Noticias

“Discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestra Honduras en Él tenga vida”

“Discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestra Honduras en Él tenga vida” Texto y Foto: Héctor Espinal heroes207@yahoo.es Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Miembros de la Pastoral de la Comunicación de la Diócesis de Choluteca se reunieron para seguir cumpliendo su misión de anunciar la Buena Nueva de nuestro Señor Jesucristo mediante los diferentes medios televisivos, de radio y redes sociales, predicando y viviendo siempre en la verdad.


En este momento es bueno recordar la lectura del Evangelio de Mateo 6,24. «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero» , todo esto lo complementa el apóstol Pablo que dice  «la codicia es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10).
Editorial del Padre Heber Noé Espinal -Comunidad Política
(Asesor Pastoral de la Comunicación-Diócesis de Choluteca)
Un saludo de paz para ustedes hermanos y hermanas, como un aporte de la Comisión Nacional de Pastoral Vocacional.
La Pastoral Vocacional es la acción evangelizadora de la Iglesia en favor de todas las vocaciones. La vida es la vocación común que todo ser humano hemos recibido. Es necesario aprender cada día a vivir la vida como vocación, es decir como un llamado de Dios a la felicidad personal, colaborando con la felicidad de la familia y el bienestar de la sociedad.
La política en su definición básica, es la vocación de servir, es decir el arte de servir a los demás, particularmente a la sociedad o al pueblo que delega autoridad en una persona particular.
A continuación me permito citar el compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, en lo que concierne a la comunidad política. Cada frase citada tiene su explicación amplia, pero trato de hacer una síntesis que ilumine nuestra realidad hondureña: (numeral 377-392)
“El pueblo de Israel, en la fase inicial de su historia, no tiene rey, como los otros pueblos, reconoce solamente el señorío de Yahvéh. Dios interviene en la historia a través de hombres carismáticos, como atestigua el Libro de los Jueces”. “El prototipo del rey elegido por Yahvéh es David, cuya condición humilde es subrayada con satisfacción por la narración bíblica”.
“Jesús rechaza el poder opresivo y despótico de los jefes sobre las Naciones y su pretensión de hacerse llamar benefactores, pero jamás rechaza directamente las autoridades de su tiempo”. “La sumisión, no pasiva, sino por razones de conciencia, al poder constituido responde al orden establecido por Dios”. “La oración por los gobernantes, recomendada por San Pablo durante las persecuciones, señala explícitamente lo que debe garantizar la autoridad política: una vida pacífica y tranquila, que transcurra con toda piedad y dignidad”. “Cuando  el poder humano se extralimita del orden querido por Dios, se auto-diviniza y reclama absoluta sumisión: se convierte entonces en la Bestia del Apocalipsis, imagen del poder imperial perseguidor…”
“La Iglesia anuncia que Cristo, vencedor de la muerte, reina sobre el universo que Él mismo ha rescatado. Su Reino incluye también el tiempo presente y terminará sólo cuando todo será consignado al Padre y la historia humana se concluirá con el juicio final”. “La persona humana es el fundamento y el fin de la convivencia política”. “La comunidad política encuentra en la referencia al pueblo su auténtica dimensión”. “Lo que caracteriza en primer lugar a un pueblo es el hecho de compartir la vida y los valores, fuente de comunión espiritual y moral…”. “Considerar a la persona humana como fundamento y fin de la comunidad política significa trabajar, ante todo, por el reconocimiento y el respeto de su dignidad mediante la tutela y la promoción de los derechos fundamentales inalienables del hombre…” “La comunidad política tiende al bien común cuando actúa a favor de la creación de un ambiente humano en el que se ofrezca a los ciudadanos la posibilidad del ejercicio real de los derechos humanos y del cumplimiento pleno de los respectivos deberes…”
“El significado profundo de la convivencia civil y política no surge inmediatamente del elenco de los derechos y deberes de la persona. Esta convivencia adquiere todo su significado si está basada en la amistad civil y en la fraternidad”.
“Una comunidad está sólidamente fundada cuando tiende a la promoción integral de la persona y del bien común. En este caso, el derecho se define, se respeta y se vive también según las modalidades de la solidaridad y la dedicación al prójimo”
“El precepto evangélico de la caridad ilumina a los cristianos sobre el significado más profundo de la convivencia política”.
Seguimos unidos en acción y en oración por nuestro país, respondiendo a la vocación que hemos recibido, y siendo cada día mejores discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestra Honduras en él tenga vida  amén.  Que Dios y la Virgen nos bendigan.

A %d blogueros les gusta esto: