Choluteca Diócesis

Una joya preciosa en la zona sur

Una joya preciosa en la zona sur
“Los Santuarios están llamados a desempeñar un papel en la Nueva Evangelización de la sociedad de hoy, y que la Iglesia está llamada a poner en valor, pastoralmente, los impulsos del corazón que se expresan por medio de las peregrinaciones a los Santuarios y a los lugares de devoción” ( Carta Apostólica Motu Proprio “Sanctuarium in Ecclesia”).


Texto y Foto: Héctor Espinal
heroes207@yahoo.es
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El Santuario del Cristo de Esquipulas es uno de los lugares más hermosos que tiene actualmente la Diócesis de Choluteca, es una joya preciosa donde se respira la paz y la armonía; con un ambiente agradable que nos brinda la cantidad de árboles y jardines que existen en esta zona, haciendo de este lugar  un pequeño oasis en la ciudad.
El Santuario recibe constantemente visitas de la  Pastoral Educativa, Pastoral Universitaria y de todas las pastorales de las diferentes parroquias de la Diócesis, quienes organizan retiros espirituales,  charlas de formación, catequesis y capacitaciones que ayudan a formar y fortalecer los talentos del ser humano.
A su alrededor, la Asociación San José Obrero ha construido un Dispensario Popular, una Escuela Primaria, una Casa de la Juventud, un Centro Deportivo y se proyectan un Estadio, un Hostal para Peregrinos. Todas estas obras constituyen un verdadero polo de desarrollo donde Cristo es el Centro. Él es el verdadero Liberador. Él es quien trae la justicia y la paz a su pueblo.
Actualmente se está construyendo un salón de conferencias climatizado, que vendrá ayudar en la logística para organizar eventos que beneficiaran en el auto sostenimiento del Santuario. Es por eso que el Programa Talentos para Jesucristo se ha unido para apoyar,  organizando un concierto con el artista internacional Luis Enrique Ascoy para el domingo 14 de mayo a partir de las 7:00pm; dichos fondos serán para colaborar con el Santuario del Cristo de Esquipulas.
“Sanctuarium in Ecclesia” El papa Francisco en el mes de abril del presente año, a  través de su Carta Apostólica con forma Motu Proprio “Sanctuarium in Ecclesia” aprobó la creación de Santuarios Internacionales para impulsar la Nueva Evangelización.
La Carta Apostólica señala que “los Santuarios están llamados a desempeñar un papel en la Nueva Evangelización de la sociedad de hoy, y que la Iglesia está llamada a poner en valor, pastoralmente, los impulsos del corazón que se expresan por medio de las peregrinaciones a los Santuarios y a los lugares de devoción”.
El Pontífice reconoce en esta Carta Apostólica que “la piedad popular encuentra en el Santuario un lugar privilegiado donde poder expresar la bella tradición de la oración, de la devoción y de la confianza en la misericordia de Dios inculcadas en la vida de cada pueblo”. Estos lugares, a pesar de la crisis de fe que afecta al mundo contemporáneo, aún se perciben como espacios sagrados a los que acuden los peregrinos para encontrar un momento de tranquilidad, de silencio y de contemplación en la vida, frecuentemente frenética, de nuestros días.
También menciona el papa Francisco que los Santuarios pueden ser un verdadero refugio para encontrarse a uno mismo y para encontrar la fuerza necesaria para la propia conversión. En el Santuario los fieles pueden recibir un apoyo para su camino ordinario en la parroquia y en la comunidad cristiana”.
Por último subraya que “en el Santuario se abren las puertas a los enfermos, a las personas con discapacidades y, sobre todo, a los pobres, a los marginados, a los refugiados y a los migrantes”. Caminar hacia el Santuario y participar en la espiritualidad que estos lugares expresan son ya un acto de evangelización, que merece ser destacado por su intenso valor pastoral”. Por su naturaleza, el Santuario es un lugar sagrado donde la proclamación de la Palabra de Dios, la celebración de los Sacramentos, en particular el de la Reconciliación y la Eucaristía, y el testimonio de la caridad, expresan el gran empeño de la Iglesia por la Evangelización”.

ENTREGA  El Padre Alejandro López Tuero que desde 1989 celebra con gran devoción y entusiasmo la Novena al Santo Cristo de Esquipulas cada 15 de enero, que con alboradas, rosarios, celebraciones eucarísticas, bautismo, noches culturales que cultivan haciendo de una tradición en crecimiento.
En el año 1992  con financiamiento de la Asociación San Jose Obrero el Padre Alejandro inicia la construcción de la  plaza de la nueva evangelización que está ubicada en el centro del  ahora Santuario del Cristo de Esquipulas.
El Padre Alejandro manifiesta que en la Diócesis de Choluteca es el lugar donde ha gastado su vida activa; primero como formador en la celebración de la palabra en año 1966, después en la Asociación San Jose Obrero y en el Santuario de Esquipulas; ya que su tierra natal  Cuba y Canadá solo estuvo realizando sus estudios y nada de práctica.

HISTORIA  La historia comienza cuando Doña Concepción Reyes se traslada (en 1938) de su Goascorán natal a Piedra de Agua. Iba acompañada de su esposo, Don Cipriano Alvarado (Q.E.P.D.). Allí Doña Concepción cuida a una tía de su marido llamada Julia Velázquez. La anciana muere en 1948 después de diez años de enfermedad. En agradecimiento por su dedicación, Doña Julia regala a su sobrino, como única herencia, su querida imagen del Santo Cristo de Esquipulas.
El 15 de Enero de cada año, Doña Concepción organizaba una celebración en honor del Santo Cristo y exponía su imagen a la veneración popular. En 1951, Doña Concepción prestó la imagen para la última noche del Novenario de Don Santiago Ortiz (Q.E.P.D.). Por un descuido se cayó una de las velas y se incendió el altar. Sin embargo, el Crucifijo no se quemó. Solamente el Cristo se desprendió de la Cruz. Arreglaron la Imagen y volvió, con fama de milagroso, a poder de sus dueños Don Cipriano y Doña Concepción.
En 1989, el Patronato invita al Padre Alejandro López Tuero para celebrar la Fiesta del Señor de Esquipulas con una Misa en casa de Don Francisco Osorto. Al año siguiente, Don Armando Rubio regala un lote de terreno para construir una Ermita. Como el terreno era pequeño, decidimos buscar uno mayor. Entonces el Padre Alejandro, con financiamiento de la Asociación San José Obrero, adquiere dos manzanas en la recién creada Colonia Víctor Argeñal, donde ya están construidos algunos de los edificios del hermoso complejo que ya es bien conocido como Santuario del Cristo de Esquipulas de Choluteca.
Una hermosa réplica de la antiquísima imagen del Cristo de Esquipulas de Guatemala fue tallada en Sevilla (España) por el escultor Jesús Méndez Lastrucci. Es el Cristo que preside el Altar Mayor de su Santuario en Choluteca. Cientos de fieles cristianos acuden de todas partes a rezar, a dar gracias y a pedirle favores al Santo Cristo que los recibe a todos con los brazos abiertos.

A %d blogueros les gusta esto: