Noticias

Editorial del Domingo 26 de Febrero de 2017

Luchar por los pobres Del 16 al 19 de febrero, se realizó en Modesto, California, el primer Encuentro de Movimientos Populares, a nivel nacional. Los tres encuentros anteriores, han sido a nivel mundial y promovidos por el Papa Francisco.

Pero los movimientos populares de los Estados Unidos han decidido luchar juntos, bajo la égida de la Conferencia Episcopal y llevar a nivel nacional la Campaña Católica para el Desarrollo Humano, presidida por obispos de Estados Unidos.
Participó en este evento, el Cardenal responsable del nuevo Dicasterio del Vaticano, que inició este año 2017, y cuyo nombre es “Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral”.
Respecto a la reunión, el Papa Francisco expresó en un mensaje emocionado, que le agrada mucho ver a católicos trabajando juntos por la justicia social. Manifestó su deseo que, en todas las Diócesis se adopte esta energía constructiva que establece puentes entre los pueblos y las personas. Puentes capaces de atravesar los muros de la exclusión, la indiferencia, el racismo y la intolerancia.
El Papa considera que ya es tiempo de hacer frente al Paradigma económico preponderante en la sociedad, que causa mucho sufrimiento a la familia humana y la destrucción ambiental, para beneficio de unos pocos que acumulan la riqueza, lo cual les garantiza privilegios exclusivos.
Tal parece que el Papa Francisco estuviese hablando de la  realidad hondureña, que como el mismo asevera “algunas realidades del mundo presente, si no son bien resueltas, pueden desencadenar en procesos de deshumanización difíciles de revertir más adelante”.
Tal es el caso de quienes, en Honduras, se han  integrado a las pandillas juveniles, y ahora, son poseedores de una cultura deshumanizada, que resulta sumamente difícil hacer una transformación de su mente y su corazón. Cambiar sus vidas para que puedan convertirse en personas solidarias, que al igual que “el buen samaritano” de la parábola de Jesús, estén disponibles para ayudar a los más necesitados. Tarea para la DINAF.
Cada hondureño debe evitar el peligro de negar al prójimo, negar su condición humana, para no llegar a negarnos a nosotros mismos, y así negar el “mandamiento nuevo” que nos dejó Jesús. De esta manera se contribuye a acelerar los procesos de terrible y odiosa deshumanización, resultado de la pobreza, la exclusión, el desempleo,  la enfermedad.
Ya se ha dicho hasta la saciedad que Honduras es un país caracterizado por la inhumana desigualdad. Que tanto los partidos políticos, sociedad civil y  movimientos populares no han unido esfuerzos. Y así, los procesos de deshumanización han crecido, y se están profundizando los mecanismos de destrucción de esta sociedad desigual. Los hondureños deben ser responsables del futuro de la nación, erradicando la pobreza.
Según el Papa Francisco el sistema  económico se mueve rindiéndole culto al dios dinero, de manera que las heridas de los más débiles han sido desatendidas (el caso del Seguro Social). Pero aún hay situaciones estructurales que necesitan ser enfrentadas, pero no usarlas para denigrar por razones políticas o ideológicas, sino para ayudar y que entre todos se puedan encontrar soluciones a la terrible crisis de desigualdad y violencia.
Hay realidades que cambiar, el desempleo es real, la violencia es real, la corrupción es real, el vaciamiento de las democracias es real. Y si no se atacan esos males por medio de políticas sociales públicas surgidas de consensos y acciones conjuntas, se termina por no reconocer que todo hondureño es “mi prójimo” y se pierde la oportunidad de evitar la cultura del descarte en la sociedad.
El Papa Francisco pide que al igual que los  movimientos populares con los que él se ha reunido, los católicos hondureños asuman el compromiso de luchar por la justicia social, la defensa  de la madre tierra y acompañar a los migrantes. Que constituyen los principales asuntos que le preocupan al Papa. Resumido en techo, trabajo y tierra.
Frente a la actitud ligera de Trump, el Papa Francisco asevera que el calentamiento global está probado científicamente, no se puede negar la ciencia, ni dejar de atender la naturaleza, quienes lo niegan es por posturas ideológicas o por posiciones económicas.
Y aquellos que son violentos, intolerantes y llenos de odio, hay que enfrentarlos con amor, para que así trabajemos por la paz.
Ya lo advirtió el Señor Jesús: “Dichosos los puros de corazón…. Porque ellos verán a Dios”.
 

A %d blogueros les gusta esto: