Noticias

Un hermano que ruega por nosotros en el cielo

Marvin Elí Contreras Zavala Un hermano que ruega por nosotros en el cielo Entonces el Rey dirá a los de su derecha: «Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo» Mt 25, 34. José Noel Ortiz Cuarto año de teología Diócesis de San Pedro Sula Síguenos en www.fidesdiariodigital.com La vida es un camino de retorno a la casa del Padre, ese mismo fue el legado que nos ha dejado nuestro querido hermano Marvin Contreras, cuando aquel caluroso martes santo, como introducción al misterio pascual de nuestro señor Jesucristo, día 19 de abril, ofrendó su vida al Padre junto al niño Luis Gustavo.

Fue un día de luto en la diócesis de San Pedro Sula, pero había fiesta en el cielo porque un Seminarista entraba a coronar su carrera de gloria para ya nunca marchitarse (Cfr. 1 Co 9, 25).
La noticia se corrió por toda la Iglesia hondureña, la partida de Marvin, nos dejaba como ejemplo, gastarnos y desgastarnos por anunciar a todo el mundo el Evangelio de Jesucristo que llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús (Cfr. EG 1) ya que en el momento del fatal accidente nunca soltó la biblia que llevaba entre sus brazos, con la cual, visitaba casa por casa para llevar la Palabra de Dios a las familias, palabras de esperanza y de resurrección, que en el lapso de su agonía fue cuando más fuerte se aferró a ella, la palabra eterna del Padre – (de donde venía y hacia donde volvía) y pilar fundamental en la vida espiritual del cristiano.
Marvin nació en el Departamento de Comayagua, en el caserío Planes de Alejandro, proviene de una familia humilde, pero muy católica, que seguramente influyó en él su deseo de seguir al Señor por medio de la vida sacerdotal. Desde muy joven tuvo que emigrar a la ciudad de San Pedro Sula para trabajar y pagarse los estudios de educación media. Vivió en la colonia Perfecto Vásquez, como hijo vocacionado de la Parroquia la Resurrección de la colonia Sandoval Sorto, fue allí donde ejerció su ministerio como Delegado de la Palabra de Dios y donde surgió el llamado de Dios a la vida sacerdotal.
Asistió a los encuentros de discernimiento vocacional en el Seminario Menor Santiago Apóstol y acompañado por el padre René Flores y el sacerdote español Mateo Clares Sevilla, decide ingresar al Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa, el 22 de enero del año 2010 para concretar el sí definitivo a Dios. (este año 2017 culminaría sus estudios finales en el Seminario).
En el Funeral y en el ritual de exequias, monseñor Ángel Garachana entregó la Biblia a la madre de Marvin, que al igual que a la Madre del Cielo, vivía el momento pesado de la Cruz, ofrendar un hijo por la causa del Evangelio, aquella misma Palabra que hasta ese momento conservaba en sus manos y a la que su hijo no quiso desapegarse en el trance de su muerte mientras transcurría la Semana Mayor. Durante la plegaria eucarística monseñor Garachana pedía asociar a Marvin al sacerdocio definitivo de Nuestro Señor Jesucristo, coronando así la carrera que nuestro hermano quiso emprender.
Marvin Elí Contreras Zavala, volver a escribir sobre tu vida es reconocer que el esfuerzo no ha sido en vano, ni ha quedado en el olvido, es reconocer que quien pierde su vida por el Evangelio, la salvará. Es también ejemplo y testimonio para muchos que decidimos seguir a Jesús confiando en su Palabra. La vida y el ejemplo de Marvin es testimonio para aquel joven que desea entregar su vida a Dios y que siente la llamada –Ven y sígueme- para gestar un mundo nuevo y para construir el Reino de Dios en estas Honduras.

A %d blogueros les gusta esto: