Arquidiócesis

Orar y velar por los enfermos es un compromiso del cristiano

Orar y velar por los enfermos es un compromiso del cristiano
“No se vale decir que cuidar a los enfermos es responsabilidad de otros y  a mí no me toca, porque las obras de caridad, son para todos los bautizados, hay muchos que esperan por nosotros”. Juan José Pineda, Obispo Auxiliar.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
En una concurrida Eucaristía, oficiada por Monseñor Juan José Pineda, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, en la Catedral Metropolitana San Miguel Arcángel se celebró la Vigésima Quinta Jornada Mundial del Enfermo, muchas personas llegaron buscando el auxilio de María salud de los enfermos y para maravillarse de las obras que Dios realiza y  así junto a ella  poder decir “el Poderoso ha hecho obras grandes por mí”.
En sillas de ruedas, muletas, andadores y  con enfermedades del alma y del cuerpo llegaron muchas personas  de diferentes puntos de la ciudad, con la fe y la confianza que al ser ungidas sus vidas serán transformadas y sus dolencias desaparecerán según la gracia de Dios.
Monseñor Pineda manifestó, que la falta de paz y la poca unidad que hay en nosotros, son dos de las enfermedades más grandes que hay en el país, pidió mucha oración para lograr vencerlas. Asimismo recordó al padre John Wallace, quien fue un fiel servidor de los enfermos y que ahora descansa en la presencia del Padre, “lo tenemos en nuestra mente en nuestro corazón y en nuestra gratitud, demos gracias a Dios por este gran apóstol de los enfermos, que sin lugar  a duda desde el cielo intercede por nosotros”.

COMPROMISO El prelado vio la iniciativa de orar por los enfermos, como una necesidad latente, y no solo por los del cuerpo, si no también por los del alma, “hay enfermedades físicas, enfermedades fisiológicas, psicológicas y también en nuestra Honduras hay enfermedades sociales por lo tanto hoy le pedimos  a Dios salud para los enfermos, salud para nuestra fe, salud para nuestras relaciones como iglesia y salud para las enfermedades sociales del país”.
Durante la homilía se hizo un llamado a los presentes para sensibilizarse por aquellos que están enfermos junto a nosotros, porque  representan al mismo Cristo. “El Señor  ha hecho maravillas en el mundo científico, si nos fijamos en cuántos hombres y mujeres se dedican al estudio y  a la práctica de la medicina, de la enfermería, no nos podemos quedar callados hay que alabar y bendecir a Dios porque ha hecho obras grandes a través de estos hombres y mujeres que se dedican a estas carreras profesionales”.

SERVICIO Con respecto a los visitadores de enfermos, dijo que a través de ellos el Señor ha hecho maravillas, porque se entregan por los necesitados, llegan hasta los lugares más recónditos  para llevar al Dios vivo y encarnado. “Hay muchas personas que tienen dolencia fisca, pero también muchos que estamos bien sanos, los que estamos bien sanos debemos que asumir la gran responsabilidad de ponernos de pie y decir sí,  sé que hay en torno  a mi alguien que está enfermo, no podemos quedarnos de brazos cruzados y como bautizados tenemos que responder al llamado de Dios, para que todos vivamos activamente esta obra de misericordia, visitando a los enfermos, Dios tiene misericordia de nosotros, y nos permite  encontrarnos con  él, todavía sufriente en medio de nosotros a través de los enfermos, adelante hermanos a buscar y  a encontrar a ese Dios que entrega su vida por nosotros, hoy en día con nombre y apellido, a lo mejor hasta con dirección y teléfono de quienes están enfermos”.

El dato
Un gesto de fe
La unción de los enfermos  es una forma de como la iglesia quiere celebrar este canal de la gracia de Dios para darle fortaleza en el cuerpo y en el espíritu a  aquellos que están enfermos, hay que ver en este gesto de ser ungidos en la frente,  la gracia, el amor, la cercanía  y la fidelidad de Dios, esto es no es una unción mágica, como lo creen muchas personas, porque el Señor Jesucristo no es un mago, es un Salvador.