Noticias

Lucía, un milagro del Señor de la Misericordia

Lucía, un milagro del Señor de la Misericordia La feligresía de Nuestro Señor de las Misericordias conmemoró 13 años de ser parroquia Texto y fotos: Helen Montoya Handal Aguilera montoyahj9@gmail.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Lucía Elizabeth Cerros es una devota de la parroquia Nuestro Señor de las Misericordias de la colonia La Satélite de San Pedro Sula.


A sus 47 años testifica ser un milagro pues debido a una bacteria perdió sus dos riñones: estuvo 22 días en coma en 2015.
Entre llantos y suspiros, la parroquiana recuerda que mientras su familia firmaba el documento para la desconexión del respirador, despertó. “Dios me sentó;  al verme el médico inmediatamente rompió  la página y dijo: ella quiere vivir”, expresa con voz quebrantada.
Asegura que los galenos con asombro no pudieron explicar lo que pasó. “Yo no me senté con mis fuerzas; Dios lo hizo porque yo estaba con aparatos y entubada en el Seguro Social”, afirma.
La mujer agradece haber regresado de la muerte. “Cuando el nefrólogo me miró sentada, rompió la hoja de desconexión. Me volví a quedar dormida y desperté dos días después”.
Lucía explica que la recuperación ha sido dura, pues debido a la muerte cerebral que la tuvo en coma, debió aprender a hablar y a caminar de nuevo. “Quedé en silla de ruedas. Dios me sacó y me permitió volver a andar, ahora vivo por diálisis”, detalla, comentando que la misericordia ha sido inmensa. Ahora sirve con pasión en los grupos de la parroquia y dando testimonio constante de ese milagro.
Cadenas de oración  De acuerdo a esta fiel, su familia y la parroquia hacían constantes cadenas de oración pidiendo por la recuperación, e incluso el padre de la parroquia acudió a darle la santa unción. “Creer en las cadenas de oración fortalece a las familias, como al enfermo”, dijo, expresando que únicamente quienes han regresado de la muerte agradecen a Dios cada día”.

Tratamiento Lucía asiste tres días a recibir tratamiento de diálisis. La devota no puede aplicar a un tratamiento de trasplante de riñón porque durante una transfusión de sangre se enfermó de hepatitis y no aplica según los médicos.
“Estoy confiada. Si Dios me sacó de la muerte, me va a tener por mucho tiempo dando testimonio a todo al que conozca. “Estoy recuperando mi vida normal poco a poco. Ya retorné a mi trabajo. Ni la empresa a la que laboro ni la comunidad me ha dejado de la mano”, concluye.

Fiesta patronal La representación en el altar del Señor de la Misericordia da la bienvenida a los asistentes.
La comunidad de Nuestro Señor de las Misericordias, recién celebró su fiesta patronal. Las actividades iniciaron el sábado; dos días de reflexión sobre la Divina Misericordia, encabezadas por su párroco Josué Danny Hernández.
Desfiles de carrozas y una procesión con la imagen del Señor de las Misericordias por las calles de La Satélite, marcó el inicio de las festividades en honor al patrón de esa comunidad que cumple 13 años como parroquia.
El párroco de la congregación motivó a la feligresía a que participen del gozo y la misericordia de Dios en este tiempo pascual. “Vivan con alegría y gozo, sabiendo que el Señor nos perdona e invita a que perdonemos”.
La parroquia concluyó la jornada patronal con una misa presidida por monseñor Ángel Garachana, obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, en la que bendijo las imágenes de Jesús Misericordioso. El mensaje estuvo orientado a amar hasta el perdón y ser misericordiosos como lo fue Jesús.

Estamos muy contentos por participar en las actividades para celebrar nuestra fiesta patronal, año con año nos reunimos aquí”,
María Elena Ruiz
 Feligresa

A %d blogueros les gusta esto: