Iglesia

¡Ser esposa de Cristo es la más bella vocación!!!

¡Ser esposa de Cristo es la más bella vocación!!!
Este 25 de Marzo, en la Parroquia “Santa Cruz”, en Santa Cruz de Yojoa.  Ha sido para las Misioneras de MARILAM, un día de gracia y bendición. La hermana Nora Marina Oviedo Rivera, ha hecho su Consagración Religiosa Definitiva,  por medio de los Votos de Pobreza, Castidad y Obediencia.
En un ambiente sencillo, muy familiar y solemne,  nos dimos cita para ser testigos del compromiso que esta hermana haría públicamente.
Nora Marina Oviedo Rivera, es originaria del Municipio de Santa Cruz de Yojoa, Departamento de Cortés, Diócesis de San Pedro Sula. Es hija de Humberto Oviedo y Juana Marina Rivera,  de una familia de seis hermanos ella ocupa el tercer lugar.
Ingresó a la Congregación de las Hermanas Misioneras de MARILAM, el  02 de febrero del año 1999. Experimentó la llamada de Dios en su vivencia de fe en la Parroquia de la Santa Cruz, contribuyendo pastoralmente como Catequista en su comunidad  y también fue motivada por el testimonio de las Hermanas Misioneras de MARILAM presentes en su parroquia. Después de varios años de Juniorado,  hoy con un corazón agradecido por toda la experiencia vivida en esta Etapa, Consagra su vida a través de los Votos Perpetuos. Damos gracias a Dios por el don de la vocación, con la que bendice a su hija y a la Iglesia misionera, pues ella se Consagra Definitivamente al servicio de la Misión sin Fronteras. Que la fuerza del Espíritu la acompañe en  todo momento,  para que como María, su Sí, que es para siempre,  sea sostenido con la gracia y fidelidad del Señor.
La Eucaristía fue presidida por Monseñor Ángel Garachana Pérez, CMF, Obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, quien de manera profunda y sencilla nos ayudó a tomar conciencia del significado y valor que tiene el “Ser Consagrada”. Quien se Consagra, renuncia, se separa, se apartada de… para ser totalmente propiedad  de Dios, viviendo plenamente la Consagración a través de cada uno de los Votos. Para quienes presenciamos esta celebración, es la entrega total de la hermana Nora Marina, que sintiéndose profundamente amada por Dios,  le corresponde a ese inmenso amor aceptando y permitiéndole  ser solamente para Él.
A esta Eucaristía asistieron algunos Sacerdotes amigos de la Congregación, algunas Congregaciones Religiosas, sus Familiares, amigos y amigas de la hermana Nora Marina, así como Asociados y Bienhechores de las Hermanas Misioneras de MARILAM; algunos llegados desde el Salvador, Nicaragua y Honduras. Le acompañaron también los Feligreses de la parroquia Santa Cruz y de los lugares donde ella ha realizado su Labor Pastoral.
La ceremonia terminó con unas alentadoras palabras de agradecimiento por la hermana Nora Marina y con un rico almuerzo.