Noticias en desarrollo

Fray Jorge de Jesús un misionero Ad Gentes en nuestra tierra

Fray Jorge de Jesús un misionero Ad Gentes en nuestra tierra La existencia de agentes en los centros penales, representan luz dentro de la pesadía diaria que vive un privado de libertad. Los miembros de la pastoral, conocen la realidad inhumana de los internos,  y se enfocan en ayudarlos a rehabilitarse, renovarse espiritualmente y los preparan para la inclusión en la sociedad. Texto y fotos: Fray Jorge de Jesús; Misionero Nazarethano EQUIPO DE COMUNICACIONES DE OMP-A Desde mayo del 2014 se tomó la decisión por parte del Movimiento Misionero Nazarethano con sede en Costa Rica, de enviar a nuestro país un misionero Ad Gentes, a trabajar entre los caseríos marginales que se van extendiendo en la cuasi-parroquia misionera Santísima Trinidad específicamente en el sector de la Santa Clara, este es Fray Jorge de Jesús,

misionero franciscano de la Sagrada Familia quien recientemente el pasado 11 de agosto del 2016 pronunciara sus votos perpetuos en la ceremonia eucarística presidida por el Señor Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga Arzobispo de Tegucigalpa.
Desde su llegada su visión y línea de trabajo a sido, iniciar las bases para una comunidad católica capaz de dar una respuesta de fe en un mediano a largo plazo, suscitando líderes y vocaciones nativas a la gran necesidad de evangelización que estos sectores tienen, debido a la proliferación masiva de sectas protestantes y la violencia imperante en el lugar.
La misión en este lugar requiere una entrega total, de un espíritu ardiente y de un selo apostólico capaz de superar adversidades que el entorno ofrece. Para Fray Jorge de Jesús estar viviendo entre los pobres más pobres es una realización personal y franciscana, de su carisma propio, que lo llevó a darse a sí mismo en  la opción preferencial por los pobres como cuarto voto de su consagración.
Para muchos católicos cuando se habla de misión Ad Gentes entiende como el ir a tierras donde el anuncio del evangelio no ha sido proclamado, sin embargo, para este misionero la misión Ad Gentes ha sobrepasado los areópagos y sus perspectivas, hoy se debe también tomar en cuenta que el mundo vive una sociedad y cultura descristianizada. por ende, más deshumanizada, donde Dios es relativo convirtiéndose en el gran ausente interior del hombre actual.
Cada día es un reto y a su vez una victoria en la vida de estas comunidades que buscan el sustento diario con menos de dos dólares al día producto de una estructura de pecado que margina y estigmatiza a los pobladores de estas periferias, no importando troncar los sueños de los niños, jóvenes. llevando a alta escala el incremento de violencia y pobreza en las familias que buscaron en estos lugares una mejor oportunidad de vida, muchos de ellos venidos de diferentes lugares del territorio nacional.
Por todo lo antes expuesto la misión se desarrolla hoy en ambientes multiculturales no lejos de nuestros entornos habituales en los cuales solemos hablar de cristiandad pero que distan mucho de un verdadero compromiso cristiano de hacer de todos los hombres discípulos del maestro. Honduras es hoy campo de misión Ad Gentes, que reclama una mayor participación activa de la iglesia que sueña el Papa Francisco sin fronteras, y con una deuda al hombre actual de nuestra parte, de amor sincero y compromiso.

A %d blogueros les gusta esto: