Noticias

Con solemnidad, legionarios renuevan su promesa

Con solemnidad, legionarios renuevan su promesa Se llevó a cabo la fiesta anual de Acies que tiene como finalidad renovar la promesa mediante la consagración a María. Texto y fotos: Hellen Montoya montoyahj9@gmail.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Vestida de blanco y portando un rosario, Norma Marina López sale de su casa antes de las seis de la mañana de la López Arellano de Choloma para dirigirse al Centro Mariano Reverendo Cruz Ripa a renovar su promesa en la fiesta anual de Acies.   


Hace 25 años pertenece al presidio Maternidad María de la parroquia Virgen de Lourdes de Choloma. “Estamos orando por los enfermos y llevando caridad donde haya necesidad”, asegura.
Mientras que María Guadalupe Guzmán no puede ocultar su contentamiento al pertenecer por 28 años a la legión de María. Explica que trata de aplicar en su familia todos los conocimientos adquiridos dentro del movimiento. “Me siento llamada a poner en práctica las enseñanzas de la santísima virgen. Fue una mujer humilde y sufrida”.
Al igual que estas feligresas, con devoción y solemnidad unos 500 legionarios de María de diferentes parroquias de San Pedro Sula, celebraron la fiesta anual de Acies, en la cual todos sus miembros, activos y auxiliares renovaron sus promesas mediante la consagración a María con la frase: Soy todo tuyo Reina y Madre mía y todo cuanto tengo tuyo es.
El evento se realizó en el centro Mariano de El Zapotal; los legionarios marianos se consagraron al Espíritu Santo y a su capitana, la Madre de Dios, para recibir de ellos fuerzas y así continuar el servicio cristiano.
De acuerdo a la encargada del evento, Lourdes María Moreno, el movimiento cuenta con 27 grupos a nivel diocesano. “Manejamos la realidad nacional dando siempre la mediación de María con su intervención para que Jesús nos ayude sobrevivir a buscar un norte”, explica.
Moreno detalla que se reúnen semana a semana en las comunidades a manera de ser testimonios  desde el seguimiento de María. La Virgen nos lleva a Jesús. Hacemos un apostolado,  un servicio que se debe hacer semanalmente, ya sea hacer visitas a enfermos, a presos, a hogares para evangelizarles y también en las catequesis”.
Entre las virtudes a imitar a la Virgen están: “la obediencia, el servicio a los necesitados, humildad, compromiso y el amor, que debe ser el motor en los apostolados”, describe, añadiendo de que una legionaria o legionario tiene el  compromiso de difundir la devoción de la Virgen y tratar de imitar sus virtudes, rezar el rosario y realizar apostolados semanalmente.
En la fiesta, los legionarios cantaron himnos a la Virgen, en señal de agradecimiento por las bendiciones recibidas. Acto seguido, monseñor Ángel Garachana celebró la Santa Misa en compañía de los ministros y servidores del Altar, donde motivó a los laicos a no conformarse con solo orar desde sus hogares sino a participar de la pastoral de servicio e ir a predicar la Buena Nueva de Dios.
Además, Garachana inspiró  los legionarios a que no abandonen la comunidad ni el grupo, “No se marchen no se vayan. Perseveren en medio de limitaciones y compartan la fe y la salvación”, dijo, persuadiendo a que visiten a más enfermos y que hagan más obras sociales.
“Estén integrados en las comunidades locales anunciando el evangelio de Jesús, llevando su palabra. Esa es su misión: salgan, pónganse en camino”.

Legión  La celebración tuvo lugar en el centro mariano de El Zapotal dando inicio con el rezo del Santo Rosario con meditaciones y cantos marianos. Acto seguido, los legionarios fueron pasando de dos en dos ante el altar legionario presidido por una imagen de la Virgen, expresando la fórmula de consagración: “Soy todo tuyo, Reina mía, Madre mía, y cuanto tengo tuyo es”.
La Legión de María es un movimiento de apostolado Católico que tiene como finalidad animar la participación de los feligreses en la vida apostólica de la Iglesia, guiados por la maternal intercesión de la Santísima Virgen María.
El Manual Oficial de la Legión de María exhorta a sus miembros a vivir esta celebración. Dada la importancia que tiene para ellos la devoción a María, cada año se consagran individual y colectivamente, en un acto solemne llamado ACIES (Ejercito en Orden en Batalla de María).

A %d blogueros les gusta esto: