Noticias en desarrollo

Capitalinos saborean los dones de la misericordia

Capitalinos saborean los dones de la misericordia “El mundo encontrará la paz si se encuentra con la misericordia de Dios, si comienza a vivirla, transmitirla y a ver a sus hermanos con un corazón misericordioso”. Texto y fotos: Eddy Romero emromero@semanariofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Con mucho regocijo se celebró la fiesta de la Divina Misericordia en la Arquidiócesis de Tegucigalpa.

Una gran cantidad de fieles llegaron hasta el Coliseum Nacional de Ingenieros para participar en esta actividad que año con año realiza el Apostolado de la Divina Misericordia y la parroquia San Martín de Porres.
Comenzaron con una procesión desde la Plaza de las Banderas, donde se ubica una imagen de la Virgen de Suyapa. Desde allí se dirigieron al complejo deportivo para vivir con intensidad todo lo que allí se había preparado.
Durante todo el día, se compartieron temas en torno a la Divina Misericordia, hubo mucha animación e intensos tiempos de oración. El momento culminante se vivió en la tarde, cuando nuevamente se expuso a Jesús Sacramentado, se cantó la Coronilla y posteriormente se celebró la Eucaristía. Presidió estos actos litúrgicos el padre Carlos Rubio, párroco de la Iglesia San Martín de Porres. En la misa, se impuso el Sacramento de la Unción de los Enfermos y hubo oración de sanación, y liberación. Fue una fiesta de fe, de la cuales muchos pudieron acercarse a la confesión, ya que se impartió este sacramento de misericordia durante toda la jornada.

REGALOS DE LA MISERICOR Día El padre Carlos Rubio, pidió a los asistentes a esta jornada que no limiten la misericordia de Dios, “Él ya te ha perdonado, su misericordia ya te ha abrazado, sólo que tú tienes que perdonarte, tienes que confiar en Él y  en sus sacramentos. En el corazón de Jesús lleno de ternura brotaron estos dones, como rayos y reflejos de su resurrección”.
Y es que en este día, según afirmó, Jesús regala varios dones, “el primer don del resucitado es la paz, como don de la misericordia. El mundo encontrará la paz si se encuentra con la misericordia de Dios, si comienza a vivirla, transmitirla y a ver a sus hermanos con un corazón misericordioso”.
Explicó que la paz “significa un deseo de salud, armonía, paz interior, calma y tranquilidad  de modo, que cuando la Iglesia nos invita a dar este saludo, es de desearle todo lo bueno a una persona”.
Otro don del resucitado, que mencionó el presbítero es el perdón de los pecados, “toda la jornada de este día de la Divina Misericordia hemos tenido la oportunidad de reconciliarnos, si alguno no lo ha hecho hágalo,  porque Dios pretende con este sacramento darnos paz, la comunión, alegría, gozo, misericordia”.
Señaló que el perdón siempre lo necesitamos, “el Reino de Dios se puede resumir como el gran perdón de Dios, ofrecido a todos los hombres para volver a su alianza y ser hombres nuevos”. Otro de los regalos es una bienaventuranza “dichosos los que creen sin haber visto”.
“Somos dichosos porque creemos que Jesús resucitado está en la Eucaristía. Señor mío y Dios mío es una profesión de fe, es confesar que no hay otro señor, que no hay otro Dios más que Cristo resucitado” finalizó.

A %d blogueros les gusta esto: