Diócesis Santa Rosa de Copán

“Coro Emanuel”un semillero de esperanza

“Coro Emanuel”un semillero de esperanza
Para que los niños y jóvenes sirvan y conozcan de Dios a través de la alabanza y el aprendizaje de la liturgia y lo pongan al servicio de la Iglesia en la Eucaristía
Texto y fotos: Manuel Alfaro
alfmanhn@yahoo.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El obispado de la diócesis de Santa Rosa de Copán entre sus múltiples funciones pastorales, fundó en el 2013 bajo la dirección de la religiosa Ana María Alfaro, el “Coro Emanuel”.
El propósito es que los niños y jóvenes sirvan y conozcan de Dios a través de la alabanza y el aprendizaje de la liturgia y lo pongan al servicio de la Iglesia en las ceremonias eucarísticas, entendiendo todo esto como el misterio de encontrar a Jesús en algo tan humano como el pan y el vino, pues el mismo Padre lo pensó así, mando a nosotros a su único hijo, igual a nosotros en todo, menos en el pecado, para enseñarnos el camino.
Los niños que pueden integrar el coro están comprendidos entre las edades de 7 a 15 años, pero cabe destacar que por el momento solo integran este coro de angelitos, niños de entre 7 a 10 años en su mayoría, lo que hace más interesante ver a estos pequeños cantando al Señor con tanta alegría, de la manera más sincera como solo ellos lo pueden hacer.
El coro es un semillero de esperanza ya que a través de sus prácticas y participación, vemos involucrados también a sus padres, que en ocasiones se convierte en la única manera de verles en actividades de la Iglesia, por otra parte también podemos decir que otros niños siguen el ejemplo de sus padres que son fieles activos, que ven su ejemplo y fruto representado en esas pequeñas voces.
Con el seguimiento en este tipo de pastoral podremos ver el producto en el futuro, ya que los coristas además pueden aprender a tocar guitarra y por el momento el teclado, con la colaboración de sor Higinia, los emproístas Lourdes y Rafael y las hermanas Angélica y Nelly como cariñosamente se les llama.
Felicitamos a los padres de familia de las parroquias vecinas que han perseverado en este proyecto desde el 2013 prestando a sus hijos y acompañándoles en la misa de 8:30 los domingos, que es especial para ellos en todo el país, al mismo tiempo invitar a los interesados a que visiten el obispado de la diócesis para que sus querubines busquen a Dios desde temprana edad, recordando también que hay muchas vocaciones en la iglesia que se pueden orientar de manera natural, por ejemplo, la casa cural y nuestro obispo se encargan de instruir a niños, niñas y jóvenes como monaguillos al servicio del Señor en los eventos religiosos y eucarísticos.
Por esto nuestra Iglesia se llama católica o universal, porque el evangelio llega por todos los rincones y podemos incluirnos como personas en cualquier labor, donde lo único que interesa es querer trabajar, y lo más importante hacerlo con amor.