Hermoso tesoro único en Honduras

Hermoso tesoro único en Honduras La urna llega al país en el año 1954, procedente de España,y en ella permanece el Cristo Yacente de la parroquia Inmaculada Concepción de Comayagüela. Texto y foto: Delfina Janeth Lagos dlagos@semanariofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com La antañona Comayagüela, encierra tanta historia que es como un coctel de frutas, donde se puede elegir que hablar de ese histórico lugar, sus iglesias, sus calles, mercados, edificios emblemáticos, sus diferentes artes, su gente.


Pero en esta ocasión hablaremos de una de las reliquias que está en la Iglesia Inmaculada Concepción de Comayagüela , La urna que es la casa del Cristo Yacente de la parroquia, un Cristo que tiene siglos de permanecer en ese lugar, al igual que la urna, que pesa 2 mil 500 libras.
Esta urna es parte del arte que guarda este templo, y en lo cual esta Semana Mayor, muchos fieles, en espacial los nativos de Comayagüela, la recuerdan con gran devoción ya que se estima es única en Honduras y con algunas parecidas en Costa Rica y Perú.

HISTORIA, Claudio Cerrato, miembro de la comunidad y parte de la Sociedad de Santo Entierro de Comayagüela, cuenta que la urna llegó en el año 1954, ya hace 63 años y llega procedente de la Casa de Madrid, España a petición de Monseñor Nicolás D Antony. Esta obra de arte pesa 2 mil 500 libras, y está hecha en metal, con algunas piezas en plata, y en ella reposa el Cristo Yacente que permanece guardado, para ser sacado en la Semana Santa, donde sale en procesión.
Cerrato cuenta que esta reliquia es única en Honduras, y maneja datos que sólo existen unas urnas parecidas en Costa Rica y en Perú, pero no de la calidad que está fabricada esta, ya que según los argumentos que dejo monseñor D Antony, de España sólo se envió esa a Honduras y el precio fue de cinco mil dólares, (115 mil lempiras) cantidad que fue recaudada con ayuda del obispo y los fieles de la parroquia.

FECHAS ESPECIALES, Esta pieza de la Inmaculada, en los años 60 hasta finales de los 80 la sacaban en las procesiones, pero después decidieron ya no mostrarla al publicó únicamente en fechas especiales, ya que el peso es exagerado y se debe cargar con un mínimo de 36 personas y en ocasiones se maltrataba a tal grado que algunas fragmentos se han desaparecido.
Es de destacar que esta pieza en su momento no era para cargar y salir en peregrinación, sólo para que el Cristo estuviera guardado, pero se le colocó algunos segmentos que ayudada para ser puesta en anda. Los encargados de llevar en hombros en peregrinaciones esta urna y custodiar las imágenes son los caballeros del Santo Entierro de Comayagüela.
Cada año el Cristo es sacado en otra urna que es elaborada por la comunidad y los caballeros, en este momento es una parecida a la original, con cristales a los lados y la base y la copa de madera pintada de color bronce. Esta reliquia de la parroquia Inmaculada Concepción de Comayagüela, se convierte en otra obra de arte y parte de la Historia de Comayagüela en especial de la Iglesia.

A %d blogueros les gusta esto: