Arquidiócesis

Consagran capilla de Monasterio San José de las Carmelitas Descalzas

Consagran capilla de Monasterio San José de las Carmelitas Descalzas
“Estamos en la casa en que podemos tener la certeza en que tenemos a Dios con nosotros y que nada nos falta”.
Texto y fotos: Suyapa Banegas
sbanegas@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Un lugar en donde se respira paz, los árboles de alrededor le dan la frescura que a veces el alma necesita, esa quietud que en una ciudad no se experimenta, se vive aquí en el Monasterio San José de las Carmelitas Descalzas. Ellas abrieron las puertas de este hermoso lugar para compartir una alegría muy especial la bendición de su propia capilla.
Desde tempranas horas los invitados, incluso religiosas de México y Centroamérica  llegaron para ser testigos de este hecho histórico para estas mujeres valientes que adhieren su vida a Cristo a través de la vida contemplativa.
Bajo un rito muy solemne se llevó a cabo la celebración presidida por Monseñor Juan José Pineda C.M.F, en donde en una homilía muy emotiva les brindó unas palabras especiales a las consagradas evocando aquellas palabras de Santa Teresa “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta”.

MOMENTOS SIGNIFICATIVOS Hubo varios momentos muy significativos como parte del rito de bendición de templo. Para comenzar el pueblo de Dios junto al obispo y las religiosas afuera del templo fueron testigos de un canto entonado por Monseñor Pineda para luego abrir las puertas del santo lugar previo a que se entregaran simbólicamente las llaves por el arquitecto  José Delgado quien diseñó la hermosa obra.
Como parte de los ritos especiales de este tipo de celebración se realizaron: la bendición de los muros del templo. También se imploró la intercesión de todos los santos a través de las Letanías.
Uno de los aspectos que se llevaron a cabo dentro de la celebración fue la colocación de las reliquias del beato Óscar Arnulfo Romero, Santa Teresa de Jesús  y San Juan de la Cruz.
De igual manera se ungió el altar y los muros de la Iglesia. Asimismo se colocó un brasero donde se quemó incienso y aromas, haciendo así la incensación del altar. Por este acto el incienso sube hasta la nave de la Iglesia. Esta indica por su parte, que ésta llega a ser casa de oración pero se incienso primero a los presentes ya que ellos son los templos vivos.  Este y otros aspectos formaron parte de los ritos de esta Eucaristía.

MENSAJE “Aquí van a encontrar la alegría de Santa Teresa de Jesús reflejada en estas mujeres que no tienen miedo…aquí estamos en medio de un lugar que hay vida y trabajo no solamente dentro del monasterio sino que alrededor”.
“A ustedes hermanos y hermanas, muchos de ustedes silenciosamente han sido no solamente testigos de cómo ese monasterio se ha ido consolidando, sino que ustedes hermanas y hermanos han sido también benefactores, calados en silencio, que cuando las hermanas necesitaban salud, las cuidábamos, cuando las hermanas necesitaban alimento las alimentábamos, cuando las hermanas necesitaban  cobijo las protegíamos y cuando las hermanas necesitaban dinero, también se los dábamos. Así que muchísimas gracias porque esto no es simple y sencillamente obra de Dios y de las Hermanas del Monasterio sino que es obra de todas y todas de los que estamos aquí que hemos puesto algún granito de arena”.
“Quien llega a un monasterio porque cree que aquí va a estar encerrado no ha entendido para nada cual es la propuesta de Dios, si precisamente desde aquí es donde se despega para volar alto…”. “ Estamos en la casa en que podemos tener la certeza en que tenemos a Dios con nosotros y que nada nos falta”.
Al final se compartió fraternalmente entre los que asistieron y las hermanas mostraron su satisfacción por esta obra tan valiosa para ellas  y seguir con esta obra de Dios que ha fijado los ojos aquí el La Brea, Lepaterique.

Estamos celebrando hoy en que después de tanto tiempo por fin podemos tener esta capilla construir este lugar y así irnos afianzando y cada dia consolidarnos como comunidad religiosa en este lugar venimos de México hace 13 años”.
Guadalupe de San José Alavés
Religiosa