Fieles celebran la victoria de Jesús

Fieles celebran la victoria de Jesús Dentro del templo un grupo de jóvenes esperaba el trascendental momento en el que recibirían el Sacramento del Bautismo y la Confirmación, el Cardenal Rodríguez les animó a ser luz en medio de las tinieblas, fieles testigos del amor de Cristo. Texto y fotos: Suyapa Banegas sbanegas@semanariofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Después de pasar tres días en el  sepulcro Él nos demuestra que la muerte no es el final. Cristo venció y pasamos de las tinieblas a la luz. Y es eso lo que se vivió en la Catedral Metropolitana San Miguel Arcángel de Tegucigalpa en la gran Vigilia Pascual.


El templo a oscuras mientras tanto en las afueras del mismo se bendijo el fuego por Su Eminencia Cardenal Óscar Andrés Rodríguez quien estuvo a cargo del Pregón Pascual; canto  de mucho significado y con el que se inició  una espléndida Liturgia en donde se conmemoró  toda la historia de la salvación acompañada de cantos muy alegres.

SIGNOS DE LA RESURRECCIÓN
Después de uno de los signos: el fuego le siguieron otros como la luz, el altar se vistió de blanco y la entonación del Gloria y el Aleluya aparecieron de nuevo ya que habían estado ausentes durante cuarenta días.
Luego el Padre Juan Carlos Martínez, párroco de esta Catedral proclamó el Evangelio en donde se narra el momento en que en ángel del Señor anuncia la resurrección de Jesús a las mujeres que lo buscaron al tercer día en el sepulcro.
En la Homilía el cardenal Rodríguez brindó un mensaje de suma esperanza a los presentes, al mismo tiempo les invitó a encontrarse con Jesús resucitado en cada uno de los sacramentos y en las realidades que se viven en la actualidad.
Dentro del templo un grupo de jóvenes esperaba el trascendental momento en el que recibirían el sacramento del Bautizo y la Confirmación, el Cardenal Rodríguez les animó a ser luz en medio de las tinieblas, fieles testigos del amor de Cristo.
Uno a uno pasó frente al Altar Mayor para vivir cada momento y ser ahora nuevos testigos de Cristo, miembros de nuestra Iglesia.
Y con esta invitación los feligreses partieron a sus hogares pregonando la resurrección del Señor Jesús.

A %d blogueros les gusta esto: