Diócesis Santa Rosa de Copán

“Un gran tesoro se nos ha confiado”

 “Un gran tesoro se nos ha confiado”
Monseñor Oswaldo Estefano Escobar Aguilar, Obispo de Chalatenango, El Salvador fue el predicador de los ejercicios  espirituales anuales de sacerdotes de la  Diócesis de Santa Rosa de Copán, que llevaba por nombre “Santa Teresa de Jesús amiga de los sacerdotes”.
Texto y fotos: Manuel Alfaro
alfmanhn@yahoo.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El presbiterado de la Diócesis de Santa Rosa de Copán concluyó su participación en retiro de “Ejercicios Espirituales” realizado en un centro de retiros de la Iglesia ubicado en la aldea de Los Naranjos.
Se  contó con la participación de monseñor Oswaldo Estefano Escobar Aguilar, Obispo de Chalatenango de la hermana República de El Salvador, quién en compañía de su anfitrión monseñor Darwin Rudy Andino,  se desarrolló la temática y actividades espirituales de este retiro el cual llevo por tema “Santa Teresa de Jesús, amiga de los sacerdotes”.
Monseñor Darwin Andino: El objetivo fortalecer el ministerio sacerdotal y vivirlo en la confianza, con la verdadera libertad de los hijos de Dios, sin dudas, sin esclavitudes, porque así lo quiere el, que toquemos el interior de las personas porque es allí donde está la morada de Dios.

Nuestra preocupación debe ser salvar de la muerte el alma del pecador. Dios quiere morar en nosotros si le abrimos las puertas. San Juan Pablo II decía: “Abran las puertas a Jesucristo” que toca la puerta, para que entre a cenar con nosotros. Estamos invitados por el Señor a entrar en la casa del pecador, pues él no quiere su muerte, ¡porque Dios no nos ha creado para la muerte, sino para la vida¡ y para vivir dignamente como hijos de su majestad… como le llamo Santa teresa, vivir como hijos del Rey del Universo, nos amó tanto que hizo pecado a su hijo, lo envió para salvarnos a todos… y si el pecador se convierte ciertamente ¡vivirá! y no es Dios quien nos mata, si fuese así no existiría nadie en la humanidad, por esto hermanos sacerdotes, nuestra justicia tiene que ser, la justicia de Dios, no una justicia de fariseos, nuestra meta es salvar el alma del ser humano, esa tiene que ser nuestra preocupación.
El profeta Ezequiel nos dice no mataras, por eso nuestra misión es salvar al pecador. Si él se niega a esa salvación ya es su problema, porque el Señor ya hizo su parte, su hijo dio la vida por salvarnos y para que vivamos… dar la vida no es fácil, Jesús dio su sangre por todos, incluso por judas, por toda la humanidad, por eso hermanos sacerdotes nuestra justicia tiene que ser, la justicia de Dios, no parecer.
Hoy el mundo, la sociedad, los matrimonios viven pasándose factura, recordándose sus pecados y sus faltas, reclamando antiguos errores porque nos cuesta perdonar.
Nosotros queridos sacerdotes como ministros del señor tenemos que hacer lo mismo que  Jesús que no vino a condenar a la humanidad, sino a salvarla.Tratemos de no ser sepulcros blanqueados que por dentro están llenos de carroña, putrefactos, porque al señor no le agrada la hipocresía, tenemos que amar y como sacerdotes tenemos que dar la vida por las ovejas, pues sin sacrificio no hay salvación, hagamos todo en pro de la humanidad.
Por estas cosas Jesús llamo así a los Fariseos, porque manejaban la ley y los mandamientos, pero no eran capaces de mover un dedo por el prójimo, de tal modo por el pecado que permitamos moriremos, porque al señor no le gusta la hipocresía, reconociendo que solo hay una clase de hombre y ese es el hombre pecador, al cual somos llamados a mostrarle el camino, no a juzgarlo ni condenarlo, porque ese que creemos el peor de los pecadores puede llegar a ser un santo.

EL MINISTERIO Tenemos que cuidarlo, protegerlo con la oración,  porque es un tesoro que se nos ha dado, nosotros somos privilegiados en la sociedad, porque podemos llevar el mensaje a tanta gente que anda destrozada…. Matrimonios, jóvenes, niños, enseñándole a las personas a no desarrollar ese amor al dinero, que es un amor desordenado,  mostrémosles que Dios es primero y preguntemos aun a nosotros como guías espirituales…. ¿Cómo esta nuestra relación con el dinero? porque este es el problema de la humanidad, el mal uso que le damos al dinero, pues creemos tener la vida en el dinero.
No podemos servir a Dios y al dinero, porque amaras a uno y despreciaras al otro, no se puede tener dos amos, como el amo de este mundo que nos hace hacer cosas terribles, por eso vemos que detrás de: la droga, la corrupción, el tráfico de personas, los asesinatos, está el amor al dinero.
Para poner un ejemplo… ¿habrá personas que en algún momento dejen a un lado su amor al dinero? ¿Habrá algún médico que al ver al paciente que no puede pagar ponga todo su empeño en salvarle la vida sin dinero? o algún otro trabajador, porque nuestras relaciones son a base de dinero, aun en la familia porque hay hijos que creen que el mejor de los dos padres, es el que les da más dinero, el que les cumple los caprichos… ese es un amor falso.
Queridos hermanos sacerdotes, esto que el Señor ha sembrado en nosotros en este retiro acojámoslo con la gracia y el don que nos ha dado, pues un gran tesoro se nos ha confiado.

A %d blogueros les gusta esto: