Noticias

Cuaresma, tiempo de “dar”

Cuaresma, tiempo de “dar” Con mucho fervor inició la Cuaresma en la Diócesis de Santa Rosa de Copán. Los templos de las diferentes parroquias de esta porción eclesial lucieron abarrotados en el inicio de este itinerario. Texto y fotos: Manuel Alfaro alfmanhn@yahoo.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com La Cuaresma marca un tiempo muy importante para el cristiano; tiempo de reconciliación, perdón, ayuno, oración, acompañado de muchas actividades que nos hagan reflejar en amor de Cristo en nosotros, reforzando y poniendo a prueba nuestra fe.


En el occidente del país también se nos recuerda lo perecedero del hombre a través del símbolo de la ceniza del miércoles que se toma como punto de partida para la celebración de la pasión y muerte de  nuestro señor Jesucristo, evento que cambió el rumbo de la humanidad en todos los sentidos y que los católicos conmemoramos como el momento en que Jesús venció a la muerte para perdonarnos y morir en la cruz del calvario como ejemplo de entrega e inmenso amor de Dios con nosotros.
De esta manera nos preparamos en las distintas parroquias conscientes que somos polvo y al polvo hemos de volver, pero volver con la misión de haber cumplido con el Evangelio y practicado los mandamientos de la ley de Dios, solo así, volver al polvo será solamente un paso hacia la vida del reino que el Señor nos ha prometido.

MENSAJE Monseñor Darwin Andino, Obispo de la Diócesis de Santa Rosa de Copán, en la Eucaristía que presidió dijo que  la Cuaresma “es un tiempo de conversión, de volver a Dios, de cambiar de mentalidad y pedir al Señor que nos dé un nuevo corazón, “un corazón  que ame a los demás”, que respete a los demás, que no tenga un amor desenfrenado hacia el dinero, porque ya la palabra nos habla del peligro del dinero. Tenemos que convertirnos, del mal uso del dinero y las riquezas y darle buen uso, dejar de hacer el mal y aprender a hacer el bien”.
Asimismo, el prelado hondureño afirmó que “con el mensaje del profeta Joel abrimos esta Cuaresma que nos invita a todos a volvernos al Señor de todo corazón, con ayunos, con lágrimas y con llanto. Porque solo así experimentaremos compasión y misericordia en su bondad con nosotros. La Cuaresma es un camino al encuentro con el Señor, el camino que ya hizo Jesucristo, 40 días en el desierto, para permanecer en oración y en ayuno. Para nosotros son 40 días en el desierto de la vida, sacrificando nuestros deseos y costumbres que nos alejan de Dios y no nos dejan parecernos a él, Jesucristo nos dio el ejemplo”.

COMBATE Monseñor Darwin fue muy enfático cuando expresó que “el católico en esta Cuaresma debe intensificar su oración, porque estos tiempos que son malos, pues parece que el enemigo se ha apoderado de nuestro país, de nuestra humanidad porque no oramos. Hay que orar como Jesús insistentemente, porque iba a comenzar un combate serio, lo mismo nosotros, si no oramos ponemos en riesgo nuestra fe, porque no sabemos en qué vamos a ser probados en la vida, algunos nos vamos a lo más fácil, no queremos luchar ni combatir y en estas fechas nos entregamos a la carne”.
Advirtió que “el enemigo nos asecha y nos ínsita a hacer el mal, a hacer daño, por eso tenemos que estar preparados y no renegar de Dios, pues la situación difícil que vivimos en nuestro país nos puede llevar a reclamarle a Dios, o a dudar de su existencia creyendo que no existe, a eso nos quiere llevar el demonio, a que creas en las armas, en la corrupción y que creas que con el dinero lo arreglas todo, comprar conciencias, manipular gente, sobornar, que te sientas el dueño del mundo. De esta misma forma fue tentado Jesús en el desierto, pero recuerda….No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

El dato
Ojalá así fuera todos los días
En las distintas misas de Miércoles de Ceniza, los templos estuvieron muy concurridos, algunos sacerdotes dijeron “ojalá que así fuera todos los días, que la gente venga con esa misma alegría todo el tiempo”. Las eucaristías fueron presididas por el obispo de la diócesis, Darwin Andino y los padres de las tres parroquias Juan Ángel Gutiérrez, José Eduardo Gonzáles, Elías Calderón y Wilman Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: