Más del 70% de los hondureños se dedica al trabajo informal

Más del 70%  de los hondureños se dedica al  trabajo informal Más de 1 millón 200 mil personas trabajan de forma autónoma, hacen su propia actividad económica.” Los asalariados rondan los 650 mil personas, muchos de esos asalariados forman parte del gobierno, otros pertenecen a las grandes empresas. Texto y fotos: Suyapa Banegas sbanegas@unicah.edu Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Cada uno de mayo los trabajadores salen a las calles con pancartas, consignas y dejando sentir a la población su fuerza. Algunos cuentan con la dicha de tener un empleo y poder “celebrar” si se puede llamar así este día.

Otros en cambio aprovecharan estas fechas por ejemplo para agenciarse paradójicamente unos centavos en el dia del trabajador hondureño.
Tal es el caso de Juan Francisco Fonseca de 25 años de edad, este joven reside en el barrio la ronda de esta capital y hace escasos pocos días se ha “lanzado” a vender bolsas con agua en las cercanías de la Catedral Metropolitana.

“QUIERO SER ASISTENTE CONTABLE” “ Tengo un par de días nada mas de haber comenzado a vender, soy perito mercantil y he ido a empresas a buscar trabajo y no me ha salido nada, y quiero ganarme el dinero honradamente. Mi aspiración desde que estudie es al menos llegar a asistente de contabilidad,  incluso me he desempeñado en electricidad automotriz pero ya no encuentro nada”.
El fuerte sol hace mella en su rostro visiblemente fatigado, pero sabe que lo poco que gana a diario sirve para llegar a casa donde vive junto a su padre que es un hombre que no cuenta con un trabajo fijo y ya tiene 56 años.
“Si pienso en buscar una alternativa no quedarme vendiendo agua, pero tampoco podemos quedarnos esperando la nada, debemos buscar trabajo mi inspiración es trabajar de lo que me gradué pero espero en que esto cambie más adelante”.
Juan es un ejemplo de muchos que buscan la alternativa de un comercio informal debido a las dificultades de encontrar un empleo.

UN EMPLEO DIGNO El Secretario de la Central General de Trabajadores CGT, Daniel Durón aduce que la generación de empleo por sí mismo no resuelve el problema de la pobreza “un trabajador que esté ganando menos del salario mínimo y en este momento el 60% de las empresas incumplen el salario mínimo, qué puede hacer un trabajador con un promedio de 2500 a 3000  mil lempiras mensuales. El problema de empleo o la generación de empleo en sí, si no se le adiciona la palabra empleo digno no vamos a resolver el problema de la pobreza en el país”.
“Si no hay inversión interna y no hay inversión internacional no es cierto que haya generación de empleo, se puede generar empleo circunstanciales pero el 54% son trabajadores que no laboran entre 10 y 15 horas a la semana, si  un trabajador ya con el salario mínimo que anda entre 6500 a 7000 lempiras promedio no cubre el 25 por ciento de sus requerimientos básicos,  qué va a cubrir con 10 0  15 días a la semana por obra. Toda generación de empleo que no sea circunstancial, que no sea permanente, que no sea jornada plena, y que no sea en base a salario mínimo, como dice la OIT no va a resolver el problema”.
Es importante que se capacite al trabajador y se mejoren sus condiciones: “No hay mejor empleo que aquel que sea digno, estable, permanente y que dignifique y que capacite y que le permita al trabajador superarse. No es posible que un compatriota esté en un puesto de trabajo por 30 años manejando la misma máquina, haciendo el mismo trabajo, sin que el patrono o el gobierno lo incentive a que se capacite”.
“Debemos también pensar en la niñez y la juventud, alguien me preguntaba qué hacían los sindicatos por ese sector de la población y le dije: un sindicato que mantenga la estabilidad laboral de un compañero, que tenga un buen contrato colectivo, que le de becas para sus  hijos,  que esté  en mejores condiciones,  es la mejor ayuda que le podemos hacer la estabilidad laboral de sus padres y que ellos mismos tengan la opción de prepararlos”.

TRABAJO INFORMAL “Honduras es un país no de ornatos ni de grandes infraestructuras Honduras es un país de sobrevivencia, tenemos alrededor del 72 % de la gente en el sector informal, vea las calles de Tegucigalpa y Comayagüela están llenas de compatriotas.  Hay que buscar que las personas produzcan desde sus lugares,  que no se vengan del campo a la ciudad, es el momento de la gran redistribución para que las periferias no se vengan a las ciudades. Recalco que debemos procurar una conciencia social para cambiar la realidad que estamos viviendo”.
Algunas personas     que se dedican a este tipo de labor ya están organizadas, así lo explicó Durón :  “Hay nuevas alternativas organizativas,  no hay que olvidarse de las confederaciones obreras o de trabajadores, aquí hay de todos los segmentos de la sociedad no sólo sindicalistas, nosotros conseguimos un movimiento de trabajadores, no propiamente un movimiento sindical que aglutina vendedores ambulantes, aglutina campesinos, patronatos, sectores magisteriales organizados y no organizados sectores de mujeres y jóvenes.
Ahora estamos planteando  llegar a los desempleados que son los que más sufren frente al paro laboral que está arriba de 2.3 millones de compatriotas que no tienen la posibilidad de tener un empleo. El sector informal está creciendo peligrosamente,  72% de las Personas Económicamente Activa está en el sector informal. Esto quiere decir que apenas que un 27% está en el sector formal”.

SITUACIÓN ACTUAL Para conocer cuáles son las condiciones de empleo en nuestro país consultamos a Carlos Madero  Secretario de Trabajo y Seguridad Social de Honduras: ”En primer lugar es importante saber cuál es  la estructura del mercado de trabajo hondureño, éste al igual que la mayoría del mercado de trabajo en Centroamérica,  tienen altos grados de informalidad. Casi el 70% de las empresas son informales y eso se traduce también en los diferentes índices de medición de desempleo que son varios pero sobre todo se miden dos que son los más susceptibles;  primero tenemos una tasa de desempleo abierto relativamente estable muy parecida a la región que es de 7.3 % de desocupados, que representa alrededor de 250 mil personas, pero el problema más grande del mercado de trabajo es la tasa de subempleo invisible que representa el 43 por ciento de la población económicamente activa. En virtud que tenemos una tasa de informalidad  muy alta del sector empleador, eso se traduce también en tasas de subempleo que son personas que trabajan más de las horas que tienen que trabajar y ganan menos de lo que tienen que ganar”.
Madero expuso: “Son casos que uno puede mencionar;  un subempleado por ejemplo, es  una persona que se levanta a las 4 de la mañana  a hacer tortillas le dan las 10 de la noche en una colonia vendiendo  y su ingreso termina siendo menor que lo que establece la ley o casos donde hay trabajadores que  laboran más de doce horas diarias y no les pagan ni siquiera lo que corresponde al salario mínimo”.

CIFRAS Según el funcionario más de 1 millón 200 mil personas trabajan de forma autónoma, hacen su propia actividad económica. “Los asalariados rondan los 650 mil personas, muchos de ellos forman parte del gobierno, otros pertenecen a las grandes empresas y eso tiene una relación con la actividad económica y Obviamente Honduras tiene un desempleo estructural, se ha acumulado por más de 30 o 35 años, desde entonces  se  tienen tasas de desempleo.  Esto se acentuó  por problemas como el huracán Mitch o el conflicto político del 2009.
Se perdieron muchísimos puestos de trabajo pero el hondureño ante la pérdida de un empleo busca un autoempleo, eso es muy digno,  es la forma como el hondureño busca salir y cubrir sus necesidades”.

ESPERANZA ¿Qué oportunidades hay en materia laboral especialmente para la juventud?
Por primera vez se tiene una visión muy clara en tema de empleabilidad, primero tenemos dos instancias de mecanismos de trabajo;  por un lado tenemos el programa Honduras 2020, que es un programa de fomento a las inversiones sobre todo en seis sectores de la economía que se analizaron y que son los que Honduras tiene un potencial para crecer; uno es el sector textil, otro sector turismo, sector de manufactura intermedia ( construcción de cables y repuestos para vehículos).
Otros son los call center, sector  agroindustrial y otro es vivienda social. “ Estos son los seis sectores en donde Honduras tiene un potencial para crecer pero  obviamente estos sectores no maduran de la noche a la mañana ni crean  empleos permanentes.  Este programa está en la primera etapa, que es la etapa de promoción de inversiones”.
Asimismo explicó: “Transitoriamente a este programa que calculamos va a durar 5 años y genera empleos permanentes,  tenemos el programa de empleo de oportunidades donde está: “con chamba vivís mejor, chamba comunitaria, chamba joven,  programa de  microempresas de crédito solidario entre otras, estos programas son transitorios mientras el programa 2020 empieza a generar ya los empleos permanentes.  Esa es la visión”.
“Este programa 2020 tiene un componente de formación profesional no podemos pensar en obtener un trabajo en el cual yo no estoy formado va a haber un componente muy fuerte probablemente empieza este mismo año de formación profesional en los seis sectores de este programa, porque uno de los problemas del mercado laboral hondureño es la escasa formación de la mano de obra, necesitamos que nuestra población se forme”.

NUEVA LEY “Hay una nueva disposición legal que entra en vigencia casualmente con el motivo del 1 de mayo, esa es una muy buena esperanza para la clase trabajadora hondureña y para la regulación  del mercado laboral que es la Nueva Ley de Inspección Laboral, que no modifica las disposiciones laborales pero modifica el sistema sancionatorio”.
“Probablemente la reforma laboral  más importante de los últimos sesenta años desde que el Código del Trabajo se formuló,  porque establece un nuevo régimen de sanciones por ejemplo las sanciones ahora por incumplimientos de salario mínimo o incumplimientos que creen un perjuicio económico como horas extras se van a calcular individualmente  y va a ser un 25 por ciento del valor que se le adeuda  al trabajador, entre más se le adeuda a un trabajador más alta será la multa”.
La ley tiene otros derechos según explicó Madero: “tiene sanciones por derechos que no son de carácter económico, como acoso sexual laboral,  que tiene multas hasta de cien mil lempiras, antes teníamos problemas para que los empleadores dejasen entrar a los inspectores a los centros de trabajo y ahora se establece una multa de 250 mil lempiras por no dejar entrar a un inspector a un centro de trabajo, y multas por libertad de asociación a sindicación que puede llegar a los 350 mil lempiras.
“Por otro lado se prevé cuando un trabajador corre un riesgo inminente por ejemplo si un trabajador no tiene las medidas de seguridad necesarias.  El año pasado vimos una serie de trabajadores que murieron soterrados en la construcción por no tener una normativa como la que tenemos hoy,  entonces la Secretaria de Trabajo puede paralizar temporalmente la operación de una empresa hasta que se garantice el cien por ciento la seguridad de los trabajadores”.
“Lo que va a ser esta ley es paulatinamente ir modificando la condición del mercado de trabajo en perjuicio de las grandes mayorías, lo que busca al final de cuentas es la justicia social, dar a cada uno lo que le corresponde por su trabajo”.

A %d blogueros les gusta esto: