Destacado Secciones

Tímidos o extrovertidos son un milagro de vida

Tímidos o extrovertidos son un milagro de vida
“Tenemos que aceptar la voluntad de Dios, uno quiere hijos perfectos y que sean incluso mejor que uno pero en este caso Luís Carlos me ha enseñado una virtud que yo no tenía: la paciencia”.
Texto y fotos: Suyapa Banegas
sbanegas@unicah.edu

Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Una pareja al formar un hogar sueña con el momento en que el fruto de su amor venga a este mundo. Se hacen planes, el padre comienza a ilusionarse y la madre que es la que empieza a sentir desde los primeros meses de vida a esa personita creciendo dentro de sí piensa ¿A quién se parecerá? ¿Será niño o niña? Pero lo que menos tienen en su lista de cosas de compra para el bebé es la fortaleza para afrontar un reto si su hijo llegase a esta familia con una condición especial.
Ese reto que no es fácil de asimilar tocó la puerta del hogar de Susan Morales y Luís Sevilla. “Mi hijo Luís Carlos nació de 26 semanas un niño que pesó 1 libra y media debido a una preclamsia severa y una crisis hipertensiva crónica, él es un milagro divino”, expresó Morales.
Este campeón estuvo 56 días en incubadora, con neumonía y varias complicaciones. Todos los meses siguientes el pequeño Luís Carlos se desarrollaba con normalidad hasta que fueron observando en él ciertas cosas.
“Mi niño no hablaba, decía muy pocas palabras, mi madre me dijo sería mejor que lo llevaras al doctor, mi hermana que es médico me lo aconsejó también, lo metí a una escuela cuando cumplió 3 años de edad y nada, lo llevamos al neurólogo y a la fonoaudióloga y tras una serie de estudios y a recomendación se diagnostica con autismo, déficit de atención con hiperactividad e hipoacusia”.
“La noticia fue difícil, uno no está preparado para eso y tras la recomendación de una especialista en autismo, nos recomendó traerlo aquí a la Asociación Hondureña de Apoyo al Autista (APOAUTIS). Aquí estamos hace tres años. Comenzamos con mi esposo y mi familia a empaparnos acerca de qué es el autismo, y nos dimos cuenta que no es una gripe, no es una fiebre, una anemia no se trata de tomarse una pastilla y se cura sino que es una condición para toda la vida, si se mejora con terapias y ahora conocemos tanto que allí vamos de la mano de esto y de las terapias”.

SUPERAR EL IMPACTO Contar la historia quizá resulte menos doloroso que cuando recién habían recibido la noticia. Al consultarle a esta madre cómo ha logrado salir y sobrellevar la situación ella contestó: “Tenemos que aceptar la voluntad de Dios uno quiere hijos perfectos y que sean incluso mejor que uno pero en este caso Luís Carlos me ha enseñado una virtud: la paciencia. He sido una mujer impaciente totalmente y veo como Dios a través de mi hijo me ha enseña a tener paciencia y junto a él me santifico”.
Con un nudo en la garganta y la voz un tanto resquebrajada dijo: “a veces quisiera que Luís Carlos fuera como yo quiero que sea y que no fuera así pero Dios rompe todos los esquemas y sé que ese es mi fórmula de amor, Dios no me pudo dar un hijo más perfecto”.

NO MARCAR A LOS NIÑOS AUTISTAS En muchos casos estos niños suelen quedar aislados por sus mismas familias, por pena, temor o el mismo estigma que la sociedad genera. Es por ello que esta madre da un consejo: “Esto es una oportunidad porque muchas madres tendemos a ocultar a los hijos incluso hasta de la familia, no se llevan a las reuniones familiares porque “molestan” no debemos pensar así, tenemos que ser tolerantes hablar con la familia ya que nuestros hijos debemos incluirlos igual nadie es igual y porque excluirlos. Mi abuela incluso me dice que ni los dedos de la mano son iguales y porqué vamos a discriminar a un pequeño así”.
Toda madre y padre de familia sueña con que un hijo se forme como persona y llegue incluso a ser un profesional productivo pero muchas veces no nos ponemos a pensar si serían felices con todo esto que se les facilita. Susan Morales finalizó su conversación con Fides dejándonos un gran pensamiento: “Quiero que sea feliz, me encargaré de que ame a Dios, no me preocupo si o no formará una familia, yo como quisiera que fuera un profesional pero nada está por encima de la felicidad y de eso me encargaré con la ayuda de Dios”.

CLAVES
Solidaridad
Desde 1997 un grupo de padres de con niños autistas vieron la necesidad que crear un centro en donde los niños y niñas acudieran a un centro para sus terapias, se organizaron y a partir del año 2003 surge el centro con que se cuanta ahora en donde se brindan terapias.
Únete
El día 2 de abril se conmemora el Día Internacional de Concientización del Autismo y APOUTIS. Es por ello que se tiene planificadas muchas actividades entre ellas una caminata de la estación de bomberos hacia el Cerro Juana A. Laínez a las 7:00.
Azul
El color azul es el que identifica el autismo ya que fue una tendencia que nació en Autism Speaks en Estados Unidos y fue elegido por ellos ya que el azul tiene tantas tonalidades así como personalidades encontramos dentro de lo que son los niños con autismo.

NO ES UNA ENFERMEDAD, ES UNA CONDICIÓN
La psicóloga Gabriela Carranza, trabaja en APOAUTIS desde hace ocho años como educadora especial ella dijo a Fides que el Trastorno del Espectro Autista (TEA) “Nosotros lo reconocemos como una condición de vida o como una característica peculiar de cada individuo que lo presenta porque no lo tipificamos como enfermedad porque desde el momento en que se detecta la persona va a continuar con esos síntomas hasta que envejece sólo que a través de terapias, atención educativa y pedagógica se puede lograr la disminución de síntomas e insertar estas personas en la sociedad y mejorar su calidad de vida”.
El motivo de esta enfermedad es indeterminado aún “Algunos dicen que tiene que ver la contaminación, unos dicen que algún tipo de vacunas que contienen mercurio, otras que apuntan por una línea genética, porque hay estudios que dicen que si un niño mayor presenta autismo en una familia, el segundo hijo tiene un 80 por ciento de probabilidades de presentar autismo también o en partos gemelares”, expresó.
Se identifican tres niveles del autismo, siendo el nivel tres el más severo y el uno el más leve o de mayor rango de funcionalidad. La mayoría de los casos son diagnosticados de 3 años y medio a 6 años porque es cuando se le hace mayor exigencia al niño, se espera que socialice e inicia la etapa de preescolar”. Creo que los que padecen esta condición llegan a un nivel de autoconciencia y creo que debemos de ir trabajando bastante con las familias, porque hay que hacer hincapié que por el hecho de ser diferente no significa ser malo o que esté mal visto”.
La experta comentó que dentro de la institución atienden 480 casos y vienen de todas partes del país no sólo de la periferia de Tegucigalpa. Aquí en APOAUTIS se realiza todo un trabajo. “Los padres a veces se sienten desanimados es una noticia que la familia no espera, pero decimos siempre que Dios le da las batallas a los soldados más fuertes. El autismo no se cura, no hay tratamiento único al que podamos seguir y ya desapareció pero sí a través de terapias podemos disminuir algunos síntomas y darle entrenamiento a esa persona para que tenga calidad de vida, para que esté inserto en su familia, para que tenga una opción vocacional”.
Uno de los aspectos importantes por los cuales se lucha es por no mantener a estos niños encerrados en casa. “No debemos mantener a estos niños en una burbuja o porque no queremos llevarlo a centro comercial porque la gente los ve y nos hace preguntas incómodas, debemos cambiar eso no los mantengamos en cuatro paredes sino es llevarle a nuevos espacios”.

ROMPER ESQUEMAS ¿Alguna vez se ha preguntado cómo tratar a estos pequeños angelitos? No es difícil cuando nos ponemos en los zapatos de otro. Según la psicólogo Carranza existen métodos fáciles de practicar para comunicarnos con ellos: “Debemos de utilizar un lenguaje breve, respetar sus gustos personales a veces queremos obligarlos a que el niño me dé un abrazo y si él no quiere tenemos que respetarlo y talvez sólo saludarlo y dar la mano, no tratar de obligarlos, no criticar, tenemos que ser más empáticos”.

¿CÓMO SE MANIFIESTA EL AUTISMO?
• Sonrisa o llantos inesperados, sin causa aparente.
• Rechazo a ser abrazado o a recibir afecto.
• Repiten movimientos con las manos o balanceo en el cuerpo.
• Juegan solos, aunque hayan otros niños a su alrededor.
• Se obsesionan con un objeto y siempre hacen lo mismo con él
• Pueden auto agredirse o agredir a otros.
• Se tapan los oídos y muestran molestias ante diferentes sonidos.
• A partir de los 7 meses ya se pueden ver algunos rasgos como por ejemplo que el niño no siga a los papás con la mirada.