Punto de Vista Reflexión

Sé un promotor de la paz

Sé un promotor de la paz
P. Juan Ángel López Padilla
Esas fueron, muy claras por cierto, las palabras que Papa Francisco, le dirigió al presidente Trump, después de que habían pasado 27 minutos reunidos en privado, el miércoles pasado.
No creo para nada en las coincidencias, lo saben bien, y el hecho que ese encuentro, el primero de ambos líderes, haya tenido lugar el 24 de mayo, fiesta de María, Auxilio de los Cristianos, me hizo pensar en que si esta fiesta nació como un signo de gratitud cuando se ganó la libertad del Papa frente al poder tiránico del odio. Era necesaria la paz. Este encuentro debe promover la libertad, la paz, porque nadie se debe eximir de promoverla, sea un Trump, o un López.
Cuando el 24 de mayo de 1814, Pío VIII regresaba a Roma después de una crisis prolongada por años y de un cautiverio sin sentido, nadie podía imaginarse que su deseo de consagrar al Auxilio de la Madre del Señor, ese día, nos llevaría 203 años más tarde a pedir una vez más el auxilio de aquella que es, Reina de la Paz.
Pero, a mi ver, aquellas palabras al presidente Trump, se aplican para todos nosotros. Todos, absolutamente todos, debemos ser operadores de la paz, vinculada con la justicia.
Cuando nos percatamos que en los últimos años está retornando, si es que se puede creer que por algún momento se fue, ese espíritu de odio que nos ha llevado a los grados más bajos de civilización de humanidad, con las guerras tan destructivas de inicios del s. XX.
No podemos permitir que ese espíritu anide en nuestros corazones. Todos podemos contribuir a la construcción de una sociedad de paz. De repente no estaremos como el señor Trump y su señora, delante del Juicio Final en la Capilla Sixtina, fotografía por demás sugestiva que me ha hecho pensar tanto en estos días, pero todos seremos juzgados por nuestras acciones y no por nuestros sentimientos. Todos deberemos, tarde o temprano, responder por la administración de nuestros talentos y si nos quedamos a medias porque hemos sido promotores de división, de odio y no de paz, pues mejor comenzamos ya y no esperamos a mañana.
Todos tenemos lugar en la trinchera, de la lucha por la paz. Las armas que podemos emplear, son muy variadas. Mínimo, tenemos nuestras manos para tenderlas y no para empuñarlas y, si me permiten, el arma que tenemos todos, es el Santo Rosario, la oración junto con aquella que nos conduce, al que es, nuestra Paz.
La paz se promueve en casa, en el trabajo, en el deporte. Con la honestidad de nuestros actos. Se debe promover la paz en la política, porque, es pésimo político, el que sólo sabe ofender, maltratar y creerse dueño de la verdad. El que cínicamente habla de una paz que no puede tener en su conciencia. Necesitamos que los medios de comunicación transmitan paz. Me encanta que, en el Notifides, cuando terminan algún reportaje siempre nos invitan a ser constructores de una cultura de paz.
Este medio, nuestro querido Fides, llega justo a 61 años. 61 años dedicado a dar buenas noticias. El día que este Semanario, deje de llamar a un cambio, a que se puede y se debe ser mejores, ese día, dejo de escribir en él. Querido Fides, tienes que continuar promoviendo paz.