Danli Diócesis

Fieles realizan titánica labor

PREPARATIVOS
Fieles realizan titánica labor
Eddy Romero
eromero@semanariofides.com
 Fotos Fides
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Tras conocerse la noticia de la creación de la nueva diócesis de Danlí y el nombramiento de su primer obispo, los feligreses del departamento de El Paraíso, emprendieron un arduo trabajo para la preparación del acontecimiento más grande a nivel eclesial en la zona oriental del país. Contaban con menos de tres meses para afinar cada detalle. Una titánica labor que aceptaron con mucho gusto. Luego que monseñor José Antonio Canales eligiera el día y el lugar de la ordenación, la cuenta regresiva comenzó.
El campus Santiago Apóstol de la Universidad Católica de Honduras, fue el epicentro de la fe hondureña para este evento. Contaron con el apoyo del personal administrativo y docente de la Unicah y sobre todo, de los miles de feligreses que peregrinan en este departamento. Cada parroquia aportó una cantidad de dinero, se hicieron cargo de cierta cantidad de alimentos, que se necesitó para el compartir que hubo luego de la consagración episcopal. Se previeron una gran cantidad de puestos de comida, para que miles de fieles que asistieron, tuvieran un pequeño compartir ese día. Se instalaron cinco mil sillas, según datos proporcionados por el mismo obispo. Desde días previos se trabajó en la decoración del lugar. Una gran cantidad de flores adornaron el escenario, que había sido arreglado desde un día antes. A cada sacerdote, se le entregó una estola personalizada con la imagen de la Inmaculada Concepción y San José.
Esto sin contar, la gran cantidad de personas que se vieron involucradas en toda la organización. Cuando se llegaba a este lugar, había personas que lo dirigían, daban las respectivas indicaciones de donde se ubicaban los parqueos, los baños, los lugares que podrían usar entre otras cosas. Para los invitados especiales, existía un comité de protocolo que atendían todas las necesidades. Fieles de los diferentes grupos y movimientos que se encuentran en la diócesis, se encargaron de realizar vallas, de colaborar con las ofrendas, con la señalización para la comunión. El coro tenía carácter diocesano, por la presencia de fieles de todas las parroquias. Asimismo, otras personas se encargaron de la seguridad y orden. En definitiva, un trabajo en equipo, que dio como resultado, una celebración con la solemnidad requerida y con la majestuosidad que lo ameritaba.

A %d blogueros les gusta esto: