Noticias

Editorial del Domingo 23 de Abril de 2017

Agua: prioridad para el Distrito Central Según el Instituto Nacional de Estadísticas, el Distrito Central es el municipio más poblado de Honduras. Según el último Censo del año 2013, contaba con un total de 1.2 millones de habitantes (l4% del total de población hondureña).


Estos datos confirman la situación histórica de una metrópoli que siempre ha tenido una población elevada y creciente, así como ha sido fuente de continuos movimientos de migraciones nacionales e internacionales. Hoy se estima una población de 1.5 millones.
Junto con los cambios en el volumen poblacional, también, en los últimos años y principalmente en la zona de Tegucigalpa,  el Municipio ha experimentado profundos cambios urbanísticos, que han ido conformando sectores habitacionales donde destacan los edificios de varios pisos.
Habitantes y construcciones están enclavadas en una topografía irregular, donde han existido grandes fallas geológicas que han causado destrucción por derrumbes. Algunas de las cuales han sido atenuadas en sus efectos destructivos, por la eficiente ayuda de la Cooperación Japonesa.
Otro aspecto cambiante, en los últimos años, ha sido el crecimiento vehicular capitalino, pues se estima un total de casi 300.000 automóviles y más de 150.000 motocicletas, que circulan diariamente por las distintas calles y avenidas, creando grandes congestionamientos del tráfico vehicular, así como enormes problemas para encontrar estacionamientos seguros y adecuados para mantener un tráfico fluido.
Los numerosos edificios de varios pisos, que han surgido en los últimos años, han sido la causa de una mayor demanda de agua potable, para el servicio de quienes los habitan, como vivienda u oficina. Desgraciadamente, se han autorizado los permisos requeridos para la construcción, sin tomar en cuenta que no han existido aumentos proporcionales en las fuentes de abastecimiento de agua potable.
A mayor abundamiento, es necesario destacar que existen numerosas fugas en tuberías que transportan el agua bajo tierra hacia las edificaciones. Así como un colapso del sistema de aguas negras, en el cual la mayoría de los tubos de conducción necesitan ser reemplazados, lo cual significa un costo oneroso.
La actual Municipalidad, está a punto de recibir el sistema de abastecimiento de agua de la ciudad de parte del SANAA, que como institución asume otras funciones,  lo cual significa una nueva etapa en la solución de la periódica escasez del vital líquido que ha sufrido la población capitalina. Todo lo cual debe ser para mejorar el suministro del agua.
Es importante la estrategia de la Municipalidad del Distrito Central, de construir puentes aéreos, túneles y rotondas. Es un esfuerzo titánico por resolver el caos vial en que se ha convertido la capital, que desgraciadamente, algunas veces es causa de pérdida de valiosas vidas humanas en negligentes accidentes de tránsito.
Pero es igualmente importante asumir desde ya el compromiso del abastecimiento de agua potable, ya que se ha pronosticado un largo y ardiente verano como consecuencia del cambio climático.
Y según las informaciones transmitidas a la ciudadanía, ninguno de los embalses que abastecen el Distrito Central, está en capacidad de proveer agua en el verano sin que estén sujetos a severos racionamientos.
Por lo cual, es importante que se mantenga bien informada a la población, para que toda la ciudadanía se una en campaña cívica para hacer un uso racional del agua disponible, de manera que se evite el desperdicio para lo cual será necesario establecer un sistema de vigilancia en todos los barrios.
El mismo control habrá que realizar en aquellos barrios altos, que serán abastecidos por los pozos que se han perforado en esos sitios, pues la dignidad de cada persona tiene que ser respetada, dándole el abastecimiento suficiente para suplir sus necesidades básicas de subsistencia sin importar su condición socioeconómica.
La Municipalidad del Distrito Central necesita enfocarse de inmediato en el suministro adecuado de agua para que sea factible, que todos los hogares puedan soportar el prolongado verano que ya ha comenzado, con incendios de zacateras, bosques y casas de habitación. Afectando a los más pobres.
Nos afirmó el Señor Jesús. “Yo estaré con ustedes todos los días…hasta el fin del Mundo”.

A %d blogueros les gusta esto: