Arquidiócesis

Algarabía en la Arquidiócesis, por Jornada Juvenil de Ramos

Algarabía en la Arquidiócesis, por Jornada Juvenil de Ramos
Los jóvenes armaron lío durante todo el trayecto, vivas, porras, gritos, cantos, dinámicas, fue parte de lo que se vivió en esta caminata, donde ni el calor y ni el cansancio fue obstáculo para llegar al encuentro con Jesús.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Alrededor de cuatro mil jóvenes de las diferentes parroquias de Tegucigalpa llegaron hasta la Basílica de Suyapa, y con el entusiasmo que caracteriza a la juventud hondureña se dispusieron a participar de la Eucaristía presidida por el padre Lenin Cruz, asesor de la Pastoral Juvenil,  junto a él estuvieron otros sacerdotes. Al finalizar la Misa, la multitud de jóvenes con sus ramos en mano emprendieron rumbo al complejo deportivo de la Villa Olímpica donde El Cardenal Rodríguez los esperaba para compartir con ellos el mensaje alentador enviado por el papa Francisco.
Este año la Jornada lleva por nombre “Convertidos por amor”, con la idea de que en cada signo representado durante el trayecto los jóvenes reflexionaran sobre el sacrificio que Jesús hizo por nosotros y se comprometieran a realizar un cambio en sus vidas.

SU ASESOR Durante la misa el padre Lenin dijo a los muchachos: “qué bonito cuando los jóvenes no ven la distinción de carismas, no dicen soy de tal grupo, de tal movimiento, sino que se dejan congregar por el Dios del amor para celebrar en un sólo culto al Señor, estamos reunidos como Pastoral Juvenil (PJ), pero también como familia, como hermanos vamos juntos caminado, el Maestro es el que va adelante. Es importante que miremos nuestro corazón, cuando está dividido, encontramos odio, pecado, dolor, sufrimiento, y tantas cosas que van lastimando esa dignidad de hijos de Dios que cada uno de nosotros tenemos, jóvenes estamos llamados a ser fermento de la masa, pero para esto tenemos que vivir en unidad con el Dios del amor, dejarnos congregar por Él implica a su vez creer plenamente en Él para comenzar a crecer”.

MISIÓN CUMPLIDA Al llegar a la Villa Olímpica, los ánimos aun persistía en los jóvenes, quienes fueron recibidos por su pastor, el cardenal Rodríguez, todo estaba listo, el ambiente era de total alegría, una vez que todos estaban en sus lugares, el obispo compartió con ellos el Mensaje del Pontífice, pero antes les dio una información, que en el 2018 se va a celebrar un Sínodo de los Obispos con el tema “Los jóvenes”,  “sus párrocos tienen una encomienda muy importante, tenerlos en cuenta para que ustedes expresen su pensamiento, sus deseos y sobre todo que pidan a la madre Iglesia lo que podemos hacer para seguir ayudando a los jóvenes, de tal manera que yo espero mucho de ustedes y de las respuestas que van a dar a ese sondeo que se hará en todo el mundo para preparar el instrumento de trabajo para este sínodo. Es necesario que la madre Iglesia entienda que la Pastoral Juvenil  no es un adorno, sino que es lo más importante”.
Después de esto prosiguió diciendo que en la reflexión para la Jornada Juvenil de este año, el Papa, dice que no necesita jóvenes “sofá” esta frase se relaciona con el Evangelio de Lucas en donde se relata la Anunciación del Ángel Gabriel a la Virgen María y que después de todo esto la Virgen no se encierra  en su casa, no se deja paralizar por el miedo, ni por el orgullo, ella no necesita estar en un sofá, cómoda y segura. Agregó “en esta jornada tenemos que pensar que la fe es el corazón de la historia de María y cuando uno recibe la llamada del Señor, cuando Dios toca el corazón de un joven y una joven son capaces de grandes cosas, de grandes obras” y les dijo a los jóvenes ¿creen esto? a un solo grito contestaron “sí”, entonces agregó “bienaventurados porque el plan que tiene Dios para ustedes se cumplirá”.
Refiriéndose a los acontecimientos y experiencias negativas, les dijo “aunque son jóvenes en alguno de ustedes hay mucho dolor, ustedes que son técnicos en la informática, saben que la computadora les dice reiniciar, a muchos les gustaría reiniciar porque muchas cosas que están atrás no son buenas, pero acuérdense, no hay santo sin un pasado y no hay ningún pecador sin futuro, ¿dónde se encuentra una perla?, en una ostra, para sacarla hay que abrirla, eso es una herida en la ostra, Jesús puede sanar nuestros corazones, transformando nuestras heridas en auténticas perlas preciosas. Al finalizar hizo el envío de los jóvenes que durante la Semana Santa iban de misión.

A %d blogueros les gusta esto: