Algarabía en Danlí, un sueño hecho realidad

Histórico acontecimiento Algarabía en Danlí, un sueño hecho realidad Lilian Flores Suyapa Banegas Eddy Romero Enviados Especiales El gran día quedará escrito con letras de oro en la historia de la Iglesia hondureña, la creación de la nueva Diócesis; Danlí y la consagración episcopal de un nuevo obispo; Monseñor José Antonio Canales Motiño. Desde tempranas horas el campus Santiago Apóstol de la Universidad Católica se comenzó a llenar con los fieles de las diferentes diócesis, quienes jubilosos llegaron al lugar para vivir plenamente esta fiesta.


La gracia de Dios se manifestó en esta histórica celebración a la que se hicieron presentes; monseñor Novatus Rugambwa, Nuncio Apostólico, todos los Obispos del país y parte del clero hondureño y la grata visita de monseñor Juan Abelardo Mata de la Diócesis de Estelí,  Nicaragua,  quien también compartió este grato momento.
Al comenzar se leyó la bula de creación de la nueva diócesis para luego seguir con la lectura de la Palabra de Dios. Seguidamente el cardenal Óscar Andrés Rodríguez le brindó un alentador mensaje al nuevo Obispo.

HOMILÍA “Querido monseñor José Antonio, usted también ungido para configurarse como Cristo pastor, él lo escogió y lo escogió desde el vientre de su querida mamacita que aquí nos acompaña como madre  y que se siente feliz, ungido para evangelizar especialmente a los pobres”.
“En esta preciosa ocasión yo le quiero pedir un préstamo a San Pablo a sus exhortaciones y adaptarlas a este momento histórico como Pablo se ha dirigido a su discípulo también yo con humildad deseo dirigirme a mi discipulado. Monseñor José Antonio que a partir de hoy va a experimentar la vida del obispo tiene muchísimos momentos de alegría, de gozo, pero también sus misterios dolorosos, san Pablo le decía a Timoteo te recomiendo que avives la gracia de Dios que te fue conferida por imposición de mis manos este versículo se refiere a la ordenación Episcopal hecha por san Pablo a Timoteo”.
De igual manera agregó que es muy triste para una iglesia en particular cuando el obispo o el propio párroco se olvida de su pueblo, “para San Juan en el Evangelio conocer y ser conocido es lo mismo que amar y porque amar y ser amado es perdonar y aceptar ser perdonado, es sentirnos seguros, es suscitar confianza, reciprocidad, amistad, cariño; intimidad espiritual es admitir estar en presencia de la otra persona sin prejuicios, sin condicionamientos, sin miedo”.
“El bastón pastoral que usted va a recibir signo de autoridad, instrumento de protección y de lucha, para cuando tenga que luchar contra el lobo o los mercenarios que quieren atentar contra la integridad del rebaño. Necesitamos buenos pastores, que sean también buenos gobernantes y administradores de la multiforme gracia de Dios, pastores abnegados que sin vanidad alguna, sino con humildad velen por los intereses y las necesidades de todas sus ovejas”.

SIGNOS Después del confortador mensaje dado por el cardenal Rodríguez, se realizó los ritos propios para la ocasión, luego de esto el pueblo de Dios allí presente junto a los obispos y parte del clero aplaudió al nuevo pastor de esta grey. Además en un acto muy significativo representantes de la Diócesis le brindaron un fraterno abrazo a su obispo dándole así la formal bienvenida y comprometiéndose a trabajar junto a él.
Monseñor Canales agradeció a cada uno de los que lo acompañaron en este momento tan especial para su vida, sobre todo al papa Francisco quien a través del Nuncio Apostólico Novatus Rugambwa dio a conocer la noticia de su nombramiento, al igual agradeció al Papa por sus palabras de aliento, oraciones y el recuerdo de sus deberes y obligaciones mediante una carta que le envió.
A la Conferencia Episcopal, dijo que espera ser un buen compañero en la lucha de cada día, y les agradeció por ser fieles obreros de la viña del Señor en esta porción del pueblo de Dios. Uno de los gestos más significativos fue cuando monseñor Canales se postró de rodillas y les dijo “Prometo delante del Señor a todos ustedes pueblo de Dios que peregrina en el departamento del  Paraíso, que lucharé con todas mis fuerzas, con toda mi alma y con todo mi ser, para ser el pastor tanto tiempo anhelado, un pastor según el corazón de Cristo, según su bondad, su amor y su misericordia”. Luego realizó un recorrido por el lugar para bendecir a la feligresía que lo acompañó en este día.

Lo que hoy puede ser negativo quizá dentro de seis meses, o un año podría tener una luminosidad que conmueve o entusiasma, necesitamos obispos y sacerdotes de una fe inquebrantable y de una moral integra e insobornable, por eso dice san Pablo; no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor”
Oscar Andrés Rodríguez
Cardenal

A %d blogueros les gusta esto: