La resurrección, tiempo propicio para renovarse

La resurrección, tiempo propicio para renovarse La buena noticia de Jesucristo, es comunicada con el anuncio que la tumba está vacía y Cristo resucitado devuelve a nosotros, su Iglesia la dignidad de hijos de Dios, redimidos en el sacrificio de su muerte.


Texto y fotos: Carlos Moreno
camoreno@unicah.edu
IV año de Teología Diócesis de Choluteca
La Semana Santa es un tiempo que expresa la fe de un pueblo que confía en la presencia de Dios en medio de ellos; de allí que afirmemos que ha sido visible cómo se vive estos días como un tiempo de gracia y de bendición, en la que los católicos de diferentes parroquias de Olancho se entregaron en cada celebración de nuestra fe.
Las huellas del resucitado, durante este tiempo de Pascua, son visibles para todos los que escuchando la Palabra de Dios, entregados con asidua participación en cada de los momento litúrgicos y expresiones religiosas de nuestros pueblos.
El pueblo de Dios, cada vez más reconoce la importancia de la preparación espiritual durante la Cuaresma, teniendo como único horizonte el volver al Padre que es misericordioso y ama de manera real.
El Señor se manifiesta al pueblo, a través de la misma fe con que el pueblo se da en cada celebración de la semana de las semanas en el cristianismo que bajo el Triduo Pascual ofrece la mayor verdad de nuestra fe: Cristo ha resucitado, ¡verdaderamente ha resucitado!.

ALEGRÍA En las diferentes parroquias de la diócesis se vivió con gran fe y devoción; donde se deposita el sentir y el caminar del pueblo de Dios. Monseñor José Bonello ofm, Obispo de la Diócesis de Juticalpa, compartió en la parroquia San Francisco de la Paz, exclamó con gran júbilo que en este año la Iglesia que peregrina en Olancho se une a la Iglesia universal, para trabajar por la santidad de la familia.
La Iglesia olanchana también expresó toda su alegría, con la generosidad y compromiso de los agentes pastorales que prepararon con todo su corazón cada una de las celebraciones que hacen de esta semana la más especial en la fe del pueblo católico.
También ha sido momento de gozo el compartir de una gran cantidad de laicos comprometidos que se encuentran en estado de evangelización en diferentes partes de nuestra diócesis enviados a misionar a comunidades el anuncio de la Palabra de Dios apremia.
La Misa Crismal fue una renovación de los presbíteros junto a su obispo; en el cual el pastor de Olancho, pidió a la feligresía que “oren por sus pastores, no dejen de orar por nosotros”.

AGRADECIMIENTO De igual manera monseñor José dio gracias a Dios, por todos aquellos misioneros que partieron a comunidades de sus parroquias para proclamar el Evangelio de manera permanente. De manera especial jóvenes de la parroquia Santa Gertrudis han dado si al Señor para este tiempo especial.
Entre la riqueza del pasado, se palpa nuevos signos de vida pastoral y evangelizadora en la manera de celebrar la Semana Santa, un deseo profundo de anunciar a Cristo a través de nuevos métodos y formas se ve entre los jóvenes de manera especial; esto plantea un renovar que es inevitable y contagioso entre aquellos apasionados por el Reino de Dios.
La buena noticia de Jesucristo, es comunicada con el anuncio de que la tumba está vacía y Cristo resucitado devuelve a nosotros su Iglesia la dignidad de hijos de Dios, redimidos en el sacrificio de su muerte.

A %d blogueros les gusta esto: