Noticias en desarrollo

Fe, tradición y creatividad en las pampas olanchanas

Fe, tradición y creatividad en las pampas olanchanas Esta tierra, famosa por su producción láctea, vive con mucho fervor los días santos, que la cristiandad centra su mirada en el sacrificio más grande de amor. Eddy Romero emromero@semanariofides.com Fotos: Archivo/Eddy Romero/ Carlos Moreno Síguenos en www.fidesdiariodigital.com La cuna de los más grandes poetas de Honduras conmemora fervorosamente la semana más importante de la cristiandad. Las tierras que elogian la gloria de la poesía catracha también festejan con mucha esperanza, la resurrección y victoria del señor Jesús.

Hablamos de Juticalpa, cabecera departamental de las pampas olanchanas, o como muchos le llaman de la “República Libre de Olancho”.
Mientras que en Salamá, Olancho se dan los “judíos” que son en forma de mojigangas, que entran a las casas, molestan porque salen con unas varas a macanear a la gente, en Juticalpa no se hace. Lo que si se tiene como tradición es la sopa de pescado enhuevado, la sopa de repollo enhuevado, la sopa de capirotadas, esos alimentos aún se respetan mucho, asimismo, la rosquilla y el mango en miel, pero, depende del lugar, es el tipo de dulce. Esta ciudad no se queda sola, hay mucho movimiento porque mucha gente que ahora vive en otros lados, viene a pasar estos días santos, el comercio se mantiene, sobre todo del abastecerse para los días grandes.
Esta tierra, famosa por su producción láctea, vive con mucho fervor los días santos, que la cristiandad centra su mirada en el sacrificio más grande de amor. Pero ¿cómo se vive esta fiesta en la Iglesia que peregrina en Olancho?
Monseñor José Bonello, obispo de esta diócesis dijo que “con mucha preparación anterior, nos ponemos a disposición de la gracia de Dios que llega por medio de la Iglesia en este tiempo especial. Con programación, participación de la gente y, sobre todo, preparación intensa para la fiesta de la pascua, queremos que Cristo sea el centro de la familia para que cada quien, cumpliendo su misión específica podamos seguir construyendo la cultura de la vida y de la paz”.
Uno de los lugares privilegiados para vivir este tiempo de gracia es la Catedral Inmaculada Concepción de esta ciudad. Esta fiesta inicia el Domingo de Ramos de la Pasión del Señor, con la tradicional Procesión de Ramos. El Miércoles Santo, monseñor Bonello convoca a todos los presbíteros para festejar la Misa Crismal, pero el plato fuerte de la semana lo sirven desde el Jueves Santo por la tarde con el inicio del Triduo Pascual. Según el padre Raymundo Osorto, párroco de la Catedral “el Triduo Pascual es muy interesante, el Jueves Santo, donde se realiza el signo del lavatorio de pies, el año pasado lo hicimos con personas que no venían a la Iglesia, este año lo haremos con las familias, como signo de fraternidad”. Serán 12 familias a las que les “lavaran” los pies, en conmemoración al mandamiento del amor enseñado por Jesús. Posterior a esto, se tiene la tradicional procesión del silencio o prendimiento, que según algunos pobladores, en principio esta procesión sólo la realizaban los hombres, pero hoy en día es mixta y participan todos.

VÍA CRUCIS Según la periodista cultural de Juticalpa Ana Ortiz, “los días de Semana Santa son fuertes, con lo que la Iglesia manda, hay procesiones, especialmente el viernes con el Vía Crucis en horas de la mañana por las diferentes calles, así como también el Santo Entierro que comienza desde las siete de la noche y termina en horas de la madrugada, por diversos lugares de la ciudad”
Ortiz afirma que “el pueblo se vuelca a este tipo de actividades. Se han querido implementar las alfombras de aserrín pero no ha pegado mucho. Sólo hay una familia artística y numerosa a la vez, que con el apoyo de la municipalidad hace una gran alfombra para el momento del Vía Crucis allí frente a la alcaldía. El Vía Crucis lo hacen los grupos juveniles. Recorre desde la parroquia Santa Gertrudis hasta la Inmaculada Concepción. Hace muchos años se sacaban imágenes para esta procesión pero según algunos pobladores ahora ya no, porque se hacen las escenificaciones en vivo. En la Catedral, se encuentra una imagen antiquísima del Nazareno, que por su valor espiritual, cultural e histórico ya no forma parte de las procesiones.
Víctor Manuel Moreno Torres, residente de esta ciudad dijo que “desde 1982 que se volvió a abrir la diócesis de Juticalpa con monseñor Mauro Muldoon, con los frailes franciscanos y con fray Guillermo Salgado se le dio una nueva tónica a la Semana Santa”.

SANTO ENTIERRO La actividad de mayor asistencia de fieles en Juticalpa es el Santo Entierro. Según en el padre Osorto “aquí el Santo Entierro es una forma de evangelización popular, especialmente porque hacen muchos altares, es una buena forma de evangelizar, la vez pasada fue sobre la ecología, este año es la familia”. Del Santo Entierro, Ortiz dijo que “hay cuadros escenificados y eso a la gente les fascina andar viendo los famosos descansos del Santo Entierro.
Moreno indicó que “esta procesión es una de las más solemnes, más importantes que tenemos en la parroquia, son unas 35 a 40 cuadras que se recorre, inicia a las siete de la noche y termina a la una de la madrugada. Se hacen 30 estaciones donde hay descansos, se saca el Santo Sepulcro, la Dolorosa, san Juan, las marías, etc”. Este trabajo está a cargo de Cursillos de Cristiandad y el Movimiento Familiar Cristiano MFC.
Las imágenes son centenarias, aunque no se conoce la fecha exacta que se adquirieron, “son muy antiguas, no tenemos con exactitud desde hace cuánto datan, tienen quizás más de un siglo. Ahora monseñor José Bonello las mando a restaurar en Comayagua, porque estaban muy deterioradas, y este año tendremos las mismas imágenes pero en mejores condiciones” dijo Moreno, quien afirmó que para un mejor cuidado, durante todo el año se mantienen en el obispado y se utilizan exclusivamente esta semana mayor.
Moreno es uno de los organizadores de este acto de piedad. Informó que “para la creación de los altares, son familias que hace 30 años o más se unen con los vecinos de cada barrio y preparan, son en vivo, representaciones de pasajes bíblicos, algunos del Antiguo Testamento. Con mucho tiempo se les notifica, monseñor dirige las reflexiones y se hace oración. A veces se les asigna algún tema, este año será todo referente a la familia”.

LOS ENCUENTROS Otra de los grandes gestos de piedad de estos días santos que caracterizan a Juticalpa son los famosos “encuentros” que se realizan el Domingo de Resurrección en la mañana. Moreno explicó que “hace 40 años, se realizaban las carreritas de San Juan, pero a partir de 1988 lo cambiamos, ahora lo hacemos en vivo frente a la Catedral” para estos “encuentros” que ejemplifican la resurrección “reconstruimos todo, con una escena tipo Jerusalén, participan de 80 a 100 actores. Se realiza después de la misa de 6:30 enfrente de la Catedral” dijo. Existe animación, se imparte un tema, es algo que llama mucho la atención a la población. Esta actividad normalmente está a cargo de los cursillistas y los miembros del MFC, quienes escenifican en vivo después de la Eucaristía de 6:30 de la mañana entre el parque y la Catedral. Preparan un escenario, se visten a la usanza del tiempo de Jesús, participan muchos miembros de Iglesia. Atraé mucho a la feligresía.

VINO DE COYOL
Al llegar a estas pampas y consultar que es característico de aquí, casi al unísono se escucha decir del Vino de Coyol. Una bebida natural y embriagante que se saca de los árboles de coyol. No por nada, este fin de semana, coincidiendo con el Domingo de Ramos se celebra en Catacamas el “Festival del Coyol 2017”. El “Vino de Coyol” es un líquido de color blanquecino que mana de las entrañas del árbol de Coyol. El proceso de extracción es fácil, pues simplemente hay que cortar un árbol de Coyol en madurez, colocarlo en el suelo y hacerle un agujero en el comienzo del follaje y dejar que del interior del árbol fluya poco a poco el preciado líquido. Un árbol de Coyol alcanza su madurez entre los 10-15 años de plantado.
La periodista Ortiz dijo que “Irse a tomar un vinito de coyol, venido del palo con el carrizo eso es una delicia. El vino de coyol en Semana Santa, es propio del verano, pero la gente dice que es de Semana Santa. Quienes conocen de esto, ya desde febrero se van a los lugares donde están las plantaciones de la palma del coyol, hacen el corte, lo trasladan en carretas con bueyes a los lugares denominados paseras, que es un terreno extenso para colocar los palos de coyol y desde que cortan y hacen la oquedad en la parte alta de la palma uno empieza a disfrutar vino”.
“Recomiendo que vayan a la pasera y miren como cuelan el coyol y lo pasan al envase, uno dice viene tal cual, algunos le echan agua o azúcar para que les rinda, entonces el sabor se pierde. Hay diversos puntos donde se adquiere este producto. Eso sí, entre más tiempo más fuerte. Entre más día está el vino, más pega. Para quienes no les gusta el sabor fuerte, es mejor el vino del día” dijo Ortiz. Un litro de este vino cuesta 80 lempiras.

A %d blogueros les gusta esto: