Noticias en desarrollo

Editorial del Domingo 26 de Marzo de 2017

La necesaria prevención El Papa Francisco, cuando escribió su Encíclica “Laudato Si” (Alabado seas) llamó la atención sobre la necesidad de proteger la tierra, “la casa de todos”, de la degradación del medio ambiente.

A la vez que advirtió sobre el sistema económico, por la explotación irracional de los recursos naturales, sin consideraciones de ética y moral.
Como en todas las encíclicas papales de contenido social, económico o político no ha sido escrita exclusivamente para católicos, sino para todos los hombres de “buena voluntad” que están llamados a resguardar, mediante la prevención, la conservación del medio ambiente.
El Papa ha explicado la conexión entre el cambio climático y la contaminación, las continuas pérdidas que ocurren en la biodiversidad, el mal manejo de los recursos naturales, la enorme desigualdad que existe entre las regiones ricas y pobres del planeta.
Se trata de un asunto muy controvertido, puesto que en los Estados Unidos existe un grande grupo de personajes conservadores norteamericanos, que no aceptan que exista una relación entre el cambio climático y las actividades productivas, y no están de acuerdo con tomar medidas que pongan limitaciones al efecto invernadero.
Incluso el actual presidente Trump, durante su campaña política se burló en forma reiterada del cambio climático, haciendo caso omiso de la comunidad internacional. Despreciando así el ambiente de entendimiento y colaboración creada entre varios países, y que condujo a la firma del Acuerdo de París, cuyo objetivo es reducir el calentamiento global.
Es poco probable que el presidente Trump vaya a colaborar decididamente con medidas tendentes a aminorar los efectos negativos del cambio climático, en un momento crucial, en que científicos renombrados, han explicado que la humanidad sólo tiene un espacio de 10 años, para empezar a tomar medidas que puedan resolver el problema,
No obstante, existen muchos países que van a tomar medidas de previsión inspirados en el Acuerdo de París, documento fundamental, cuya discusión sirvió para concientizar a muchas naciones sobre la  necesidad de defender el futuro de la humanidad. Incluso en los mismos Estados Unidos, el sector privado de la economía, va a participar colaborando  para que muchas medidas de prevención sean adoptadas.
No hay duda que estamos en presencia de un problema en que se juega el futuro de la especie humana, tal como lo demuestran las graves catástrofes ocurridas en Perú, en los últimos días. Ello es el efecto del fenómeno climático El Niño que desde hace algunas semanas ha producido un calentamiento en las costas de Perú.
Los efectos de El Niño se tradujeron en fuertes lluvias, sobre la ciudad de Lima, capital caracterizada por la ausencia permanente de precipitación pluvial. El efecto de dichas lluvias fue desastroso, ya que  provocaron inundaciones y derrumbes de cerros y de piedras. El saldo humano se estima en 72 personas fallecidas y más de 600,000  personas se encuentran subsistiendo fuera de sus hogares, en situaciones de imposibilidad de movilización, por la destrucción de las vías públicas, afectadas por los incesantes y torrenciales aguaceros.
Según el presidente de Perú, un total de los daños que será necesario reconstruir se estima en más de  700 millones de dólares, para vivienda e infraestructura vial en 10 regiones del  país.
Estos son los efectos producidos por causa del cambio climático, el mismo fenómeno que según información de Copeco, afectará a Honduras, en los próximos meses con una estación de sequía para la cual habrá que tomar las prevenciones del caso.
Afectará severamente la agricultura en el espacio denominado “el corredor seco”. Lugar donde se establecieron algunas “trampas de agua” para irrigación agrícola. Pero adonde de nuevo habrá que abastecer con raciones alimenticias pues en muchos lugares se perderá la cosecha.
Por la magnitud de la sequía, en Tegucigalpa habrá que racionar el agua potable pues los embalses no se encuentran llenos a plena capacidad. La sequía que se pronostica, a partir del próximo mes, tiene que generar planes de prevención para evitar daños mayúsculos para la población.
Los ciudadanos tienen que estar informados sobre las causas  y los efectos del cambio climático, para no ser sorprendidos con efectos dañinos que afecten severamente la población, especialmente a los más pobres  y a los excluidos.
Ya lo dijo el Señor Jesús: “Les aseguro que si tienen fe y no dudan….dirán a esa montaña…”quítate de ahí y arrójate al mar”….y así pasará”

A %d blogueros les gusta esto: