Noticias

Jesús Buen Pastor, día en el que se resalta el papel del sacerdote

Jesús Buen Pastor, día en el que se resalta el papel del sacerdote La iglesia El Buen Pastor de San Pedro Sula conmemoró seis años de ser parroquia. En el evento rezaron por las vocaciones y al finalizar tuvieron  un convivio Texto y fotos: Hellen Montoya montoyahj9@gmail.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Edil Noé Guevara,  es un joven de 31 años de edad; cursa el octavo año de formación en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa en la capital de Honduras y pronto será asignado a una parroquia en San Pedro Sula para ejercer su trabajo pastoral.


De acuerdo al testimonio vocacional de este próximo presbítero, durante la adolescencia fue rebelde y se describe en esa etapa como una oveja descarriada.  “En mi infancia, mis padres me inculcaron principios cristianos y en la pubertad fui rebelde como todos. Iba a misa los domingos o la escuchaba por la radio para no ir a la iglesia”, recuerda.
En su juventud decide frecuentar más la parroquia San Pedro Apóstol de esta ciudad. Ya trabajaba y estudiaba, era independiente de sus padres. Siendo pasante de la carrera de Administración de Empresas,  escuchó el llamado y decidió responderle al Señor de manera positiva. “Sentir el llamado, es concebir una inquietud vocacional; esa voz de Dios que resuena en mi interior”.
Edil interrumpe sus clases para irse para el seminario mayor. “Al inicio costó que mi familia aceptara mi decisión pues siempre les decía que yo tendría mi microempresa familiar y que no trabajaría para otros”, detalla, ampliando que sus parientes se sorprendieron con la noticia.
“Mi madre aceptó más rápido; ya mi padre me cuestionaba pero ahora ambos me motivan y animan para que siga adelante”, cuenta el joven, originario de Lempira.
A su criterio la vocación una historia de amor. “Yo voy a ser sacerdote porque lo que me hace feliz es amar y el modo más pleno de amar que yo tengo es el sacerdotal”, explica, agregando que lo que ahora llena su corazón es el seguimiento a Jesús.
“Cada joven que quiere tomar en serio su vida debe proponerse meditar la Palabra de Dios, y participar más de la Misa, porque es allí  donde Dios habla e inclina el corazón a una misión concreta”, sostuvo,
Según Edil, esta vocación sacerdotal a la cual Dios lo ha llamado lleva consigo la exigencia de la santidad. Y la verdad que si Dios me ha llamado a ser receptor de este gran don es para tener la gracia de atender a las almas en la predicación de la Palabra de Dios y para impartir los sacramentos”. El seminarista concluye su mensaje motivando a los jóvenes a  que no tengan miedo si escuchan el llamado de Dios. “Retengan esa inquietud vocacional decidan responderle al Señor Jesús de manera positiva. Miedos hay muchos al inicio pero que después se van despejando todas esas dudas”.
A rezar por las vocaciones
El Cuarto Domingo de Pascua, la Iglesia Católica celebrara la festividad de Jesús Buen Pastor, día en el que se resalta el papel del sacerdote y en la que además,  realizan La Jornada de Oración de las Vocaciones.
Según el Padre Fernando Ibáñez, de la parroquia el Buen Pastor de la colonia Zerón, la imagen de Cristo es la representación más inspiradora de lo que debe ser un sacerdote, un pastor”.
Para Ibáñez esta Jornada busca recordar la responsabilidad del sacerdocio. “Se trata de la misma misión de Jesucristo, empujadas por el espíritu. Él llamó a los primeros apóstoles y hoy continúa haciéndolo. El Señor sigue llamando con la misma urgencia”.
El padre Fernando aseveró que la iglesia siempre está orando para que surjan las vocaciones sacerdotales y de la vida consagrada que se necesitan.
En su homilía dominical pidió a la feligresía hacer oraciones constantes por las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa. Además a seguir a Jesús Resucitado e inspirarse en su estilo de vida para orientar la propia vida con responsabilidad.
“La Iglesia siempre está en oración para que Dios vaya suscitando las vocaciones necesarias, tanto las consagradas como las sacerdotales, matrimoniales o la soltería que también es una vocación y es un servicio a Dios y a la Iglesia”.
El párroco describe que Jesús el crucificado, el que entrega su vida es el Buen Pastor. “Recordamos las condiciones de vida de los pastores, los largos periodos cuidando el rebaño, lejos del hogar, una vida de soledad, de carencias, compartidas solo con las ovejas del rebaño que se convierten en la única presencia viva”.
Añade que el evangelio habla de un pastor que afectuosamente ha puesto un nombre a cada oveja, tanto que las llama por nombre y ellas acaban por reconocer la voz de su pastor y obedecen a su llamada. Las ovejas escuchan su voz; él llama a una por una, las conduce y camina delante de ellas y lo siguen porque conocen su voz”.
Al final del mensaje expuso que el discípulo no recibe el don del amor de Dios como un consuelo privado, y no está llamado a anunciarse así mismo ni a velar los intereses de un negocio; simplemente “ha sido tocado por la alegría de sentirse amado por Dios y no puede guardar esa experiencia solo para sí”.
Recaudaciones La Diócesis de San Pedro Sula realiza una colecta extraordinaria para el sostenimiento del seminario diocesano, lo que a criterio de Ibáñez, sería necesario multiplicar por 15 las aportaciones de las parroquias para cubrir el presupuesto anual que sobrepasa los cinco millones de Lempiras.

Opiniones
Joselina Guevara
Fundadora de la parroquia
Me siento honrada de haber trabajado por esta parroquia. En la misa acudían unas ocho personas; hemos  trabajado en evangelizar.

A %d blogueros les gusta esto: