Diócesis La Ceiba

El Domingo de Ramos La Ceiba desbordó su fervor

El Domingo de Ramos La Ceiba desbordó su fervor
Bajo el ardiente sol de verano una multitudinaria procesión de aproximadamente 6,000 fieles católicos, rememoraron la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.
Texto y Fotos: Rolando Obando
roja_obando@yahoo.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Sobre las calles de la ciudad de La Ceiba se tejieron alfombras de palma, sobre las cuales pasó la procesión que conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén, más de seis mil personas acompañaron el recorrido encabezadas por el obispo de esa Diócesis monseñor Miguel Lenihan.
El punto de partida fue la famosa y conocida, Cruz del Perdón en la Avenida san Isidro, en la esquina de la escuela que lleva el mismo nombre,  Monseñor Miguel Lenihan junto con los sacerdotes, Carlos Rodríguez,  Justo Noel Pagoada, Emilio Chirinos y Mario Arteaga, se unieron a la peregrinación junto con los más de 6,000 fieles católicos, que cantaban y algunos hasta bailaban de alegría, vitoreando la entrada de  Jesús. La procesión se inició  después que el obispo Lenihan pronunció una oración  y el agradecimiento a todos por estas juntos celebrando el inicio de la Semana Mayor.
¡Hosanna, Hosanna, cristo vive!  fue la consigna que se escuchó en todo lo largo del recorrido sobre  la Avenida san Isidro. Desde las 6:45 am familias enteras con una actitud de escucha, de oración y perdón se aglutinaron en el lugar de donde partiría la procesión. Antes de salir todos los presentes levantaron sus palmas para que fuesen rociadas con agua bendita
Mientras transitaban  pasaba sobre alfombras de ramas de palma seguidamente, caminaron hasta  la escuela Bilingüe La Ceiba, antes Internacional, en el trayecto cientos de fieles, se sumaban con sus palmas en mano, dispuestos a caminar bajo el fuerte sol  y la temperatura ambiente 36 grados centígrados.
Las instalaciones donde se desarrolló la Eucaristía  fueron insuficientes para que pudiesen  estar presentes todos los participantes.  Solamente 2,500 personas cabían,  las restantes se quedaron en los predios, en los alrededores, mientras otros se marchaban a sus casas, sabiendo que ya habían dado acompañamiento a la procesión.

LUCHAR POR LA PAZ.  Una vez iniciada la Eucaristía  Monseñor explicó el significado de las palmas,  que son un signo de martirio, entrega, sacrificio, así como los verdaderos cristianos que ofrendaron sus vidas al servicio del bien común.
“Sean mártires dando la vida por los demás, no derramando sangre, no violencia, sino entregándonos en cuerpo y alma, sirviendo al desvalido, al que sufre hambre, miseria y dolor, al enfermo”. Dijo Monseñor Lenihan .
Agregó: “Carguen su Cruz, signo poderoso en nuestras vidas cristianas, ya no la tomemos como signo de tortura y muerte, ahora es signo de redención y amor, recordemos que Jesús que ofrendo su vida en la Cruz por todos nosotros, para que fuésemos salvos”.
“En esta Semana Santa muchos se llenan de un doble sentimiento, el verdadero cristiano vive la Semana Santa con recogimiento, fervor y amor cada día desde que empieza la Cuaresma hasta llegar a vivir la pasión, vida, muerte y resurrección de Jesús“.
“Mientras hay otros cristianos que se alegran,  por qué? Pues para ellos es música, diversión, alcohol, sol, playa y arena. Si bien es cierto muchos vivimos un calvario, como ser hambre, pobreza, miseria, desempleo, enfermedad y muerte, recordemos que el calvario que Jesús padeció fue para darnos vida a todos nosotros y vida en abundancia”.
“El tener y disfrutar de vacaciones, no es malo, pero tenemos que vivirlo con moderación, en familia, en paz, armonía y amor, ya que muchos gastan lo que no tienen. En estas fechas, sobregiran sus tarjetas de crédito y cuando finaliza la Semana Santa se llenan de tristeza, ya que regresan a sus hogares, sin dinero, con deudas, quemados, agotados, y algunos regresan sin un miembro de su familia, pedimos a Dios que no sea así”.
“Mientras que un  verdadero cristiano goza lleno de alegría ese domingo,  porque sabe que Jesús ha resucitado, está Vivo.

JESÚS EN LA PLAYA.- “Nosotros los Ceibeños tenemos a Jesús en las playas, si así como lo escuchan, ya que tenemos un maravilloso grupo de jóvenes, laicos y sacerdotes comprometidos en llevar la Palabra de Dios a esas playas, llevando diversión, juegos para chicos y grandes, gracias padre Heraldo y a Carol Restaine, que siempre esta dispuestos a presentar a Jesús en las Playas.
Algo muy importante seamos coherentes de lo que decimos con lo que hacemos? Recordemos que en los tiempos que Jesús entró a Jerusalén todos los que le seguían gritaban Hosanna, bendito el que viene en el nombre del señor, el rey de Israel y luego esos mismos que gritaban a su favor, le dieron la espalda en su calvario y gritaban mátenlo, crucifíquenlo…
No seamos como ellos con doble moral, muchos hermanos vamos a la Iglesia, ahí cantamos, oramos y lloramos, pero una vez salimos de ahí, somos otros nos convertimos en verdugos, gritamos, vociferamos, ultrajamos, llegamos a casa peleando y dañamos a quienes más amamos.
Propongamos a ser diferentes, no sigamos crucificando con nuestros actos  y comportamiento a Jesús.

A %d blogueros les gusta esto: