Noticias

El fervor se desbordó en la parroquia San Vicente de Paúl

El fervor se desbordó en la parroquia San Vicente de Paúl La parroquia acogió a decenas de católicos que llenaron cada espacio con fervor y alegría durante la fiesta pascual del Sábado Santo,  en la que participaron seis seminaristas, cuatro vicentinos y dos de la Diócesis de San Pedro Sula.


Helen Montoya Handal Aguilera
 montoyahj9@gmail.com
Fotos Mario Enriique Mejía
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Decenas de cristianos católicos, luciendo sus mejores galas, se apersonaron a la parroquia San Vicente de Paúl para presenciar de la misa del lunes santo. Muchos creyentes subrayaron en rojo el calendario para acudir a la programación de la Semana Mayor.

Solemnidad. Con entusiasmo e incienso alabaron a Dios en el transcurso de la jornada. En el recinto religioso sobresale un eslogan “La familia, la casa y escuela del amor”, mientras que al centro del altar resalta la imagen de Jesús crucificado que presenta la expresión de ‘mirar el sufrimiento que padeció por la humanidad’ con un sobrecogedor dolor y ternura que enmudece a su entorno, mientras que a su derecha yace la representación de la virgen María.
Con profunda solemnidad, la feligresía escucha el sermón que ofrece el padre José Vicente Nacher sobre la puesta en escena del significado de la Semana Mayor. Un silencio que contrasta con súplicas de misericordia, una casa que es una vereda de tranquilidad.
En su interior, las corrientes de aire que se cuelan por las puertas, brindan un soplo de frescura a los que llegan a rezar o meditar, todo un fervor de Lunes Santo en este arranque de su Semana Mayor.
Mientras que el Viernes Santo vivieron la crucifixión y muerte de Jesús en un recorrido por el Barrio Paz Barahona donde realizaron representaciones sobre la pasión de Jesús.

Sábado en vela Por otra parte, esa misma parroquia, acogió a decenas de católicos que llenaron cada espacio con fervor y alegría durante la fiesta pascual de Sábado Santo en la que participaron seis seminaristas, cuatro vicentinos y dos de la Diócesis de San Pedro Sula.
El padre Nacher expresó que la liturgia se llevó a cabo con mucho esmero y cuidado.
“El mensaje general ha estado en línea con lo que monseñor Ángel Garachana nos ha enseñado: la familia y la pascua para vivirla, y compartir la resurrección de Cristo. En la Vigilia Pascual escuchábamos esas palabras de “Id a Galilea, allí me veréis”, el lugar donde está nuestro origen,  nuestra casa y nuestra familia”, dijo el párroco, agregando que Galilea es el lugar de las primeras enseñanzas de Jesús donde aprendemos a conocer el amor de Dios. “Galilea es nuestra familia, casa y escuela del amor”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: