Noticias

Rinden homenaje a un Apóstol de la Misericordia

Rinden homenaje a un Apóstol de la Misericordia Recordado por su cercanía con la población. Visitó casa por casa y conocía a todas las personas del lugar. Su vehículo se había convertido en la ambulancia de la aldea. Un trabajo silencioso pero lleno de mucho amor.


Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
En el marco del segundo Domingo de Pascua, en el Santuario Nacional de la Divina Misericordia de la comunidad de Guayabillas, Francisco Morazán,  se rindió un homenaje póstumo al padre John Wallace, que hace algunos meses partió a la casa del Padre. Este apasionado servidor de la misericordia, fue uno de los pilares fundamentales en el trabajo que se realiza en esta comunidad de la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús que colinda con el municipio de Yuscarán.
Es muy recordado por su cercanía con la población. El presbítero visitó casa por casa y conocía a todas las personas del lugar. Su vehículo se había convertido en la ambulancia de la aldea. Viernes, sábado y domingo permanecía en este sector. Un trabajo silencioso pero lleno de mucho amor. Aún se conservan sus casullas y los vasos sagrados con que celebraba la Eucaristía. Son tesoros invaluables para la feligresía. Para recordar su obra, realizaron un mural con algunas fotografías y la biografía del querido padre John.
La fiesta de la Divina Misericordia, que coincide con el segundo Domingo de Pascua, gracias a que San Juan Pablo II designó ese día como fiesta de la misericordia, fue otro de los motivos, por los cuales decenas de fieles de varios sectores del país, llegarán a este santuario que ya tiene 17 años de existir.

TESTIGO Según el padre Mario Mejía, vicario de la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, “es una alegría celebrar este Domingo de Pascua, de la Divina Misericordia, donde ha sido eterna la misericordia del Señor,  porque aquí pasó un gran santo sacerdote, el padre John Wallace”.
Según relata el presbítero, este santuario fue designado en el año dos mil por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez. Por este lugar, afirma el padre Mejía “pasó un gran santo, aquí están sus casullas, el venía el viernes, sábado y domingo. Atendió a muchas personas, incluso me comentaba que en cierta ocasión estaba una persona evangélica, orando por un niño enfermo, el niño le dijo a la mamá que mejor trajeran al padre Wallace, que él se iba a sanar cuando el padre llegará. Al llegar el sacerdote hizo todo lo que normalmente hacía, terminando con la crucita que siempre  les hacía en la frente y el cipote hasta el sol de hoy no le ha pegado dolor de cabeza, son cosas tan sencillas pero la fe es el misterio, el padre Wallace era un hombre de Dios”.
Dijo que “hoy celebramos esta misa por él, la comunidad también tienen un mural sobre él, desde el dos mil hasta hoy estamos cumpliendo 17 años como santuario”.

Opiniones
Marcos Elio López
Feligrés
“El padre John Wallace era un hombre muy especial, era una gran persona, muy valiente, entregado a su trabajo, era una fe tremenda la que tenía, nos transmitía mucha paz, nos hizo mucha falta cuando se fue de aquí. Él era bien amoroso con sus hermanos, cuando alguno vivía muy lejos, él lo montaba en el carro y lo iba a dejar.

A %d blogueros les gusta esto: