Diócesis San Pedro Sula

Bendicen dispensario médico que atenderá de manera integral

Bendicen dispensario médico que atenderá de manera integral
La inversión sobrepasa los 35 mil dólares y fue posible gracias a un donante anónimo y Cepudo quien donó equipo médico.
Texto y fotos: Hellen Montoya Hand Aguilera
montoyahj9@gmail.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
María Concepción Galdámez no sabía a dónde asistir para que su pequeña de siete años de edad quien padece de convulsiones recibiera cuidado médico.
Según el relato de la señora no podía costearse una clínica privada y debido a que no tiene empleo no tiene seguro social, por lo que acudió al dispensario parroquial Santiago Apóstol, que recientemente fue inaugurado en la colonia Luisiana con el apoyo de Cepudo.
Esta vecina de la colonia Villa Ernestina gastó 150 lempiras que incluyen evaluación y medicamentos. “Son muchos problemas de salud que tiene mi hija. Me sirve de mucho este lugar porque gasto poco y recibo todas las medicinas gratis”, comenta.
Delmis Ramírez de Figueroa ha recibido una atención integral desde ayuda psicológica, salud corporal y odontológica. “A todos mis hijos he traído. La comodidad que recibo aquí es mejor que cualquier clínica privada o salud pública”.
La paciente testifica que en otro lugar ha gastado de 600 a 1,000 lempiras por el mismo servicio. “Tengo seguro social pero prefiero venir acá con mi familia por el buen servicio. Estoy satisfecha”.
Mientras que Orlando Ángel García recibe atención médica hace dos años. “Me han atendido por diferentes enfermedades, desde un resfriado hasta dolor de huesos”, detalla.
Don Orlando agradece por las consultas médicas pues ha sido de mucho beneficio para él y su familia. “Estas ayudas le tocan la espiritualidad a cualquiera. Los doctores tiene acercamiento y tratan bien a los pacientes”, concluye.
Recientemente  fue inaugurada la obra del dispensario Parroquial Santiago Apóstol creado por la Iglesia Católica y que hace dos años funcionaba en un salón de clases de la escuela San Diego de Alcalá.
Según Enemecio Del Cid, párroco responsable del proyecto, el costo por consulta  y medicamentos es de 150 lempiras y hay un costo mínimo para exámenes de laboratorio. Además el dispensario provee servicios médicos gratuitos y cuidado especializado a personas que no cuentan con seguro de salud y no califican para recibir apoyo del gobierno.
“Esta labor viene a responder a las necedades de los más pobres. Al día acuden de 25 a 30 pacientes y que las personas de escasos recursos no pagan nada”, asegura.
La consulta es de lunes a viernes; 12 médicos se turnan de 7:00 de la mañana a 5:00 de la tarde. También cuentan con más de 30 voluntarios de la comunidad dispuestos y motivados para organizar la Pastoral de la Salud. Con esta clínica son beneficiadas las cuatro comunidades de la parroquia y colonias aledañas.

 DONATIVO.  De acuerdo a Guadalupe Abufele, representante de Cepudo, fueron contactados a través de Food For The Poor, por un donante anónimo que quería colaborar con un centro de salud y como requisito del proyecto, pedían una institución católica que tuviera la capacidad de mantener un centro de salud.
“Esta acción es una bendición de Dios. Tuvimos pláticas con el padre Enemecio Del Cid y le ofrecimos el proyecto; al recibir la respuesta positiva se iniciaron los trabajos y después de siete semanas estamos entregando el edificio terminado”, indica, ampliando que parte del mobiliario fue donado por Cepudo.