Noticias

Aún en su soledad, celebran el Día del Padre

Aún en su soledad, celebran el Día del Padre El 19 de marzo se conmemora el Día del Padre hondureño, fecha en la que de igual manera se recuerda al padre de Jesús, San José. Texto y foto: Delfina Janeth Lagos dlagos@semanriofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com “El día que me veas mayor, ten paciencia e intenta entenderme. Cuando, comiendo, me ensucie; cuando no pueda vestirme: ten paciencia, recuerda las horas que pasé enseñándote. Si cuando hablo repito las mismas cosas mil y una veces, no me interrumpas y escúchame.

Cuando eras pequeño, a la hora de dormir,  tuve que explicar mil veces el mismo cuento hasta que te entraba el sueño. Y cuando algún día te diga que ya no quiero vivir, que quiero morir, no te enfades; algún día entenderás que esto no tiene nada que ver contigo, ni con tu amor, ni con el mío. Intenta entender que a mi edad ya no se vive, sino que se sobrevive” Meditar y entender esos fragmentos que salen de las inspiraciones de varios escritores y que reflejan la realidad  de tantos compatriotas que ahora que se celebra el Día del Padre viven sumidos en la soledad, pese a haber sido  ejemplos de lucha por sus hijos  y les dieron todo lo que estaba a su alcance para que tuvieran una vida digna.

DÍA DEL PADRE, Esta celebración para muchos es un día de alegría, de demostrarle al progenitor de nuestras vidas, cuánto lo queremos, lo apreciamos y cómo él ha sido un ejemplo para nosotros, pero tampoco podemos olvidar que en muchos hogares esa figura paterna no existe, porque algunos y partieron a la Casa del Padre o simplemente porque el hombre que la madre escogió como padre de sus hijos nunca asumió su rol.
Pese a la  alegría esta es una fecha que se recuerda  no con la misma intensidad que el día de la madre, sin embargo el bombardeo publicitario incitando al consumismo es intenso.
Al buscar esos padres que llevan este título con gran honor, se encuentran muchos, esos hombres que son los súper héroes para sus hijos, que aun en las calamidades ahí están presente. Padres más los que viven tierra adentro que prefieren ser humillados ellos que lo sean sus hijos. Cuantos testimonios no hay de hijos (as) que se sienten orgullosos en especial de su padre, ya que con gran esfuerzo los sacó adelante. Pero en la historia hay muchos donde la madre le toco ser papá y mamá.

TESTIMONIOS Padres ejemplares hay muchos  la imagen común es ver a un papá con sus  hijos en brazos y los pequeños mostrar su alegría por sentirse amados y protegidos pero hay otros que viven sumidos en sus recuerdos y este es el caso de don José Barahona, un hombre luchador, padre de tres hijos.
Don José es oriundo de la Tegucigalpa,  su actual domicilio está en la aldea  Rio Abajo, carretera a Olancho. Ahí se encuentra el hondureño que al ver su rostro representa esperanza y ganas de luchar aún en la adversidad.
“Buenos días, pasen adelante” es el saludo de don José, al fondo se observa y se  escucha el sonido de una máquina de costurar. La máquina le proporciona  el sustento a este hombre, que vive sólo en su casa. Su única compañía es un amigo de la infancia que le ayuda en su negocio de sastrería.

¿QUE PASA PORQUÉ VIVE SOLO? “Dios me ama y me ayuda a salir adelante y cuida de mis hijos, yo decidí vivir solo porque en mi estado no quiero ser carga de nadie, di todo lo que pude por mis hijos, logre que al menos que supieran leer y escribir.  En mi pobreza no tuve el alcance para más, pero logre educar hijos de bien, nunca han andado en malos pasos”
“Fui madre y padre para mis hijos por muchos años, más tarde decidí entregarlos a su mamá, pero ya se los di grandes, yo tomé la decisión de irme a los Estados Unidos para darles un futuro mejor, pero no fue la mejor decisión.  Después de tres intentos, al tercero sufrí un percance en una laguna envenenada en México, y después de días en ese sufrir regresá a Honduras con ayuda de Dios y manos amigas”.
“Al venir a Honduras logré ver a mis hijos, pero llegué de paso al Hospital Escuela y me dicen, le cortaremos su pierna, si no se muere ya que la anda muy infectada y es diabético, yo no lo sabía. Pero ahora resumo, que el ir en busca de una vida mejor para mis hijos me costó una pierna, son decisiones que hay que aceptar, por eso yo prefiero estar sólo y no ser una carga, ya que mis hijos no tienen culpa de mi problema, yo con la ayuda de Dios, termino los días”
“Mis amigos me preguntan ¿Sus hijos no lo quieren? Y les respondo que sí, ellos me llaman, cuando tienen algo ellos me traen, pero igual ellos son de escasos recursos no les voy a quitar lo que tienen. Paso de mis costuras,  un oficio que aprendí hace más de 30 años. Es difícil ahora ya que con un pie se me complica, pero tengo un ángel que me ayuda; mi amigo, juntos hacemos para los frijolitos y este Día del Padre juntos nos daremos el abrazo”,  relató
El escuchar el testimonio de don José, conmueve, ama pero no quiere ser una carga para sus hijos y prefiere dedicarse a su antiguo oficio y con eso sostenerse y poder ayudarles.

 EJEMPLO DE VIDA Don Marció Fúnez vive en el asilo de ancianos Salvador Aguirre ubicado en la Colonia Villa Olímpica, tienen 27 años de estar en el en asilo de ancianos, no cuenta con sus hijos,  ellos fallecieron hace ya varios años.
“Mi esposa murió de un derrame, mis hijas una murió de un paro cardiaco y la pequeña no recuerdo la enfermedad, pero sólo recuerdo que estoy sólo, pero aclaró, sin familia de sangre, porque tengo una gran compañía la de Dios y la Virgen María”
¿Qué es el Día del Padre? “Esta fecha la recuerdo como que fuera hoy un niño, disfruté en familia ese día, y cuando me convertí en papá mis hijas me consentían,  me repetían tantas veces papá que ahora que no escucho esa palabra, no me entristezco ya que me la repitieron tanto que ajusta hasta el día que salga en busca de ellas y mi esposa”.
En Honduras gran cantidad de ancianos se encuentran en diferentes asilos, muchos de ellos son abandonados por sus propia familia que los llevan engañados y no vuelven a recordarse de ellos, pero en esta ocasión, don Marció no fue abandonado él llegó a este asilo por su propia cuenta, ya que se quedó sin ningún pariente.
El abuelo relata que su familia son los demás ancianos que están en el lugar y las enfermeras que los cuidan, tal es el caso de Reina Díaz, ella lleva 10 años trabajando en el hogar de ancianos y relata que para ella, que no tiene ya a su padre,  los abuelos de este lugar son como sus  padres. “Yo perdí a mi papá y difícil que muchas hijos se olvidan de ellos, yo le pido a Dios me de paciencia y seguir dándoles un abrazo ya que muchos están solos, como es el caso de don Marció” expresa Díaz
Al volver la plática con el longevo padre que ya no tiene a sus hijos, es saber que él celebra a lo máximo su día: “mire dama yo estoy aquí esperando ya el momento del último adiós, y trato de disfrutar el paso de los días, escucho noticias, música, de todo con mi radio, porque ya mirar no puedo ya mi vista se la llevó Dios, pero hay que acostumbrarse a ser feliz, aunque se tenga motivos para estar triste”
Con estos ejemplos de vida de padres que aún en su tristeza celebran su día, solos o acompañados, ellos se quedan con los recuerdos que fueron padres ejemplares y ahora tratan de vivir y pasar el tiempo, siempre manteniendo esa esperanza que vendrán días mejores para seguir siendo feliz.

El dato
Día del padre
En Honduras se conmemora el 19 de marzo, una fecha inspirada en la celebración dedicada a San José, padre de Jesús. Fue mediante decreto legislativo publicado en La Gaceta el nueve de febrero de 1960 que quedó oficialmente instituido en el calendario cívico nacional.

A %d blogueros les gusta esto: