Me sentía perdida, pero opté que mi niño naciera

Me sentía perdida, pero opté que mi niño naciera En medio de la polémica que se han creado sobre el tema del aborto, surgen las voces que  nadie escucha,  las de las madres que con valentía tomaron la decisión de tener a su hijo, pese a todas las adversidades y ese hijo o hija muchas veces es fruto de una violación.


Texto y fotos: Hellen Montoya
montoyahj9@gmail.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Nelsy Hernández es una joven  de 19 años de edad, ante un embarazo inesperado optó por la vida en vez de practicarse el aborto que le sugerían.
“Cuando supe que estaba embarazada me puse muy nerviosa, no le hallaba sentido a la vida”, comenta la joven de siete meses de gestación.
La estudiante del primer año de Turismo cuenta que pensó interrumpir su embarazo pues sus sueños de graduarse, de viajar y divertirse se acabaría, además de la decepción que ocasionaría a su madre. “Me sentí tan mal cuando le dije a mi novio de mi retraso. Mi mundo se me vino abajo cuando él me dejó porque no quería arruinar sus planes”.
Testifica que su novio le sugiere abortar, también sus amigas. “En esa misma semana llegué a una Iglesia y lloré, le pedí a Dios ayuda. Aunque no tenía ni idea de que iba hacer, no imaginaba mi vida con un bebé, además de lo que diría mi madre”, recuerda.
Según la futura madre, tuvo que afrontar las consecuencias de sus actos y le confiesa a su madre sobre el embarazo. “Al inicio se molestó pues yo era su ejemplo pero ahora me está apoyando en todo”.
Para Nelsy, abortar significa asesinar. “Decidí rehusarme a cometer un crimen. No tengo un corazón malo para hacer esa atrocidad a pesar de no estar preparada para una responsabilidad así, pero sigo firme en mi dedición de tenerlo”.
La joven amplía que está emocionada con el alumbramiento e imagina cómo será su cara y que cuando le diga mamá, la llenará de felicidad. “Deseo verlo, tocar sus pequeñas manos”.
Por otra parte, Ángela Bardales, cuenta que a los 14 años de edad quedó embarazada y para que sus padres no supieran de su estado, decide acudir donde una señora especialista en abortos.
“Estaba tan asustada. Me introdujeron unas pinzas e inmediatamente grité para que no siguieran. Salí corriendo de allí”
Esta mujer decidió tenerlo y ahora su hija Karla Bardales tiene 23 años y testifica que fue una bendición tenerla. “Las adolescentes quedan embarazadas y lo primero que deciden es matar a su hijo por miedo a sus padres. Considero que lo que deben hacer mejor es campañas de prevención de embarazo y no permitir que maten a inocentes”.
Para Bethy López, la vida es sagrada. “Estoy en contra del aborto. Tengo dos hijos y no me imagino sin ellos; me desespero cuando estoy lejos de mi hijo Josué de siete meses de edad.Mientras que Jorleny Lara expresa que no puede describir la sensación de ser madre. “Es una inmensa emoción. Amo a mi hijo”, expresa mientras carga al pequeño Onán Méndez.
Selena Martínez está contenta con su hija de cinco meses de edad; la madre joven comenta que la interrupción de un parto se traduce como crimen. “Es una vida desde que comienza a formarse y deben dejarlo nacer”.

Lo salvó al darlo en adopción La señora María Hernández opina que un embarazo por violación no es culpa del niño. “No se debe

castigar un ser por algo que el padre biológico hizo”, detalla.
Doña María revela que en su adolescencia tras una violación tuvo un hijo al cual entregó en adopción. “No me arrepiento de haberle dado la vida”.  Ahora de 78 años recuerda los momentos difíciles que tuvo que pasar, pues su familia quiso obligarla a abortar, sin embargo, no estaba dispuesta al aborto. “No lo hice porque es un asesinato y no iba a presentarme así delante de Dios”.
La señora testifica que fue raptada por un hombre que la violó durante dos meses. “Cuando me rescataron ya estaba embarazada. Decidí salvarlo y  lo di en adopción”, revela.

Despenalización Recientemente, en el proyecto de Nuevo Código Penal que se discute en el Congreso Nacional,  específicamente en el artículo 196 se propone despenalizar el aborto para tres casos específicos entre ellos la violación. El tema de la despenalización  ha generado polémica entre varios sectores sociales del país; la Iglesia católica se ha pronunciado en contra. Para el filósofo Héctor Fortín, la sociedad busca una libertad total. “Esos que quieren esa autonomía luchan porque no se corte un árbol y para que no se maltrate a ningún animal, pero esos mismos luchan por despenalizar el asesinato de un ser que no puede defenderse”, argumenta.
A criterio de Fortín, la vida de las plantas y animales es la misma vida de un humano. “A veces me pregunto será que no se han dado cuenta que es la vida. Como pueden decir que un feto no es un humano; se les olvida que ese ser ya tiene un calendario genético, y ese nos dice que es un ser vivo con los mismos derechos que tenemos los demás seres”, cuestiona. En el caso de una violación, Fortín agrega que al interrumpir el embarazo convierten en criminal a una víctima del sistema. “Ese feto podría ser el hombre que dé mayores aportes a la ciencia para curar enfermedades como el cáncer”. El letrado concluye que es un crimen de lesa humanidad.

Estos grupos que promueven el aborto, por lo general no creen en la existencia de un ser supremo y esa falta de fe los lleva a la destrucción del mismo ser, pero sí luchan por los derechos de los animales, es absurdo”.
Héctor Fortín
Filósofo

Como pueden decir que un feto no es un humano; se les olvida que ese ser ya tiene un calendario genético, y ese nos dice que es un ser vivo con los mismos derechos que tenemos los demás seres”
Héctor Fortín
Filósofo

A %d blogueros les gusta esto: