Noticias

El decano cumple años

El decano cumple años Jóse Nelsón Durón V. Esto de escribir puede danzar entre la más significante irresponsabilidad y el deslizar el alma por los más bellos parajes del espíritu; o por el suave muro de la ética, el deber, la madurez y seriedad que, en un medio de prensa tan especial como FIDES, es un compromiso.

FIDES desgrana la Verdad desde hace sesenta y un años, entremezclada con la Palabra de Dios y la voz de la Iglesia fundada por el Señor Jesús; la deja caer en las manos y almas de sus fieles lectores que al ritmo de los hechos de los sucesores de los Apóstoles, sus pastores, acompañan el caminar de la Iglesia hondureña al ir escribiendo la siempre actual historia salvífica en cada pueblo, colonia, ciudad o barrio, caminos rurales y senderos campesinos, a la suave sombra de su Madre, María de Suyapa. Parece resonar la voz de Su Eminencia Óscar Cardenal Rodríguez Maradiaga en cada palabra escrita en la preminencia de la Homilía Dominical y las diversas columnas manan la riqueza espiritual de la tierra que mana a su vez leche y miel, desde el misericordioso corazón del Señor Jesús; espiritualidad de veinte siglos y diecisiete años en cuenta; rumor que se escucha cual responso orante por las delgadas calles de nuestros pueblos y cae como rocío bendito sobre sus senderos, piedras y atajos, con el aroma del incienso y el calorcito de las velas ardientes hincado en el corazón de quienes le leen.
FIDES es sencillo y honesto, catracho, fiel, claro y transparente. Así nació y así vive; y así transmite la fe, aleccionado por su Maestro y por los incontables espacios de una espiritualidad que no acaba, así como no termina el martirologio de su Iglesia, la Una, Santa, Católica y Apostólica; misionera incansable de los mares, islas lejanas, collados, grutas, bosques, tierras desconocidas y callecitas empedradas y terrosas. Así es FIDES y así nos lo cuenta; lo lee el campesino, obrero, intelectual, profesional y hasta el ateo y por sus páginas ha deslizado la vista lectora el hereje, el protestante, el gnóstico y el candidato a santo, cada uno con un pedazo de esperanza colgando de su corazón que está en búsqueda. El que busca, encuentra, nos dice el Señor y FIDES aprendió la lección desde su nacimiento. “¡Qué maravilloso es que nadie tenga que esperar ningún segundo antes de empezar a mejorar el mundo!“, escribió Ana Frank en su famoso diario sobreponiéndose a la dureza de su obligado encierro; legado increíblemente optimista, que nuestra sociedad, especialmente la joven, debería apreciar más. Pues bien, FIDES, el semanario que tienes en la mano, el 26 de mayo recién pasado cumplió sesenta y un años de ser el medio escrito de la Iglesia hondureña, misión en la cual ha ido desgranando el relato de sus actividades, acompañadas por la magnífica palabra de Dios, noticias relacionadas con su accionar en labores pastorales, columnas de notables escritores del clero, enseñanzas de las santas Escrituras, noticias de las hermanas Diócesis del país y otras secciones de mucho interés.
FIDES tiene el honor de ser el Decano de la Prensa Nacional y ser Decano tiene significancias de pionero, de arribar primero, de ganador y de excelencia. Los pioneros, como los más representativos Presbíteros y Misioneros que acompañaron, animaron y protegieron con su presencia, cansancio y oraciones el descubrimiento de América, Honduras en este caso especial, abren camino, afirman esperanzas en cada bejuco apartado, en cada risco ascendido y en cada alma tocada. Cada semana, cada mañana y hora frente al monitor de cada uno de sus gestores, llámense directores, periodistas, articulistas y otros, pareciera ser animada por Anita Frank: ¡Qué maravilloso es mejorar el mundo y servirle! También escribió, como queriendo animarnos a dejar signos de nuestro paso por el mundo: “Escribir en un diario es una experiencia muy extraña para alguien como yo. No solo porque nunca antes había escrito algo, sino también porque me parece que más adelante ni yo ni nadie va a estar interesado en las reflexiones de una niña de 13 años. Pero bueno, no importa. Tengo ganas de escribir“. Y FIDES continúa escribiendo, pero quien habla, enamora y guía es el Señor Jesús, que ha propiciado todo y ha permitido abrir surcos y sembrar esperanzas en las almas de muchos. Bendito sea el Señor por su inmensa gloria; por su bondad y generosidad. A ti, santísima Madre María de Suyapa te rogamos cuidar, iluminar y acompañar el caminar de FIDES y todos sus servidores. Amén.

A %d blogueros les gusta esto: