Noticias

La Pascua de la mano con María

La Pascua de la mano con María Durante este tiempo la Iglesia Universal sustituye el Ángelus por la oración Regina Coeli o Reina del Cielo para unirse con alegría a la Madre de Dios. Lilian Flores liflores@semanariofides.com Fotos/Archivo y Eddy Romero Síguenos en www.fidesdiariodigital.com La Pascua, un tiempo que orienta hacia la presencia y el don de Cristo Resucitado, que llena con el esplendor de su luz la vida de los cristianos, que mejor manera de vivirla de la mano de María, la fiel servidora que estuvo con su hijo Jesús al pie de la cruz.

María es la imagen pura de la mujer nueva que ha vivido el misterio pascual y ahora está a la espera de la venida del Espíritu Santo.
Durante el tiempo pascual la Iglesia Universal sustituye el Ángelus por la oración Regina Coeli o Reina del Cielo para unirse con alegría a la Madre de Dios  por la resurrección de su Hijo Jesucristo, hecho que marca el misterio más grande del catolicismo.
Cabe destacar la importancia de María en cada cristiano que la tiene presente en las diferentes advocaciones, el mes de mayo o mes de las flores es dedicado a las madres y a la madre del Salvador  y para honrarla aún más el último día del mes se cierra con la fiesta de la Visitación de María a su prima Isabel.

HISTORIA El padre Ricardo Flores, párroco de la Iglesia Cristo Resucitado y formador del Seminario Mayor reafirma la devoción mariana en el tiempo de Pascua a través del Regina Coeli, “la devoción a María en este tiempo es bajo la advocación de Madre Reina, este título dado a María litúrgicamente es muy reciente fue 1954 que el papa Pio XII hizo una encíclica para poder hablar y decretar en si una fiesta titulada Santa María Reina”. El título de Reina es el mismo texto de la Anunciación, cuando el Ángel le dice a María que va a ser madre del hijo del Altísimo, “este título de Reina cumple una función muy clara, María la Reina junto al Rey verdadero que es Cristo. En este tiempo de Pascua el título Reina recobra y toma un valor fundamental, porque nos hace ver que María es la Reina, y no con el sentido de reino en el mundo, de el que manda o el soberano, sino en el sentido bíblico, Jesús cambió la forma de ver el reino, reinar es servir decía Jesús, el que quiere ser el primero que sea servidor de todos, reinar es vivir en la verdad”.
Lo anterior figura a María como la verdadera servidora, aquella que vivió en la verdad, y que dio la verdad al mundo, María es madre de aquél que es el verdadero, el verás, “por eso el título de Reina tiene el significado desde el evangelio, es Reina porque ha servido y porque vivió en la verdad, la asumió como suya y desde la obediencia dio un ejemplo de cómo vivir en la verdad”.

ADVOCACIONES Con la resurrección, Cristo nuevo Adán venció al pecado y nos da la salvación, lógicamente la Iglesia hace la referencia entre Eva y la nueva Eva que es María. “Por la desobediencia de Eva el hombre ha caído en la perdición, en el pecado, en la muerte, por la obediencia de María  hemos sido rescatados, es un hermoso paralelismo que la Iglesia lo asumió porque no está en la Biblia”.
Otra oración propia de este tiempo de Pascua es la Salve Regina,  que nació en Francia por el año 1054 y después se propagó de manera que ha quedado en la memoria de la fe del cristiano, se reza en momentos difíciles y en esos momentos  en que se quiere resaltar a María como nuestra madre y nuestra Reina.

CELEBRACIÓN El mes de mayo culmina con la celebración de la Visitación de María a su prima Isabel, María siempre al lado del que sufre, al lado del necesitado, como la servidora, por eso es Reina, la advocación de María como reina nos ayuda a darle sentido a nuestra historia de un verdadero servicio. María como servidora, como aquella que fue elegida, se convierte en la que da, en la que se entrega, en la que se ofrece yendo a donde su prima Isabel, “por eso este mes de mayo no sólo es llevar una flor, es reconocer el valor de María dentro de la historia de la salvación, dentro de nuestra vida, reconocer que es nuestra madre porque así nos la dio Jesús al pie de la cruz, una madre que intercede siempre por nosotros y que nos enseña el camino de la salvación”.

El dato
Portadores de esperanza
“Como cristianos estamos llamados a llevar la presencia de Dios a otras personas, una presencia de alegría, de paz, sobre todo en este tiempo que hay inseguridad, maldad, situaciones difíciles, que los cristianos podamos ser instrumentos de paz en nuestros ambientes, que el tiempo que resta de Pascua se viva en esa alegría, en llevar gozo, esperanza, en saber que con certeza el bien siempre va a triunfar sobre el mal” Presbítero Flores.

A %d blogueros les gusta esto: