Noticias en desarrollo

Un largo caminar que fructificó en diócesis

Nunca perdieron el anhelo por convertirse en una provincia eclesiástica autónoma Un largo caminar que fructificó en diócesis Redacción Central redaccion@semariofides.com Fotos: Archivo Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Las esperanzas de casi medio millón de habitantes del departamento de El Paraíso, por convertirse en una diócesis, se hicieron realidad el pasado dos de enero cuando el Papa Francisco a través de la Nunciatura en Tegucigalpa,  anunció la creación de la Diócesis de Danlí, nombró al presbítero hondureño José Antonio Canales como su primer obispo y elevó el templo de la Inmaculada Concepción de Danlí  la categoría de Catedral.


Así se concretó en realidad la larga espera que por muchos años fue acariciada por los habitantes de ese departamento situado en el oriente hondureño y que linda con Nicaragua,  los departamentos de  Olancho, Francisco Morazán y Choluteca.
El Paraíso fue creado como departamento pro el presidente José María Medina en 1878 y tiene una superficie de 7, 489 kilómetros cuadrados y de acuerdo al último censo de población, en ese territorio habitan 458, 472 personas.
Sus grandes ciudades son El Paraíso y Danlí, pero su cabecera municipal es Yuscarán un encantador municipio  cuya característica es tener el colorido colonial en su estructura y en su ambiente.
Los habitantes de esa zona del oriente hondureño son productores de café, tabaco, caña de azúcar,  frutas tropicales, granos básicos,  ganado y artesanías. Y pese a sus labores diarias nunca perdieron el anhelo por convertirse en una provincia eclesiástica autónoma y fueron conformando movimientos, grupos, pastorales y ministerios, todos ellos inspirados la mayoría de veces por los más de 1,500  Delegados de la Palabra y el clero que ejercer su ministerio en la región.
El Paraíso des de 1916 formó parte de la naciente Arquidiócesis de Tegucigalpa y el anhelo de los paraiseños fue tomando fuerza con el impulso entonces obispo auxiliar de la Arquidiócesis, hoy Oscar Andrés, cardenal Rodríguez Maradiaga,  quinto arzobispo de Tegucigalpa.
Con el comenzó el largo período de la historia de lo que ahora es una diócesis y esa labor fue reforzada en los primeros años de esta década por monseñor Darwin Andino, ahora Obispo de Santa Rosa de Copán.
Pero la labor más fuerte en cuanto a organización, acompañamiento e impulso le correspondió junto al clero de El Paraíso, a monseñor Juan José Pineda, Obispó Auxiliar de Tegucigalpa. Fueron  más de cinco años de un arduo trabajo y de presencia continua del pastor entre sus ovejas de la zona oriental.
Todos los sacerdotes han expresado su agradecimiento por la cercanía de Monseñor Pineda a sus labores pastorales.
Hoy asume que asume como primer obispo de Danlí Monseñor José Canales, encuentra un Iglesia organizada y activa que anuncia y trabaja por la construcción del reino en esa porción oriental del territorio hondureño. (VHA)

Reseña histórica
Danlí o la Ciudad de las Colinas es una próspera población con una extensión territorial de 2,329.39 kilómetros cuadrados, está ubicada en la región Sur Oriental de Honduras. Por estar rodeada de cerros cargados de  pinares, en los que sobresale el cerro San Cristóbal y La Piedra de Apagüíz.
Su nombre viene de la voz mexicana Talli o Xalli que significa “Agua que corre por un lecho de arena”. Fue fundada en el año 1662 y  elevado a la categoría de municipio el  20 de septiembre de 1820.
El centro histórico de la ciudad de Danlí, presenta un panorama de contraste entre una arquitectura colonial que se entremezcla con edificios modernos y que, con su importante museo y monumentos históricos.
Cuenta con 15 barrios, 49 colonias  y el municipio lo conforman además 38 aldeas y 736 caseríos en la zona rural, que hacen una población de  con 184,000 habitantes distribuidos 74,000 en la zona urbana y 110,000 en la zona rural).
En el año 2013 se inauguró en la ciudad de Danlí la cruz más grande de Honduras siendo este el lugar de reunión para miles de feligreses Católicos de dentro y fuera del país que con gozo y alegría asistieron para el Primer Festival Centroamericano de la juventud en el 2013 y el segundo festival en el 2014.

A %d blogueros les gusta esto: