Noticias

Júbilo por fiesta de monseñor Romero

Júbilo por fiesta de monseñor Romero ¿Sabías que en Honduras hay un templo dedicado al beato Óscar Arnulfo Romero? Esta ubicado en la colonia Centroamérica Oeste de la capital y pertenece a la parroquia San Maximiliano María Kolbe. Texto y fotos: Eddy Romero emromero@semanariofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Con mucho regocijo conmemoraron el 37 aniversario del martirio del beato monseñor Óscar Arnulfo Romero en la capital hondureña. En el templo dedicado al obispo salvadoreño se realizó una serie de actividades para festejar este acto.


La presentación de la película sobre la vida del mártir centroamericano, una intensa jornada de confesiones, hora santa, una noche cultural la Eucaristía fueron parte de las actividades que se llevaron a cabo.
Este templo tiene mucho tiempo de estar. De hecho, ya se le conocía como el templo monseñor Romero, desde antes de la beatificación del obispo salvadoreño. Según Maritza Guadalupe Duron, feligrés de esta comunidad, “desde 1983 empezaron con una casita de madera, bien sencilla, donde se miraban las piedras de abajo del lugar. Con el tiempo se hicieron actividades para construir el templo. Desde sus inicios esta capilla está dedicada al obispo mártir”. Ahora, quieren ampliarlo porque ya no da abasto. La feligresía es una comunidad muy viva y tienen Eucaristía todos los sábados y domingos a las 6 pm y 11 am respectivamente.

MENSAJE El último día del festejo se celebró la Eucaristía, que presidió fray Marcio Matute Berde, religioso franciscano de la parroquia Maximiliano Kolbe. En la homilía, destacó las lecturas del cuarto domingo de Cuaresma e hizo un especial énfasis en la vida y obra del beato Romero.
“La liturgia de este tiempo, nos abre el camino de la conversión, y al inicio decíamos que una de las palabras preferidas del profeta y mártir, nuestro beato Monseñor Romero era justamente la palabra conversión. Una porque es justamente la dinámica del creyente. El creyente inicia con el bautismo, un proceso de conversión”. Prosiguió diciendo que “para monseñor está palabra (conversión) tenía un sabor porque su vida fue justamente una experiencia de real conversión”.
“El justamente disfruto estos textos y como él, estando ciego, el Señor le abrió los ojos. Como lo hizo el Señor, como monseñor logró esta conversión, siguiendo la misma dinámica de este Evangelio. ¿Qué puso Jesús en el ciego? hizo lodo con tierra y su saliva, su sabia” dijo.
Explicó que “esas fueron las dos fuentes de la conversión de monseñor. Toco, saboreo la sabia de Dios, del Dios vivo, por quien se vive. El ya venía rumiando esta sabia, desde su concepción, desde su bautismo, desde su proceso de catequesis, desde el día de su sacerdocio, de su ordenación episcopal”.
“Ya venía poco a poco alimentándose, saciándose de esta sabia, pero el Señor le dio la gracia de unir ese saborcito a Él con el contacto de su tierra, con el contacto de su pueblo, este mismo amor de Dios, este mismo Espíritu de Dios le permitió entrar en el corazón. Es lo que el papa Francisco llama entrar en la miseria del otro para ser misericordia” finalizó.

A %d blogueros les gusta esto: