Arquidiócesis

El padre John Wallace parte hacia la Casa del Padre

El padre John Wallace parte hacia la Casa del Padre
El presbítero estadounidense, que prestó durante muchos años su servicio en la Catedral Metropolitana de Tegucigalpa.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con mucha nostalgia, los fieles de la Arquidiócesis de Tegucigalpa recibieron la noticia del sensible fallecimiento del padre John Wallace, quien durante muchísimos años fungió como vicario y colaborador de la Catedral San Miguel Arcángel.
El presbítero, se encontraba desde hace algunos meses en su natal Boston, debido a una enfermedad que le aquejaba. Será recordado por miles de personas que recibieron su atención pastoral. Fue un presbítero con olor a oveja, muy servicial y entregado. Se caracterizaba por la atención en las confesiones, la dirección espiritual y el acompañamiento a los enfermos. Les atendía con mucho ahínco y sin importar su estado de salud, estaba siempre presente en las diversas actividades que se le solicitaba. Fue un pastor fiel, ejemplo para muchos sacerdotes, ya que algunos le tenían como su confesor o director espiritual. En mayo de 2015, fue homenajeo por haber cumplido en esas fechas 55 años de vida sacerdotal. Él fue el encargado del saque de honor de un partido benéfico entre sacerdotes y periodistas. Recibió mucho afecto por parte de sus hermanos sacerdotes, quienes le saludaron con cariño y respeto en esa ocasión. También participaba de las maratones en beneficio de los seminaristas. En cierta ocasión corrió ocho kilómetros hasta llegar al Monumento de El Cristo de El Picacho y paso a paso iba dejando atrás a muchos de los participantes hasta llegar a la meta sonriente y muy activo. Siempre se mostraba muy feliz,  por apoyar este tipo de causas.

OPINIONES El padre Juan Ángel López, al enterarse de la noticia, escribió en las redes sociales un emotivo mensaje para el difunto sacerdote. “He tenido la gracia, a lo largo de mis años como sacerdote, de conocer gente santa y que con estar a su lado te das cuenta que Dios los ha colocado para ser lumbreras en la oscuridad. Uno de ellos ha sido el padre John Jack Wallace que ha sido llamado a la casa del Padre, a recibir el premio por haber corrido bien su carrera y recibir la corona de Gloria reservada a quien toda su vida fue reflejo de la Divina Misericordia de Dios. Quiero creer que no he perdido al lector número uno de mi columna en el Fides, a mi confesor ocasional… sino que todos hemos ganado alguien que desde ya intercede por los enfermos a quienes tanto amó y sirvió, y por los sacerdotes a quienes con su silencio y su fidelidad, seguirá modelando”. El presbítero Luis Gutiérrez también se expresó diciendo “Gracias querido Padre John Wallace por todo el bien que hizo, gracias por su testimonio de vida, gracias por su sí al Señor y por su amor a la Madre Santísima. Le recordaremos siempre qué Dios le tenga gozando de su paz… Vivió una vida de testimonio, entrega, compromiso, alegría, paz, solidaridad y mucho más, gracias padre John, gracias”.

A %d blogueros les gusta esto: