Noticias

Fervoroso Triduo Pascual en diócesis copaneca

Fervoroso Triduo Pascual en diócesis copaneca Un tiempo de encontrarnos con nosotros mismos y revisar nuestro interior… ¿Cómo está nuestro corazón  para que Jesucristo resucite en nosotros y avive el fuego de su Espíritu?


Texto y fotos: Manuel Alfaro
alfmanhn@yahoo.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La Semana Santa renovó en los fieles de occidente el sentido de la familia y la entrega al trabajo por la obra de Dios, movidos por el reconocimiento de la pasión de Cristo como sacrificio máximo del amor del Padre con toda la humanidad.
El Espíritu Santo sopla cuando quiere, donde quiere y como quiere, por eso la pascua nos llama a la unidad y celebrar la victoria de Cristo, del cordero sin mancha y sin defecto, como dice la Carta a los Hebréos.
En Santa Rosa de Copán  la comunidad católica celebró a lo grande  estos símbolos partiendo con la Misa Crismal y la bendición de los aceites sagrados para actos litúrgicos y ceremonias religiosas, con la presencia de todo el presbiterado de la Diócesis y cientos de fieles, recordando también la institución de la Eucaristía en la Cena del Señor  y la celebración del Día del Sacerdote,  donde monseñor Darwin Andino aprovechó para felicitar al padre Luis Corea de 90 años de edad  y más de 50 años de orden sacerdotal de la parroquia de san José de Copán.

TRIDUO PASCUAL Durante la Eucaristía de la Cena del Señor se realizó el lavatorio de los pies que nos recuerda lo que Jesús hizo con sus discípulos, perfectamente lo podemos hacer nosotros con cualquier persona, demostrando nuestra humildad y amor a los demás olvidando las diferencias, pues para Jesucristo todos somos iguales.
La pasión debe hacernos saltar hacia la fe. Las procesiones del Viernes Santo son muy especiales en el occidente del país, ya que son el espacio propicio para hacer un sacrificio corporal y espiritual, al mismo tiempo la oportunidad de demostrar los dones, arte y talento con los cuales Dios bendijo nuestras vidas y nos pide ponerlos al servicio de la obra.
Para el deleite de propios y extraños las alfombras de este día nos dan la satisfacción de halagar el paso simbólico de Jesús en aquellos momentos de sacrificio en su pasión y muerte, son como un beso y caricias a los pies del Salvador del Mundo, una poesía de color con elementos de la naturaleza y el sudor de sus hijos. No sólo es cultura y tradición, es fe, es amor, es agradecimiento al Señor por haber tenido compasión de nosotros.

EUCARISTÍA Monseñor Darwin, dijo que “Jesús instituyó la Eucaristía; esta celebración debe de ser hasta su regreso, todos los días, la Eucaristía debemos recibirla como una unción para ser mejores personas y que Jesucristo habite en nosotros, hacer las cosas con el Espíritu Santo, no por compromiso o para que nos miren, no se trata solo de oír misa… se trata de celebrar ese recuerdo de la última cena del Señor con los discípulos, para nosotros en la figura de la Eucaristía, con un corazón agradecido y dispuesto”.
Asimismo, afirmó que “antes las personas para recibir a Jesús Eucaristía se confesaban, hoy se ha perdido esa costumbre, ese compromiso, como no tenemos conciencia de pecado nos da lo mismo y despreciamos la Eucaristía. Debemos ir con nuestra mejor vestidura, alegres,  porque se va a una fiesta, por eso cada vez celebrémosla como la última de nuestra vida”.

JESUCRISTO ES EL UNGIDO Y EL ENVIADO DEL PADRE. Monseñor Andino también dijo: “Recordemos nadie puede ir por allí predicando a sus anchas y según su razón, es el Señor que nos envía a anunciar el Evangelio, Jesús nos invita a huir de todos los halagos que nos pueda hacer el enemigo a través de las personas diciéndonos que somos buenos para predicar, cantar, tocar, servir, alimentando nuestro ego, el cristiano debe poner siempre primero al Padre como lo hizo Jesucristo que fue obediente hasta la muerte”.
Detalló que “hemos sido ungidos para bendecir no para maldecir, para aliviar y no para golpear, no sólo con las manos sino con las palabras, aquellas que hacen daño, damos golpes tremendos sin saber que se los damos a Jesús”.
“Una persona ungida tiene el Espíritu Santo por lo tanto debe hablar de la palabra de Dios, no sus palabras, porque es el quien pone palabras en nuestra boca, por esto hay que tener una intimidad con la palabra, para dar palabras de vida eterna”.
A los laicos les dijo que “ya es tiempo que tengamos esa intimidad con la Palabra, ¡hay que leer la Biblia! ….. Escucha Israel… este es mi hijo amado… escúchenlo”.

BENDICION DEL FUEGO En la Vigilia Pascual en la parroquia San Ramón y Camalote de la aldea de Talgua, municipio de Lempira, el padre Juan Ángel Gutiérrez dijo que “Jesucristo que es la luz, debe de encender en nosotros el deseo de la santidad y el con su resurrección ha eliminado la oscuridad en que vivíamos”. De igual manera dijo que “si no nos convertimos a la luz de nada sirve que vengamos a misa siempre, por eso esta fiesta es muy importante, porque de ella depende que tomemos conciencia de ser luz para los demás  y caminar en la luz”.
“La Vigilia Pascual tiene que afectar nuestras vidas, dándoles un nuevo brillo, que nuestra vida cambie, que de fruto, que no se quede sólo en la candelita y la bendición del agua; tenemos que dejar el hombre viejo, dejarlo morir y nacer de nuevo en Cristo. Tenemos que estar del lado de Jesús, para no estar desnutridos en la fe, por eso celebremos la resurrección de Cristo” dijo.

A %d blogueros les gusta esto: