Arquidiócesis

Una obra de amor para los seminaristas

Una obra de amor para los seminaristas
El Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa, cuenta con más de 200 seminaristas y de estos 54 son de la Arquidiócesis, pero de ese total de la Arquidiócesis 18 pasan para la nueva Diócesis de Danlí.
Texto y foto: Delfina Janeth Lagos
dlagos@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Por novena ocasión se lleva a cabo en Tegucigalpa el Desayuno Cuaresmal, actividad que lleva dos objetivos específicos, reflexionar en torno a la Cuaresma y recaudar fondos para las vocaciones sacerdotales.
Esta actividad se realizó en un hotel capitalino, a la cual asistieron decenas de personas que creen en esta actividad que promueve la Arquidiócesis de Tegucigalpa. Es de destacar que el mensaje de reflexión en torno a la Cuaresma estuvo a cargo del cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, V Arzobispo de Tegucigalpa.
Desde tempranas horas de la mañana, muchos laicos se presentaron con su papelito en mano, que los acreditaba como participantes a este Desayuno Cuaresmal y disfrutaron previo al mensaje de cantos, que iban acompañadas de dinámicas, todo para hacer un ambiente de tranquilidad y reflexión entre los presentes.

LA ORACIÓN En el mensaje que estuvo a cargo del V Arzobispo de Tegucigalpa, él resaltó la importancia de la oración, más en estos tiempos donde hace falta tener ese contacto con Dios, “Hay que profundizar y saber que la oración es fuente de vida, es abrirnos a un misterio de una presencia, de la presencia de Dios en nosotros. Orar es entrar en una plática personal con Dios, que no es una idea”. Al igual les platicó de saber escuchar la voz del Señor, “Si hoy escuchas la voz del Señor no endurezcan su corazón, no dudes ni murmures contra Dios, recuerda que orar es escuchar y también es mostrar nuestras vidas a Dios” les recalcó él cardenal Rodríguez. Dentro de las reflexiones resaltó el verdadero significado de dar, de compartir con los demás, recordando las palabras del papa Francisco en su mensaje de Cuaresma, donde dice que “el otro es un don”.
Seguido de esa reflexión, se degusto de un exquisito desayuno, al mismo tiempo se sortearon varios premios que eran cortesía de los colaboradores de esta actividad. Es de destacar que esta acción ya suma nueve años de estarse realizando y cada año se mira reflejado que es una labor muy aceptada por la población capitalina, según datos que proporcionó el padre Carlo Magno Núñez Rector de la Basílica de Suyapa, de las ofrendas recaudadas el año anterior, de esta misma actividad, sirvió para el sustento de un mes de los seminaristas de la Arquidiócesis.

Opiniones
Gustavo Londoño
Rector del Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa
“Por primera vez en la historia el Seminario Mayor cuenta con más de 200 seminaristas, que están de todas las diócesis y este tipo de actividades vienen a solventar un poco los gastos de estos futuros siervos de Dios que anda en un promedio de 4 mil lempiras mensual, por lo tanto se ocupa de la ayuda de muchas manos amigas”.

Edith López
Templo San Juan Bosco
“Estar en esta actividad ayuda a tener más fe y estar presente cada año. Es una bendición, así podemos apoyar a los futuros sacerdotes, para tener a Jesús vivo entre nosotros, y escuchar esa reflexión del Cardenal, donde nos incentiva a la oración, saber que la ofrenda quedó muy corta, ya que los objetivos de este Desayuno Cuaresmal valen mucho más”.

Juan Ferrera
Vice presidente Fundación Cristo del Picacho
“Recordemos esas palabras que si no hay seminaristas no hay sacerdotes, y nuestra Iglesia debe estar apoyada por los que creemos que hay una salida para todos, y apoyar estas actividades es hacer esa oración y seguir ese llamada de dar para recibir, nuestra Iglesia ocupa más sacerdotes, y estamos llamados apoyar las cosas positivas”.

A %d blogueros les gusta esto: